¿Qué es el Socialismo?

Caracas, 24 de agosto de 2005

Para nosotros los venezolanos, el Socialismo es un nuevo modelo de sociedad que propugna al Hombre como centro de la misma, siendo este la esencia de la Revolución Bolivariana. Durante años, el Socialismo fue secuestrado y es ahora, con nuestra Revolución, que se rescata para Venezuela y el mundo.

El Socialismo se remonta a la época de la Revolución Francesa, en la que los valores de igualdad y libertad se propagaron a todos los pueblos, sin embargo el término socialismo se comenzó a usar, de forma común en la primera mitad del siglo XIX por intelectuales progresistas, quienes se oponían a los efectos devastadores de la revolución industrial. Entre estos se pueden mencionar al aristócrata francés Conde de Saint-Simon, Charles Fourier y el empresario británico y doctrinario utópico Robert Owen. Estos intelectuales cuestionaron el capitalismo fundamentalmente por razones éticas y prácticas. Sin embargo, fue con la creación de la teoría marxista del materialismo histórico que se le da un piso teórico e ideológico al socialismo. Es así como se funda lo que se denominó la Primera Internacional, organización liderizada por Carlos Marx en Londres en 1864. Luego se fundaron la Segunda y la Tercera Internacional. Esta última degeneró en una organización que quiso tener el monopolio del Socialismo, certificando incluso el término de revolucionario a los movimientos que luchaban contra el colonialismo o por la liberación nacional. La Tercera Internacional abandonó el internacionalismo proletario y adoptó las tesis del evolucionismo mecánico en el materialismo histórico. La formación de un partido único, vertical y centralizado quien llevaba adelante la implantación del Socialismo, terminó en la creación de castas en los países socialistas, en las cuales quienes el poder eran los burócratas, los dirigentes y los jerarcas del partido. El pueblo, los dirigidos, los excluidos volvieron a vivir las penurias de un sistema que dejó de diferenciarse del capitalismo: un sistema con relaciones de poder que distingue entre dominados y dominadores.

Los venezolanos hemos entendido nuestra lucha por la emancipación y la libertad de otra forma. Traumatizados con las derrotas de la izquierda, los movimientos populares y de base hicieron vida activa en ámbitos netamente locales y por reivindicaciones concretas. Pocas experiencias exitosas apuntaban a crear las redes sociales que permitieran enfrentar al sistema capitalista. El 27 de febrero de 1989 el pueblo tomó las calles sin que un partido de cuadros o de masas le hubiese dicho qué hacer. Sin manejar los conceptos de Democracia Participativa o Protagónica, el pueblo ejerció su soberanía en la calle y elevó al mundo su protesta. Las calles fueron rescatadas por y para el pueblo, y en una gran fiesta, la gente vivió la Libertad y la Igualdad. Mientras el Estado desplegaba sus mecanismos de defensa a través de la implantación del Plan Ávila, los partidos de izquierda quedaron paralizados y atónitos al ver lo que ocurría ante sus ojos: era el inicio de una Revolución sin dirigentes, o con un solo dirigente, el pueblo. Algunos oportunistas corrieron a tratar de ser vanguardia, o capitalizar la protesta vanamente, de un pueblo que asumió la libertad y la alegría como estandarte.

Luego, las experiencias del 4 de febrero y la construcción de una esperanza, dieron el fruto con el inicio de un proceso inédito en el mundo a partir de diciembre de 1998. Se decía que la Revolución llegaba por los votos, sin embargo, el inicio real, con fuerza y con legitimación popular se dio el 13 de abril de 2002, cuando con la fuerza de la participación popular se rescató la Democracia de las fauces del Imperialismo. Los partidos de masas, oficialistas o de cuadros no han logrado ser vanguardia, ni siquiera retaguardia de un proceso liberador y, por ahora, pacífico, que día a día inventa el pueblo venezolano. Por eso es que se señala que para los venezolanos el Socialismo significa la solidaridad, la igualdad, la justicia, el amor y la esperanza de un mundo mejor. Es en ese marco que podemos indicar que, en Venezuela, el Socialismo políticamente es la Democracia Participativa y Directa, económicamente es el Desarrollo Endógeno, socialmente son las Misiones, en lo internacional es el Alba y la integración latinoamericana, en lo ideológico es el bolivarianismo y en lo humano es el amor. El Socialismo es la superación del chauvinismo, de la xenofobia, del fundamentalismo, del odio y del racismo, todo esto características propias de los países "desarrollados".

Mientras algunos intelectuales de izquierda se quedaron en los años 60 y 70, y mientras otros, que incluso apoyan al Presidente, señalan que es necesario reforzar el capitalismo de estado para evolucionar, mecánicamente, al socialismo, mientras estos izquierdistas se quedan en sus análisis, el pueblo venezolano ejerce la Democracia Directa, con los círculos bolivarianos, con las UBE, con las cooperativas y los núcleos de desarrollo endógeno, creando las mesas de agua, los comité de salud, con los consejos locales de planificación pública, reforzando los medios alternativos, integrando la reserva. Mientras algunos intelectuales se han quedado en el análisis de las condiciones objetivas y subjetivas, o que las condiciones no están dadas para el Socialismo, los venezolanos se integran al mundo, como sucedió con el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Mientras algunos tratan de construir el partido de la clase obrera, o el partido de cuadros, mientras eso se da, el pueblo está en la calle, ejerciendo la contraloría social, participando activamente y decidiendo de manera directa.

El Socialismo tiene en Venezuela diferentes facetas y niveles. Es a nivel macro la implantación del modelo de Desarrollo Endógeno, la desconcentración a través del eje norte llanero, la eliminación de la pobreza, la integración internacional en un mundo multipolar y la construcción de una Democracia Participativa y Protagónica. Pero a nivel micro significa desde crear nuevas relaciones entre supervisores y subordinados, signadas por el respeto y la solidaridad, hasta potenciar nuestra cultura propia, con nuestros propios valores y nuestra auténtica historia. El Socialismo implica, a nivel de los trabajadores, enfrentar a aquellos burócratas que, con un supuesto discurso bolivariano de fachada, tienen prácticas autoritarias y/o corruptas propias del capitalismo. El Socialismo significa condenar la tortura, la muerte y la represión. El Socialismo es reivindicar las luchas de las minorías, de los excluidos, de los explotados e incorporarlos en una sola lucha global.

De lo anterior, podemos decir, que el Socialismo no es sólo un modelo sino también la reivindicación de soñar y de hacer posibles esos sueños. Es inventar y atreverse a errar. Un caso emblemático y que deja lecciones importantes es el de la Misión Sucre. Durante años, los intelectuales de izquierda lograron convencerse de que la educación superior no debía ser para todos. ¿Se imaginan a todos como doctores? ¿Quién barrerá o quién hará el trabajo técnico?, decían para desprestigiar los argumentos de la masificación de la educación. Algunos progresistas lo más que llegaron a plantear fue que había que suavizar los controles de acceso a la universidad. Es con la Revolución Bolivariana que se rompe radicalmente con esa visión excluyente, y se declara la Misión Sucre la cual decreta el acceso libre, gratuito y sin restricciones a la universidad. ¿Era posible masificar la educación superior? En la práctica se comprobó que, en tiempos de Revolución, todo es posible.

El Socialismo es nuestra invención, y será sólo posible en un mundo que se enfrente al Imperialismo y lo venza. El Socialismo es el sueño de una sociedad con la mayor suma de felicidad posible, como decía Bolívar. El Socialismo es, en definitiva, y parafraseando al mayo francés, una sociedad en la que siendo realistas, hagamos lo imposible.

Omar Gómez
www.espacioautogestionario.com
ofgomez@espacioautogestionario.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3267 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas