Cualquiera que reemplace a Chávez, no entra débil a la presidencia

Separar a Chávez del socialismo del siglo XXI en Venezuela y la región por el cáncer, es un divorcio violento, el hombre o mujer chavista, bolivariano o revolucionario que lo remplace emprenderá como testigo principal la operación del proceso cuando se está logrando mayores avances, de la que sería una lástima, digámoslo así, la desaparición total del presidente Chávez, porque, ninguna conexión podrá ser más íntima que este reciproco involucramiento de amor Chávez-pueblo.

Nada es más conforme con todas las comparaciones de la experiencia que la relación del pueblo con la revolución chavista cuando el proceso ha llegado a cierta complejidad y equilibrio, empieza a morar en el pueblo un sentido enfocado hacia la conservación de la revolución y su reproducción. En este sentido en la medida que el proceso se vuelve reflexivo y expresivo el bienestar de la gente se orienta más y más hacia su propia resistencia y engendra la vida en el socialismo con nuevos líderes en los poderes.

Esta unión no se destruye con la persona que reemplace al presidente porque tiene el apoyo del pueblo expresado en las dos últimas elecciones, apoyo de un proceso que esta camino a la transición, es que los ideales del pueblo ya tienen valor practico y reflexivo al encontrar poco que no se pueda justificar y entender que la participación es crear un sistema propio.

La fortaleza del pueblo venezolano luchando por un ideal se ha expresado en unas 21 ocasiones de las cuales en 20 ha dado su aceptación en las urnas por la revolución; esta participación es seria y considera las intenciones de los venezolanos y venezolanas de buscar el socialismo.

Al ganar 20 gobernaciones se cerro las fabulas especulativas y se asegura el camino para el remplazo del presidente Chávez, de ser el caso, asegura también la continuidad revolucionaria en el ideal de la mente del pueblo y nos suministra un patrón para medir el acercamiento con los nuevos camaradas en el ejecutivo.

Analizar los remplazos del presidente Chávez es un nuevo ideal que en nada debilita al proceso, al contrario, se fortalece sin importar cuales sean las expresiones de los medios de comunicación ni los de la oposición porque el ideal del pueblo venezolano tiene como base a Chávez, es lo que brota de sus raíces bolivarianas capaces de descifrar la vida de la razón con el análisis del amor por Chávez y por la capacidad de distinguir entre el fracaso del capitalismo y el éxito que se tiene en la revolución que busca un socialismo en la grande y confusa experiencia de la vida.

El remplazo de Chávez por su enorme responsabilidad que tiene con el pueblo y con el proceso revolucionario no puede ser un poeta romántico debe ser un revolucionario capaz de emular y superar lo logrado por el camarada Chávez, y con un criterio socialista de excelencia o una mejor visión del siglo XXI en comunión con los ideales de la población, que no serán más numerosas pero si más variables porque así los pare la sociedad de acuerdo con los adelantos de la ciencia y tecnología.

La población tiene ideales legítimos y cada uno contempla un bien genuino e inocente en principio que no será posible ejecutarlo por junto ni por separado si no están profundamente arraigados en el pueblo. Sostener ese ideal será una de las principales responsabilidades del remplazo de Chávez.

Tampoco está obligado el nuevo presidente a decidir por sí solo o cambiar de aliados sino a multiplicarlos cómo a ser ingenuo en la política económica internacional porque será el principal cronista de la revolución y para medirlo tendrá que superar la atención que Chávez prestaba a su pueblo como los impulsos que lo dirijan que a las circunstancias con las que tropezara en sus movimientos hacia el socialismo. Esta responsabilidad fortalecerá al nuevo presidente de los venezolanos y venezolanas.

Este es el programa entre otros a seguir por Maduro o cualquier otro u otra partiendo del pueblo que allano el camino externo e interno para seguir con el proceso revolucionario con la razón, es decir, con hechos y propósitos primarios para que el resto se reúnan en torno a ellos y señalen la continuidad del chavismo y del socialismo en la región.

Pasos con los que se llega con el apoyo del pueblo. Señorío gradual de la experiencia que el pueblo adquiere, es una gran empresa cuya ejecución incluso concepción supera las capacidades de cualquier presidente de nuestra época por erradicar la desigualdad y la pobreza, requiere también una inteligencia individual más decidida y libre.

El cargo se traslada porque no hay de otra es la lógica a seguir, es la verdad admitida por la consciencia de la gente, esta nueva consciencia aparece como una añadidura muy profunda y digna de ser considerada en Venezuela.

Esta consciencia es la expresión del pueblo chavista, bolivariano y revolucionario, es la cede de todos sus valores porque expresa sus propios productos ideales, arte, libertad, soberanía, ciencia, economía, conocimiento; traduce las relaciones naturales a ideales mediante los cuales se interpretan las cosas en relación con los intereses de la conciencia misma. Esta representación es una existencia revolucionaria y tiene su lugar junto con los demás hechos en el seno del chavismo.

rcpuma061@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Raúl Crespo.


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: