Humillados, ofendidos y adecos

No sé si Bernabé Gutiérrez, secretario de organización de AD, pensaba en la novela de Dostoievski, Humillados y ofendidos, cuando declaró que Primero Justicia le hace algo parecido al viejo “partido del pueblo”: nos humilla, nos ofende. El asunto no parece muy literario y desearían muchos adecos que se tratara solo de una ficción  del célebre escritor ruso. Empero, el affaire tiene bastante de drama, como aquellas radionovelas “arrancadas de la vida misma”.

 Gutiérrez declaró que “hay una queja a nivel nacional, no sabemos si es una estrategia de PJ o de algunos dirigentes que en todas partes mandan a quitar a la gente que tiene gorra o franelas blancas, impiden a dirigentes que caminen al lado del candidato o que suban a la tarima”. Ultimas Noticias recogió el lamento en su edición del 21 de agosto de este año de ingratitudes políticas. Decimos esto último porque muchos quieren los votos de la Cuarta, pero “sin que nos rayen”. La consigna frente a copeyanos, adecos, banderosos y afines, parece ser: “Dame ese voto y sacúdete”.

 Corren días crueles. El quejido blanco, por llanto de Bernabé Gutiérrez, va más lejos: “Yo olfateo –disparó el adeco- que PJ, más que jugar a ganar, están queriendo consolidarse el 7-O como un partido nacional, y aquí tenemos que jugar es a que el 8-O el país celebre y le dé las gracias a la Unidad que hizo posible el cambio”  

 Lo que lanzó a los cuatro vientos Bernabé Gutiérrez quisieran gritarlo muchas organizaciones y grupos de la MUD, pero no tienen la fuerza ni la historia de Acción Democrática. Por muy golpeadito que esté el partido que fundara Rómulo Betancourt, todavía tiene arrestos para no dejarse humillar por unos petimetres recién llegados a la política. Mucho más le revienta a la tolda blanca que la “usen” para consolidar a otra organización y luego la desechen, como a esas malqueridas de la vida. Peor todavía si tú sabes que te están utilizando y, si lo denuncias, te acusan de conspirar contra la unidad, cuando son otros los que están valiéndose de esa “unidad” para beneficiarse con  sectarismo voraz. El vecindario cuchichea detrás de las ventanas.

 Al día siguiente del llantén de Gutiérrez, el mismo periódico tituló: “Primero Justicia niega tenerle tirria a los adecos”. Según el diario, Julio Borges declaró que “en todo caso, lo que estamos construyendo con el voto popular es una Venezuela del futuro”. ¿Y es que AD, COPEI, BR, el MAS, Min-Unidad y los otros no son el futuro? El ferrocarril va por dentro de la Mud y si no descarrila es porque el antichavismo es la mejor pega que mantiene juntos a los que hace rato quieren bailar solos. Después del 7-O, esa “unidad” saltará en pedazos cualquiera sea el resultado que cante Tibisay. En un caso –supuesto negado-, por la soberbia de la victoria. En otro –un tiro al piso- por la desoladora orfandad de la derrota.

 Chávez es un fenómeno político, quién lo duda a esta hora del partido, pero no tanto como para mantener pegados indefinidamente a partidos, grupos e individualidades con ideologías e intereses distintos y contrapuestos. A los mancebos ya cuarentones de Primero Justicia les cuesta un mundo retratarse con adecos y copeyanos. Y a estos les revienta que en el otoño de su existencia, unos Casanovas de la política les vengan con esa serenata de “te odio y te quiero”.

 P.S: Después de oír la teoría económica de la candidata presidencial María Bolívar, el optimismo retornó al comando del candidato de la “suapara”.

earlejh@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3603 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor