Entrampados en atajos

El camino corto, en política, resulta muchas veces ser el equivocado. Andar apuraditos por ese camino nos impide ver un sin fin de elementos regados en el complejo paisaje del camino largo. Andar apuraditos buscando culpables nos impide ver y entender razones.

Este ha sido el reiterado camino de la oposición. Ellos tienden a lamerse las heridas achacando sus errores al chavismo. Nos llaman ignorantes, tarifados, tramposos, fraudulentos, incluso ahora, luego de ganar un millón de votos que hoy se dedican a perder a patadas en su crónica manía de tomar el camino corto. No hay atajos.

Pero lo que hoy me hace sentarme a escribir no es esta recurrente manía opositora sino la incipiente tendencia chavista que tanto se le parece y que, extremos-que-se-tocanmente, tanto me preocupa.

“Traidores desclasados” -Adjetivos dedicados por compañeros chavistas a quienes no votaron por Maduro el domingo pasado. Traidores y punto, nada más que decir, nada más que pensar. Ni un solo por qué sale de la boca de estos jueces autoproclamados -menos mal que son poquitos-, ni una duda, solo dedos batientes que piden a gritos injusticia; que se exponga a los traidores, que se les persiga, duro, bien duro, para que jamás regresen, para que nunca entendamos dónde fue que la cagamos, porque los súper revolucionarios jamás nos equivocamos, así que no podemos permitir que un pata en el suelo sin conciencia de clase pretenda exponernos y restregar nuestros errores en la cara.

Yo soy Chávez y lo asumo, y asumirlo, creo, es actuar como lo haría mi Presi; y no lo veo batiendo el dedo contra el pueblo que tanto quiso. No lo veo mezquino, jurando arrebatar lo que entregó por justicia, nunca a cambio de unos votos. Me lo imagino queriendo entender las razones de boca de la misma gente. Lo veo clarito, revisándose. Lo veo recuperando ese apoyo perdido, y logrando otros nuevos. No imagino a mi Presi llamando “pueblo traidor”. No lo hizo cuando perdimos la Reforma. Él no condenó a la gente entonces, él buscó las razones desde dentro y desde ahí supo que había que rectificar.

¿Entonces qué hacemos? ¿Somos como Chávez? O abrazamos la intolerancia y la soberbia que siempre hemos combatido. Condenamos a la señora de Ciudad Caribia que votó por la oposición y nos condenamos a nosotros mismos, aceptando el juego cochambroso del adversario, para quien la justicia social no es más que un simple chantaje electoral.

¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos en nuestro Olimpo de pureza revolucionaria mirando con asco hacia abajo, clamando por formación ideológica para esa gente inconsciente, malagradecida, ignorante?… ¿Seguiremos ignorando que allá donde miramos rabiosos es justamente donde está la respuesta?

Cuando creemos saber más que el pueblo despojamos de sentido a nuestra lucha.

tongorocho@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6897 veces.



Carola Chávez

Periodista y escritora. Autora del libro "Qué pena con ese señor" y co-editora del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". carolachavez.wordpress.com

 tongorocho@gmail.com      @tongorocho

Visite el perfil de Carola Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carola Chávez

Carola Chávez

Más artículos de este autor