Mensaje al Ministro Villegas

A desenmascarar sin descanso las persistentes falacias de la oposición


La política comunicacional e informativa revolucionaria que reclama el país hay que apuntalarla con inmenso esfuerzo y la mayor voluntad creativa de trabajo, en el marco de estrategias que en su diseño se abandone la idea de que nuestro proceso revolución Bolivariano está sobrado con su dinámica diaria sobre el tema social y los respectivos discursos promocionales de inicio e inauguración de obras de todo tipo y carácter en beneficio de los que nunca tuvieron nada, por más exitosas que éstas pudieran ser y -además- evitar que nos auto engañemos con la falsa creencia de considerar que el enemigo es eunuco, que carece de ideas trascendentes, que es idiota y que, además, no significa traba alguna para el desarrollo y evolución del tránsito hacia el socialismo.

Nada de eso puede inspirar una estrategia informativa y comunicacional que apunte a consolidar una segura marcha en esa dirección, por más que todo ello sea una verdad de Perogrullo. Muy por el contrario, estamos obligados a manejar permanentemente la realidad de una oposición que dejó de estar en estas cuatro paredes de la patria y que hace causa común con un enemigo mayor que está en el gran capital transnacional que no tiene fronteras, que es muy poderoso, que actúa a la libre, sin alcabalas que le estorben para doblegar y arrodillar a todo aquél país que intente liberarse de sus planes de expoliación y control de su pueblo, sin medir cómo y en qué momento lo hace. El mejor ejemplo lo tenemos a la fecha con Siria, donde ese capitalismo salvaje, con el mayor descaro y sin que el mundo civilizado se oponga, resolvió violentar el derecho internacional y ha optado por confesar, sin ambages y con el total desprecio por los pueblos del resto de los países de la comunidad mundial, que apoya un esfuerzo mercenario para acabar con su actual gobierno, con un saldo pavoroso de muertos y ciudades convertidas en escombros.

En la tónica de ese planteamiento que hacemos, subyace la convicción absoluta de que no podemos, de aquí en adelante, seguir actuando con tanta pasividad y hasta quedarnos mudos frente a un enemigo que nos ataca bestialmente cada minuto del día, apuntalados en falsedades de todo tipo y calibre, a través de su enorme maquinaria comunicacional, integrada por más del 80% de los canales privados de televisión y de radio del país, así como por la casi totalidad de los medios escritos, que están bajo el control absoluto de la derecha, esa que ya no esconde su rostro fascista y aquella que aún continúa disfrazada, intentando seguir engañando a muchos incautos.

De manera que estamos convencidos de que sí es posible generar una política desde la fuerza de la razón, que logre desenmascarar esa mediática perversa cada vez que intente imponer matrices falaces, lo cual sucede de modo persistente y creemos, con toda certeza, que el periodista Ernesto Villegas, nombrado hace escasos meses como Ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, es la persona que nos atrevemos a asegurar, tiene la pasta y la capacidad necesarias para poner a funcionar una estrategia comunicacional que habrá de responder de inmediato todo ataque mediático que se sustente en la mentira, pues se trata de un profesional curtido en el debate, agudo como el que más y, por otra parte, un venezolano honesto con la pluma y con el verbo…

Desde que asumió el cargo Villegas hemos visto que se han ampliado y/o cambiado los formatos de algunos espacios informativos y de opinión en el sistema de medios públicos, con programas de alta calidad, pero hace falta aún que se articule las veinticuatro horas del día un equipo multidisciplinario Revolucionario y Bolivariano para que asesore de modo permanente el área informativo de ese sistema de medios, de manera que, sin dilación alguna, se desenmascaren las mentiras incesantes que vocean y escriben los dirigentes de todo tipo y carácter de la MUD, así como sus cómplices de la gusanera cubana de Miami, como estas dos que cito, sólo a título de ejemplo, pues son muchísimas más: PDVSA está quebrada y que no es cierto que produce 3,5 millones de barriles diarios, pues aseguran que la misma se ha venido al suelo y que su producción a la fecha es de solamente 2,4 millones de barriles, e igualmente que está importando cuantiosas cantidades de gasolina para abastecer el mercado interno…

oliverr@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1166 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a160266.htmlCd0NV CAC = Y co = US