¡Líbranos Señor!

Ahhh! Los impolutos intelectuales de izquierda: Semideidades, siempre presentes, siempre de más, forjadas a librazos traducidos, que se dedican, básicamente, a retozar en la obviedad que deriva en un constante y reiterado descubrimiento de agua tibia y, por otra parte, a señalar la incapacidad de nuestros pueblos para conducir sus destinos.

Los vemos en todas las sopas, con sus miradas reprobatorias, enumerando lo que nos falta y nunca lo que nos sobra. Los tenemos nacionales e importados, toditos llenos de respuestas a preguntas que nadie les hizo.

Científicos, pretenden renombrarnos, clasificarnos en esquemas donde nunca cabemos los chavistas, porque no hay nada escrito sobre el chavismo y a estas alturas cualquiera debería saber que ya todo está escrito.

Resulta que para hacer lo que hacemos, hay que llamarse revolucionarios y, para serlo, hay que tener formación ideológica y ellos -mira tú qué conveniente- están aquí para formarnos; para explicarnos la realidad que nos patea cada día y decirnos por qué nos patea, ignorando que nadie sabe más de patadas que el culo que las recibe.

Para ellos, los pueblos tenemos de una incapacidad crónica que nos hace descarrilar en desordenados movimientos populares, reprobando siempre el duro test del socialismo científico. En el caso del chavismo, entre otras cosas, les sobra el amor que sentimos por mi Presi. El amor no se puede medir con el rigor de la exactitud, por lo tanto no es científico, por lo tanto no debe ser, por lo tanto… ¿Dejamos de amarlo?

La formación ideológica nos permitiría entender que el amor no es amor sino fervor místico religioso, que estamos equivocados, que no sentimos lo que sentimos y que lo que sentimos no es bueno para la revolución… Dejar de amarlo, pues.

“Te explico, pero espera que pase agachado el 11 y 12 de abril mientras ustedes, chavistas, salen a la calle sin manual de instrucciones a salvar su revolución y la salvan. Espera yo que pase el sabotaje petrolero en algún lugar seguro donde no falte nada, porque no solo de ideas vive el hombre, mientras ustedes, chavistas, resisten todo tipo de carencias con tal de vencer y vencen. Espera, que vamos firmar un manifiesto, o ir a un foro de intelectuales a denunciar a gobernantes personalistas y populistas -pecados capitales que no tienen perdón de Marx-, en nombre de pueblos que no entendemos cómo no entienden que su salida queda a la izquierda y está escrita en alemán. Que las bombas de la OTAN matan, sí, pero sirven de abono para las semillas de la revolución. Porque los pueblos están al servicio de las ideas y no lo contrario. No olviden, Chavistas necios, que siempre estará la OTAN, y siempre nuestros manifiestos, así que cuidadito, pues”

Por ahora, mientras haya luces y cámaras y catering, ahí estarán nuestros impolutos intelectuales de izquierda enseñándonos a hacer la revolución.

¡Líbranos Señor de los intelectuales de izquierda, que de los de derecha me libro yo!

tongorocho@gmail.com
carolachavez.wordpress.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2485 veces.



Carola Chávez

Periodista y escritora. Autora del libro "Qué pena con ese señor" y co-editora del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". carolachavez.wordpress.com

 tongorocho@gmail.com      @tongorocho

Visite el perfil de Carola Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carola Chávez

Carola Chávez

Más artículos de este autor