El golpismo pretende liquidar a la oposición democrática

La oposición democrática, que a pesar de su charlatanería, coqueteos y complicidad con el golpismo, reconoce la legitimidad de las instituciones bolivarianas al participar en contiendas electorales y demás espacios políticos a los que tiene derecho, se ha convertido en el primer obstáculo de la oposición golpista, por lo que su estrategia también apunta a liquidarla del mapa político.

En las recientes elecciones del 7 de agosto, el Departamento de Estado le encargó a los "lideres" de Súmate, Alianza Popular, ABP y Verdad Venezuela - que no es una agrupación religiosa - a que unieran esfuerzos con medios privados y golpistas de Plaza Altamira y ex-PDVSA, para desestabilizar las instituciones bolivarianas y deslegitimar el proceso electoral a través del abstencionismo. De acuerdo al antichavista Luis García Mora (El Nacional, 14 de Agosto de 2005), los abstencionistas prometían "acudir al artículo 350 de la Constitución, referido al desconocimiento del Gobierno, y manifestaciones y protestas ante el CNE en coincidencia con otras acciones políticas… Llegaron incluso a decir que iban a impedir la realización de las elecciones", pero ante la ausencia de "líderes", García Mora sugiere que detrás de esa "oferta engañosa" estaba mas bien una "trampa cazabobos" que tenia como objeto "convertir el llamado a la abstención en un pretexto para dirimir el liderazgo en el campo opositor… liquidar a las organizaciones políticas… para después emerger como opción." En este sentido, la también antichavista Milagros Socorro (El Nacional, 11 de Agosto de 2005) asegura que "se ha producido... [una] proliferación de candidaturas presidenciales para las elecciones de 2006... las mismas personalidades que se proponen como candidatos a la Presidencia encabezan grupos de vocería enfilados a propugnar la abstención electoral."

En efecto, el ultraderechista Oswaldo Álvarez Paz ha exigido que pospongan las elecciones parlamentarias para medirse con el presidente Chávez después de haber arremetido ferozmente contra el CNE, mientras que Maria Corina Machado realiza todo tipo de maniobras discursivas anti-institucionales en búsqueda de una mejor ubicación en los últimos lugares de las encuestas. Sin embargo, lo que resulta verdaderamente patético es la posición asumida por agrupaciones ultraderechistas como el llamado "Frente de Presos Políticos", Gente del Petróleo y Ciudadanía Activa, de postular a golpistas, criminales y corruptos como Lázaro Forero, Iván Simonovis, Felipe "El Cuervo" Rodríguez, Carlos Ortega, Eduardo Lapi, Enrique Mendoza, David De Lima y Juan Fernández a la Asamblea Nacional después de su desaforado llamado a la abstención. La irreductible abstencionista Patricia Poleo, quien ahora encabeza la plancha de los golpistas por el Estado Miranda - en la misma circunscripción donde competirá Gerardo Blyde de Primero Justicia -, asegura esta vez que "nosotros sí vamos a defender en la calle el voto", aun cuando su llamado a participar bajo las reglas del CNE, que en un primer momento sirvieron de argumento para no ir a votar, venga acompañado de un mensaje chantajista para la oposición democrática en el que le exige que si en realidad desea la "unidad", deberá ceder sus espacios a la plancha de Poleo y sus golpistas así como permitirles que encabecen la postulación de sus respectivos partidos. (El Mundo, 15 de Agosto de 2005)

Ante este emplazamiento, a la oposición democrática se le presenta el dilema de distanciarse definitivamente de la aberración antidemocrática de sus copartidarios golpistas, o ceder ante el chantaje y correr el riesgo de terminar liquidada como una opción política legitima ante sus simpatizantes, nación y comunidad internacional.

(*) Internacionalista


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2569 veces.



Antonio Guillermo García Danglades *


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas