(Por una nueva geopolítica del conocimiento)

Estrategia geopolítica para la construcción de la nueva dirección político-militar (I)

La dinámica del mundo globalizado, aunado a las contradicciones y desigualdades propias, de la acción de las leyes del sistema económico capitalista, generan como señala Silva Ludovico “ un sistema doblemente viciado, en la base por explotación económica y en la conciencia por explotación ideológica”, en esta dirección en la globalización neoliberal: la soberanía, la independencia y la autodeterminación, es desdibujada en nuestros pueblos de América Latina, donde no sólo se violenta la soberanía territorial con la intervención del capital trasnacional como eficiente conducto de fuga de divisas, sino que la plataforma tecnológica y mediática, produce un bombardeo constante en nuestro espacio radio-eléctrico, en favor de imponer los patrones y anti-valores, inherentes a la sociedad de consumo.

Dentro de este contexto, la memoria histórica y la identidad de los pueblos, representan un mecanismo de defensa fundamental ante los distintos procesos de alienación a la que la “industria cultural” somete a nuestros ciudadanos. En este sentido, la Revolución Bolivariana no puede ser indiferente en el juego de posiciones del “ajedrez esferoidal de la globalización”, en el cual los organismos dinámicos que componen el Estado venezolano, deben tener como perspectiva geopolítica garantizar su propia supervivencia. Por tal razón, en el momento histórico que transcurre y se aproxima, recobra mayor fuerza la premisa “PUEBLO-FANB”, en lo que respecta a los niveles estratégico, operacional y táctico, que garanticen la seguridad y defensa de la nación, en las dimensiones de acción de los ámbitos (político. Económico, social, cultural, geográfico, ambiental y militar).

De acuerdo con este planteamiento, los avances de la Revolución Bolivariana y sus repercusiones en las escalas nacional e internacional, acrecientan las pretensiones imperiales; cuya causa reside, en las potenciales propias del territorio nacional. Es por ello, que en el proceso de refundación de la nación se asientan los fundamentos jurídicos que se articulan al Plan de la Patria (2013-2019), convirtiendo la nueva doctrina de seguridad y defensa integral de la Nación, en un objetivo estratégico alineado a la acción del poder popular, para la construcción de la Patria Nueva, donde la premisa “PUEBLO-FANB”, recobra en el orden histórico el espíritu de las luchas que nos permitieron transitar los caminos en nuestras primeras luchas independentistas.

Ahora bien, la nueva dirección Político-Militar de la revolución, tiene como perspicacia geopolítica fortalecer la unidad de las fuerzas revolucionarias, para promover el desarrollo, la defensa y la soberanía, en favor de los elementos constitutivos del Estado ( Nación-Territorio-Gobierno), con el objetivo de combatir los más oscuros intereses económicos que se confabulan, entre los grupos de poder económico nacional y el “gobierno bajo la sombra del capital trasnacional”, situación que constituye una amenaza de acuerdo a nuestros intereses de independencia, soberanía y autodeterminación, como pilares fundamentales para la construcción del Socialismo del Siglo XXI…

*Profesor-Instructor-Soldado de las Ideas.



.alexmax001@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4712 veces.



Alexander Colmenares

Profesor-Instructor-Soldado de las Ideas.

 alexmax001@hotmail.com

Visite el perfil de Alexander Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: