Revolución o nada

Elecciones 2012, PSUV vs PCV y reflexiones

Culminado el reciente proceso electoral venezolano, en el cual se eligieron a los nuevos y nuevas gobernadores y gobernadoras de la República, es importante realizar un análisis desde la perspectiva marxista, es decir, despojándonos de prejuicios ideológicos y emocionales, tratando de verlo dialécticamente a partir de la lucha de clases y las condiciones económicas y políticas de la Venezuela de hoy.

La victoria por parte del PSUV en 20 de los 23 Estados del país, habla de la capacidad de movilización en torno al liderazgo del presidente Chávez y, en parte, la maquinaria electoral de un partido que se construyó con ese fin. Como era de esperarse, la abstención fue mucho mayor que en las presidenciales, ubicándose en un promedio del 50 al 60% de electores que no acudieron a ejercer su derecho constitucional. Y no debe ser motivo de alarma, ya que es normal ver este comportamiento estadístico en la historia de nuestro país, donde las tendencias porcentuales reflejaron el 56% a 44% de las elecciones presidenciales, así que cualquier intención de culpa a la abstención de los resultados obtenidos, es absurda y más mediática y evasiva que realmente política y autocrítica.

20 Gobernaciones de Chávez

Si, suena trillado e ideológicamente tautológico decir que quien ganó estas elecciones fue Chávez. Pero no tiene nada que ver con un fanatismo ciego desconocedor de las luchas populares o el aporte que desde las bases muchos grupos e individualidades han hecho durante más de 20 años en Venezuela. Pero es evidente que la enfermedad que aqueja al Presidente, y de la que esperamos salga bien librado porque merece vivir luego del sacrificio que ha dado por que las cosas tome un curso positivo en nuestro país, incidió en los resultados obtenidos este 16 de Diciembre. Ese sentimiento de compromiso con el presidente, ayudó en gran medida a que la gente saliera a votar por los candidatos seleccionados, a pesar de ciertos niveles de malestar con varios nombres repitientes de gestiones pésimas.

En este sentido, el PSUV movió su maquinaria en función de “regalarle” al presidente un triunfo “avasallante”. Pero la lectura debe ir hacia el realismo político, el chavista “de a pie”, el simpatizante, votó por una convicción pasional, con amor y, en cierta medida, con miedo a una derecha que cada día muestra su verdadera cara e intenciones de apoderarse del país y afianzar el poder de una burguesía que sigue teniendo fuerte influencia ideológica en nuestra sociedad venezolana.

Amazonas, Miranda y Lara, o cómo el obrero vota por el Burgués

Aunque se intente pasar por alto, hay que analizar esos 3 estados donde la oposición obtuvo la victoria sobre la opción del gobierno bolivariano. Superando argumentos como que la burguesía dio su voto en masa y con eso ganaron, porque si hay un Estado realmente pobre y con una clase burguesa y profesional muy minoritaria, ese es Amazonas, caracterizada su población por ser mayoritariamente indígena.

Amazonas es, sobre todo para los que desconocen su dinámica interna, una sorpresa que los obreros e indígenas del estado le dieran su voto al actual gobernador Liborio Guarulla, quien viene de las filas del chavismo, vale mencionar. Y es que las divisiones internas allá son fuertes, de hecho, a Liborio aun lo asocian con el presidente Chávez y de ahí cierto nivel de aceptación, combinado con el rechazo que genera la ex ministra Nicia Maldonado, le dio esa aplastante victoria al abanderado de la MUD, con un 55,56% de votos contra un 38,71% del PSUV.

En Lara la situación es compleja, ya que es un Estado dominado por las empresas privadas y trasnacionales, especialmente la Polar, con quien Henri Falcón ha logrado establecer vínculos económicos importantes y reestructurar la fachada de ciertos sectores de la capital larense y complejos urbanísticos más importantes que le generan un apoyo contunden en las clases media de Barquisimeto, donde son mayoría por la dinámica de esa ciudad. Aun así, hay que tomar en cuenta que un sector de la clase obrera pobre, votó por su opción y es una lectura que muchas veces el partido de gobierno se pasa por alto. En este sentido, es importante recordar que este es otro de los candidatos que viene de las filas del chavismo, manteniendo aceptación y simpatía en sectores que le dan su voto al presidente Chávez, pero que regionalmente muestran su descontento, el cual es legítimo. La victoria de Falcón fue 53,87% contra un 45,85% de Luis Reyes Reyes del PSUV.

Por último Miranda, estado donde ganó el candidato de la derecha más rancia del país y representante digno y fidedigno de los intereses más abiertamente capitalistas de la burguesía y oligarquía nacional. Es afín a las políticas económicas del llamado neoliberalismo económico, promotor de la apertura de los mercados a capitales financieros trasnacionales y a la fuga de capitales hacia el extranjero. Es un ser que nunca perteneció a la clase trabajadora, no estudió en el país, se ha confesado patrono y, de hecho, lo es (Cadena Capriles, Cinex, entre otros), donde se ha demostrado hasta el cansancio las malas condiciones laborales en la que están sus empleados. Participó en los eventos golpistas en contra del Presidente Chávez en el 2002 y abandonó completamente el Estado que hoy lo reelige. Aunque una victoria apretada, donde obtuvo un 51,83% de votos contra el 47,82% de Elias Jaua del PSUV.

Pero analizando los comentarios y opiniones al respecto, da mucha tristeza ver gente enfilando sus baterías en contra del pueblo, del obrero, el asalariado que quizás no votó por diversas razones en este proceso. Aun así, Miranda fue uno de los Estados con menos abstención en todo el territorio nacional, y su tendencia no se desligó de la alcanzada el 7 de Octubre en las elecciones presidenciales, es decir, un resultado ajustado, esta vez a favor de la derecha. Tampoco es un tema del liderazgo o carisma de Elías Jaua, a quien considero que ha hecho una labor social importante y ha asumido roles que muy pocos dirigentes con cargos de altura en la burocracia estatal están dispuestos a llevar a cabo.

¿Chavismo vs Oposición o Lucha de Clases?

Para entender lo que ocurre en Miranda, y de lo particular a lo general podría extenderse a todo el territorio nacional, como marxista hay una pregunta que tiene vinculación con la actualidad política nacional. ¿Realmente la lucha radica en chavistas vs opositores o hay una lucha de clases en Venezuela?

Sin entrar en muchos detalles pero necesarios para comenzar la respuesta, debemos categorizar la lucha de clases no como el odio de pobres contra ricos fomentado por los medios de comunicación, sino ese proceso político inherente al desarrollo de las sociedades occidentales en torno a los medios de producción y el desarrollo de las fuerza productivas en la economía. En la Sociedad moderna Capitalista (recordemos que Venezuela es, por excelencia, un país de Capitalismo rentístico monoproductor), la lucha de clases se divide entre los que poseen los medios de producción (maquinarias, infraestructura, el capital fijo en sí) y los que sólo poseen su fuerza de trabajo (obreros manuales e intelectuales o el capital variable). La lucha de clases no es otra que la lucha política por el control de estos medios de producción a través de la superestructura jurídico y política representada en las instituciones del Estado y de la Iglesia. Una burguesía que ejerce su hegemonía a través del control ideológico de la educación y de sus instrumentos de coerción como son los organismos de seguridad ciudadana; un proletariado o clase obrera que, en la lucha por tener las mejores condiciones materiales de existencia, lucha en su día a día por conquistar espacios de poder que le permitan tener mejoras sustanciales en sus condiciones de trabajo y nivel de vida.

Bajo estos principios, se puede determinar con bastante asertividad que: 1. No todo el chavismo está compuesto por sectores de la clase obrera; y, 2. No toda la oposición es burguesía y oligarquía. De hecho, si la burguesía nacional alcanza a los 2 millones de votantes, estamos hablando de casi el 10% del padrón electoral, bastante. Pero por este sector votan entre 4 y 6 millones de personas. En este sentido, observo con cierta preocupación a muchos compañeros dentro de las filas del chavismo que arugmentan que en Miranda el PSUV ganó en 16 de los 21 municipios, y Capriles sólo fue fuerte en los Municipios de la Clase media (Baruta, Chacao, El Hatillo, Sucre y Carrizal). Y sí, es cierto que su fuerza esta dentro de la clase media alta (obreros calificados con altas pretensiones pequeño burguesas) y la gran burguesía mirandina.

Pero hay un detalle que no se analiza con profundidad. No hay razón para que en municipios como los del eje de Valles del Tuy, Barlovento, Guarenas/Guatire y los Barrios de Petate, aún exista entre un 30% y hasta 40% de electores que abiertamente apoyen los proyectos políticos abiertamente de derecha. Estos sectores, de casi 100% de habitantes que sólo dependen de su fuerza de trabajo para subsistir, es decir obreros, la tendencia debería ser entre 80% y 90% a favor del proyecto bolivariano, sea este realmente socialista o no, que no viene a este análisis.

Entonces es un tema que trasciende a las maquinarias electorales, es de conciencia de clase. No se trata de si el chavismo vota o no, se trata de un sector obrero que adversa al gobierno bolivariano y, en cualquier caso, adversará cualquier iniciativa de izquierda, simplemente porque en su imaginario colectivo el modelo de sociedad perfecta se encuentra en Chacao o Baruta. Este tipo de alienación debe ser abordada por quienes hacemos militancia desde la izquierda. Que el obrero se asuma como tal y como agente en el desarrollo de las fuerzas productivas y del tránsito al socialismo, es una tarea pendiente que quizás el PSUV, y posiblemente todos los partido políticos, no tiene dentro de sus líneas de acción debido a su estructura netamente coyuntural.

El PCV y Amazonas, Bolívar, Mérida y Portuguesa

Es conocido por quien me ha leído sobre mi decisión personal de adherirme a la disidencia por parte del Partido Comunista de Venezuela en estos 4 estados, especialmente, por conocimiento de causa, en Bolívar y Mérida. Si bien todas las candidaturas fueron impuestas por parte del presidente Chávez, y éstos ganan de la mano de él con todas las situaciones ya descritas por mí y por muchos, y que la lealtad es importante en momentos de aprietos, es imposible pretender u obligar a sectores dentro de la Revolución a adherirse a propuestas que le perjudican directamente.

No tengo nada contra Alexis Ramírez como persona, y deseo que su gestión realmente rinda frutos y el Estado Mérida pueda salir de la oscuridad en la que lo sumergió el Fascista Marcos Díaz Orellana y un PSUV cómplice durante estos 4 años de mandato, con Alexis Ramírez al frente del Consejo Legislativo. Persecución a compañeros de movimientos de izquierda, entre los que se incluyen militantes del PCV, entre otros. Es necesaria una revisión de lo que el PSUV ha significado como partido en un estado donde incluso el presidente Chávez perdió en las elecciones presidenciales y ganan, quizás, por la captación de votos descontentos que no iban ni para Lester Rodríguez ni Alexis Ramírez y por la misma enfermedad del presidente. Espero, de convicción que no se execre al PCV del quehacer político y se les escuche, son gente muy valiosa que ha dado la cara en momentos duros y que, como todos, pueden tener aciertos y errores, pero vendidos o desleales, jamás.

Respecto al Estado Bolívar, no puedo apoyar al General Francisco Rangel Gómez quien en 8 años ha llevado una sistemática política de persecución a la voces revolucionarias que denuncian actos de corrupción, desfalco de las industrias básicas, abandono de las zonas rurales del Estado y de la Capital, y una grotesca inversión en publicidad que llena todo el Estado de foto del gobernador como forma de enmascarar los altos niveles de ineficiencia en la gestión. Un gobernador que colocó a su equipo políticos en puestos directivos de las empresas básicas, que hoy se encuentran en la ruina, que no han sabido canalizar las luchas obreras y que han permitido una anarquización casi catastrófica para la economía nacional. Allá surgió la candidatura de Manuel Arciniegas apoyado por el PCV y organizaciones populares de base que, personalmente, conozco su trayectoria y compromiso con la revolución, que captó el 10% del total de votantes, que pudo ser más, pero la referida razón de la salud del presidente provocó el éxodo masivo a votar por la tarjeta del PSUV, lo que permitió una victoria apretada por sobre el candidato de la derecha Andrés Velásquez, acotando que Rangel Gómez representa al sector de lo que denominamos la derecha endógena.

Si hay un verdadero responsable que de las elecciones casi se perdieran, es el mismo gobernador, echarle la culpa a un partido pequeño que no puede votar por su verdugo, es una irresponsabilidad política enorme y que si no existen los correctivos necesarios, el Estado Bolívar se convertirá en un hervidero que terminará por destruir nuestra economía, ya de por si en crisis por lo terrible que ha sido la globalización y el neoliberalismo para todas las economías nacionales. El Estado Bolívar tiene todo el potencial para iniciar la revolución dentro de la revolución, la lucha de clases está acentuada y los niveles de conciencia son más altos que en muchos otros Estados del país. El voto por el PSUV fue un voto bajo protesta y, como en otros Estado, hay sectores de la clase obrera que prefirieron a Andrés Velásquez antes que la del PSUV y la del PCV, es importante entender que el trabajo debe ser educativo, investigativo, formativo para luego organizar a la clase obrera y hacer política desde las concepciones del Socialismo Científico.

Tareas para 2013

Se viene un año difícil, no se sabe si el Presidente podrá hacer toma de posesión o asumir al menos 4 de sus 6 años de gobierno debido a su estado de salud. Esto nos coloca en frente de otro escenario electoral presidencial, y la derecha ya comienza a mover sus piezas. El presidente designó a Nicolás Maduro, quien deberá hacer un esfuerzo enorme por terminar de pulirse políticamente y asumir las riendas de este país, esperando que asuma las banderas del Socialismo, sin negociación con la burguesía y permitiendo el desarrollo de las fuerzas productivas y el ascenso de la clase obrera al poder que nos permita transitar al nuevo estadio de sociedad en Revolución.

Organizarnos, asumir nuestro compromiso, estudiar, analizar la realidad desde el estudio, investigar y construir políticas obreras desde la praxis, son las tareas que tenemos los revolucionarios.

PROFUNDICEMOS LA LUCHA DE CLASES

OBREROS SOMOS Y OBREROS SEREMOS

POR EL SOCIALISMO CIENTÍFICO Y LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA

VIVIREMOS Y VENCEREMOS


(*) Militante Socialista CIFO/Alem

carlosgrillet@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2051 veces.



Carlos Grillet

Licenciado en Trabajo Social y estudiante de economía (UCV), Guevarista leal a la Revolución Bolivariana, la música y la lectura, más que una pasión, la vida.

 carlosgrillet@gmail.com      @carlosgrillet_

Visite el perfil de Carlos Grillet para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Grillet

Carlos Grillet

Más artículos de este autor