Astrolabio

La crisis que viene y las elecciones del PSUV

Desde el segundo semestre del año 2007, los expertos vaticinaron para el 2008, y hasta finales del 2010, una profunda crisis económica del capitalismo mundial. Su origen fundamentalmente estaba en los países ricos, específicamente en los Estados Unidos, donde se expresó en forma de la llamada crisis de las Sub Prime o hipotecas basura.

Esta crisis era para muchos teóricos marxistas, de super producción, para otros estructural, es decir causada por los desequilibrios globales propios del capitalismo. El presidente Chávez, en su momento la definió como sistémica, porque sobrepasaba el espacio económico, y alcanzaba otros ámbitos como el ecológico, energético, alimentario, político, ideológico, jurídico.

En el marco mundial se hace visible con el colapso de la ideología neoliberal, y el derrumbe del orden global, actuando como un elemento incontrolable que amenaza la permanencia del proyecto hegemónico capitalista.

En Venezuela los pronósticos no tuvieron el efecto vaticinado por los profetas del desastre. Sin embargo en diciembre del 2007, y después de obtener una victoria abrumadora en las elecciones presidenciales del 2006, las fuerzas revolucionarias fueron derrotadas en los seis estados más poblados del país, y en el Distrito Capital, destacando el comportamiento del voto opositor a la reforma en las zonas donde existen grandes centros comerciales, actividades productivas, y donde el ciudadano está más sometido al efecto de los medios de comunicación.

En junio del 2008, y bajo las predicciones de una profunda recesión mundial, el partido Socialista Unido de Venezuela, convoca las elecciones primarias, para elegir candidatos a Alcaldes, gobernadores. En la coyuntura está convocatoria lucía apropiada, sin embargo tal vez se subestimo el impacto que causaría la anunciada debacle financiera, y el perfil que deberían tener los nuevos Alcaldes y gobernadores, para enfrentarse a un fenómeno tan complejo que se calculaba duraría por los menos dos años, y que obviamente atentaba contra la capacidad autosustentable de los municipios, al provocar una rebaja sustancial en la recaudación de impuestos, y un recorte importante en los ingresos por situado constitucional.

En febrero del 2009, Chávez, afirma "El comportamiento de los efectos de la crisis en Venezuela es contrario a la tendencia del resto de los países, aun cuando el precio promedio del petróleo este año es de 37 dólares por barril, y el presupuesto se hizo en base a US$ 60".

En marzo del 2009 el presidente toma medidas para evitar el impacto de la crisis, ajuste a la tasa del IVA de 9% a 12%, ajuste del precio del barril de 60 a 40 dólares para efectos del equilibrio presupuestario, reducción del presupuesto nacional en 6,7%, reducción de gastos suntuarios, y aumento del endeudamiento interno en 10 mil millones de Bs F. Ese año y como consecuencia de la caída en la demanda de energía, de las grandes economías, el país dejó de recibir aproximadamente 55000 millones de dólares.

En el 2010 el impacto de la situación económica, asociado a la incapacidad de los gobernantes locales, para solucionar problemas de servicio público y las fallas en el sistema eléctrico nacional, determina un voto rechazo al gobierno en las elecciones parlamentarias. Es innegable que muchos electores de la clase media, votan de acuerdo a los ajustes de su poder adquisitivo.

Indiscutiblemente que el ciclo de la crisis económica, se reflejo en cada uno de los procesos electorales, pero tuvo una resonancia poco evaluada y sistematizada en el papel práctico de las labores de Alcaldes y gobernadores, quienes debieron enfrentarse a una situación que escapaba a su mapa mental, y que debió ser prevista y analizada con más profundidad, para evitar situaciones que se han presentado en las gestiones públicas, y han puesto en riesgo todo el proceso bolivariano.

Para el año 2013, y nuevamente bajo los avisos de la profundización de la crisis económica, la anunciada recesión en los Estados Unidos, que los expertos vaticinan como lo más parecido a la gran depresión de 1929. El Partido Socialista Unido de Venezuela, llama a elecciones primarias, para elegir Alcaldes y Concejales. En el

El análisis de la coyuntura internacional, y las nuevas situaciones que debe enfrentar la Revolución Bolivariana, requiere que solo los mejores cuadros políticos del partido, cuya capacidad y preparación este a la altura de las circunstancias, puedan ser los abanderados a los cargos de Alcaldes, para no repetir la historia del 2008. El PSUV necesita funcionarios, responsables, disciplinados, y capacitados técnicamente, para asumir las labores de Alcaldes, La decisión de selección tiene que ser política, y valorando todo el complejo panorama que se va a presentar a partir del segundo semestre del 2013. No es casual que la mayoría de nuestros burgomaestres, no estén en las mejores condiciones para optar a otro mandato, es innegable que a muchos se los tragó la crisis.

figuera-prensa@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1674 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: