Chavistas que me oís: 7.559.349 de chavistas radicales no es poca cosa

“Muchacho quítate esas cholas, que son de mujer; y el niño de 6 años me miró a los ojos, bajó la mirada a sus piececitos y mirándome nuevamente a los ojos me dijo: “Tío si las cholas están solas en el piso son de mujer pero ahora son de hombre porque las cargo yo”

Ensimismado, tratando de hilvanar la historia y tratando de organizar el rompecabezas en que estamos metidos desde hace varios días, donde más de uno se quitó su máscara y más de uno se deslindó del proceso de cambios que venimos construyendo bajo el liderazgo y guía del Comandante Supremo de la Revolución y pensando en cómo explicar la diferencia de votos tan “escuálida” que obtuvimos a escasos treinta días de la siembra del gigante.

Ensimismado tratando de entender que somos y a donde vamos; tratando de entender como un vecino, que votó por Chávez varias veces, en menos de seis meses ahora se llama a si mismo “Caprilista” (como si ese término existiera, como si Capriles fuera un líder filosófico o por lo menos político con filosofía y doctrina propia). Y expresa públicamente que “el malparido, no va a permitir la marcha al CNE mañana, porque insiste en que la elección fue justa...pero tampoco se puede verificar, que rata tan inmunda, como se ve que el cáncer tenia loco a Chávez cuando lo dejó a cargo”.

Ensimismado tratando de entender cómo se declara furibunda “capitalista” y expresa públicamente que es “orgullosamente capitalista apoya las universidades de la burguesía, sus colegios, supermercados, centros comerciales” una vecina que cuenta un bolívar con otro para que sumen dos pero que a ella le sigue dando uno (por efecto de la arrechísima devaluación) y cuyos hijos estudiaron en sus etapas iniciales en los preescolares de la Guardia Nacional Venezolana (la nueva y Bolivariana Guardia Nacional) que le permitió eso sin ser ni tener ningún familiar en ese cuerpo, porque ahora nuestra Guardia Nacional da su mano a quien lo necesita y cuyas bolsas de mercal son sacadas a la basura camufladas dentro de los potes vacíos de productos “los Andes” que ahora todos podemos tomar y que, aún no se ha enterado, es una empresa socialista debido a que en globovision no lo “machacaron” suficiente y visita los CDI cada vez que algo le pasa.

Ensimismado y tratando de entender cómo se sacaron al aire caretas de sonrisa que muchos tenían el domingo al votar y aparecieron, solo 5 horas después de concluido el acto, muecas de arrecheras en abuelas que sin importarle que las viera el mundo (incluido sus hijos y nietos) expresaron a viva voz “esa mujer de mierda, que se está muriendo y que debería estar en estos momentos pidiéndole perdón a Dios es una desgraciada mentirosa”; en abuelos que saltando cual niño preso del mas furibundo berrinche de malcriadez gritaba “que cuenten los votos, que no quemen las cajas, que cuenten los votos”.

Ensimismado en los números para tratar de armar el rompecabezas en que estamos, para tratar de entender quién votó por quién y por qué, aunque veo que la brecha es corta, sé que realmente no es corta sino relativamente corta; es corta si la comparamos con las brechas millonarias a las que el gigante nos tenía acostumbrados y que no son comunes en casi ninguna parte del mundo; siento que es una diferencia escuálida y empiezo a escribir mi opinión de porque paso eso cuando me llega un mensaje de texto: “Bendición tío como están por allá, Chávez vive tío y la lucha sigue, vencimos por poco a los antipatria pero vencimos y seguiremos venciendo” y me llegó como si fuera ayer la visión de ese, en aquel entonces, niñito que me pasó por un lado calzando las cholas de su mamá y me recordé reprimiéndolo: ¡Muchacho quítate esas cholas, que son de mujer!; y lo recordé mirándome primero a los ojos y luego mirando sus piececitos para volver a enfocar sus mirada ya clara y rebelde de niño de 6 años para responderme: “Tío si las cholas están solas en el piso son de mujer pero ahora son de hombre porque las cargo yo” y de inmediato me recordé a mí mismo corriendo en solitario por allá por el año 1992, con los zapatos de hombre revolucionario bien calzados después de haber llenado de panfletos con la foto del, entonces preso en la cárcel de la dignidad, Comandante Chavez y la frase “Por Ahora” a un carro de la extinta DISIP que encontré solo y con los vidrios bajos y cuyos agentes al verme soltaron los perros calientes que comían y emprendieron su persecución, y me recuerdo junto a varios sonando las cacerolas con indignación y arrechera frente a un pelotón de la GN que se disponía a disparar hacia los apartamentos de unos bloques en Cumana, y cuya acción milagrosamente impedimos en un por ahora que los cobardes perpetraron bajo el manto de la oscuridad y que ocasionó varios de los tantos muertos de aquel 27 de febrero de 1989; y luego me recuerdo celebrando el triunfo del comandante eterno aquel glorioso diciembre de 1998; y me recuerdo a media noche en la vecina isla de San Vicente y las Granadinas; tocándole la puerta de su domicilio al jefe de la aduana para que le diera zarpe urgente a mi barco pues en mi país habían usurpado el poder un tal Carmona y yo debía regresar de inmediato y me llega el recuerdo del glorioso 14 de Abril en la madrugada y me llega fresco el doloroso latigazo del 8 de diciembre de 2013 y más aún el terrible 5 de Marzo y entonces me digo: que números el carajo!, logramos mantener la patria a salvo “por ahora” después vemos lo de los números porque lo más importante es que mi historia es la de más de siete millones y medio de combatientes que defendimos, defendemos y defenderemos nuestra patria con la vida si es necesario.

Así con esto en mi mente esa sensación de que la diferencia es escuálida se me disipa y me digo parafraseando a mi sobrino “! Esa diferencia si estuviera en otras manos seria escuálida pero en nosotros es una diferencia de hombres!” de hombres y mujeres que estamos resteados con el proceso y el compromiso de hacer patria, patria para nuestros hijos, patria para nuestras hijas, Patria.

Una revolución educativa es necesaria, imperante y urgente; hoy Venezuela tiene más de siete millones y medio de férreos chavistas y patriotas y más de siete millones de seguidores de la nada, seguidores de la antipatria, confundidos que se declaran capitalistas sin saber con qué se come eso y sin darse cuenta que ni el mismo Capriles sería capaz de declararse así, a mi hija de 11 años le mandaron a hacer un trabajo sobre la integración latinoamericana y la maestra les indico que organismos debían detallar (no estaba entre estos ni la CELAC ni UNASUR) yo la ayude a expresar en la conclusión que además de aquellos que la maestra pidió estos también existían y que se podrían analizar en un próximo trabajo, es decir, “oye maestra aunque no me lo digas tu yo sé que estos también existen y son además de importancia vital”, vamos todos a trabajar por la educación de nuestros hijos.

Una revolución alimentaria es necesario, imperante y urgente; compatriota Lorenzo Mendoza ¿Cuéntame cuál es tu problema? ¿Qué necesitas? ¿Qué quieres? ¿Cómo te ayudo? Mira necesito que tú fabrica produzca más harina PAN, tienes la capacidad instalada más grande del país para este rubro; ¿Necesitas maíz? ¿Necesitas dólares? ¿Necesitas ampliar tus galpones? Dime cómo podemos ayudarte a que tu empresa produzca en un 200% harina PAN, así como no ha dejado de producir en 100% cerveza (a pesar de que aquí no se siembra cebada) Te hablo en nombre de mi hermano Nicolás (ambos somos hijos de Chávez) habla con él y seguro que te echa una mano para que tú nos ayudes a todos a comer un poquito mejor; ¿No te sientes capacitado para darle comida a tanta gente, pues te acostumbraste a que solo un pequeño porcentaje del país podía comer? Bueno está bien, entonces véndenos tu empresa; te la compramos.

Campesinos, obreros; a trabajar y a producir; estudiantes, a prepararse y a ser mejores cada día; maestros a enseñar.

Chavistas que me oís: 7.559.349 de chavistas no es poca cosa; una diferencia de 262.473 no es poca cosa; Bolívar venció al ejercito de la primera potencia mundial con un ejército que nunca paso de 11.000 soldados; Bolívar comandó su primera fuerza anti imperialista compuesta por tan solo 500 soldados y eso no le impidió hacer comer el polvo a los españoles y entrar triunfante a Caracas en lo que se conoció como la Campaña Admirable. Nicolás Maduro tiene en nosotros un pueblo Chavista, amante de la paz pero firmes en no permitir que nos arrebaten un milímetro de lo conquistado.

Antichavistas que me oís (si me oís): volved a la patria que se les necesita, dejen el odio y el resentimiento; vamos todos a trabajar, a cuidad a nuestros hijos; porque cuando se tiene un hijo se tiene a todos los hijos del mundo y tus hijos son mis hijos.

En fin los números si importan:

SOMOS MAYORIA; CHAVEZ VIVE Y LA LUCHA SIGUE.

http://www.aporrea.org/actualidad/a161716.html

http://www.aporrea.org/actualidad/a161772.html

http://www.aporrea.org/actualidad/a161577.html

http://www.aporrea.org/ideologia/a120088.html

http://www.aporrea.org/actualidad/a142964.html


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2070 veces.



Oscar Jimenez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: