Ante la disociación inútil de la oposición

Confieso que no es nada fácil en el seno de la Dirección Nacional del PSUV la evaluación semanal de la coyuntura política interna venezolana, esencialmente en lo que respecta al comportamiento socio-político de los principales actores de la oposición. Debemos hacer un gran esfuerzo intelectual para comprender el altísimo nivel de “disociación” o bien de “enajenación” de la realidad que tales factores viven. La conducción de la MUD es errática, a veces torpe, actúa sobre la base de rumores o conjeturas, siguen influenciados en alto grado por dos o tres dueños de medios y bancos cuyo odio hacia el Presidente Chávez les encandila y les hace parecer que “están a la vuelta de la esquina” para llegar y entrar al Palacio de Miraflores.

El Presidente de la República Hugo Chávez se ha referido varias veces a la necesidad de la existencia de una oposición nacional, seria, respetuosa y leal a la Constitución y a las instituciones del estado democrático y, por supuesto que se esfuerce en plantear una oferta alternativa a nuestro proyecto socialista democrático. No ha sido así.

Que la derecha venezolana optara, para disputarle el poder a los bolivarianos, por la inexperiencia y limitada formación política de uno de sus dirigentes jóvenes adherentes del neoliberalismo, es extraño pero están en su derecho. A lo que no tienen es tratar de sustentar su aspiración en un disparate tras otro. Acerquémonos a algunos ejemplos.

Aprobar en la Asamblea Nacional el antepenúltimo permiso solicitado por el Presidente para viajar a hacer su tratamiento medico en Cuba parecía cuando menos cortés, pero votar en contra en la última oportunidad además de inhumano es inexplicable. Un carrito Chacón lo haría mejor.

Refugiarse en una crítica inocua al hecho histórico reivindicativo de una nueva Ley Orgánica del Trabajo que rescata y plantea nuevos derechos laborales al mundo del trabajo es cuando menos nada táctico, pero anunciar que nos “denunciaran en la OIT” es una bufonada.

Dejar deslizar algunas criticas sobre la pertinencia de convocar el Consejo de Estado anunciado por el Presidente de la República es aceptable que lo haga una oposición democrática, pero montar la “olla mediática”, paginas enteras de los periódicos y horas de análisis en TV y Radio y, además creérsela que esta instancia de consulta constitucional era el inicio o la prefiguración de un supuesto “proceso de transición” es sencillamente estar al borde de la éxtasis.

En igual sentido, echar a correr la idea/rumor de que las fuerzas leales al presidente se plantearían un “plan para suspender las elecciones del 7 de octubre próximo” y por tanto estaríamos ante la consumación de “un golpe de estado” tal y como fanfarroneara el Rector del CNE Vicente Díaz, para supuestamente ganar tiempo por la enfermedad del Presidente es un tremendismo sin destinatario, es atizar la hoguera del odio preludio de la violencia.

Observar en la TV a dirigentes del partido Primero Justicia esforzándose en “demostrar” que no existe la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) es la esquizofrenia hecha política. Este país, nuestro país cree en la GMVV entorno al 60% de la población y no por un acto de fe, sino por las más de 200 mil soluciones habitacionales logradas.

Luchar contra la corrupción debe ser parte estructurante de cualquier oferta programática o visión de nación y una oposición puede y debe dar tal batalla en el terreno de la verdad y en defensa de la ética en el ejercicio del poder. La oposición se desboca al utilizar a ex magistrados del TSJ previamente denunciados y sancionados por el Poder Moral y la AN, respectivamente, por haber vulnerado preceptos de la legalidad y la honestidad en el ejercicio de sus funciones. Utilizar fotos-montajes de Makled por ejemplo con mi persona es chapucear en lo miserable. Es la inmensa orfandad de verdad que lacera a una oposición sin rumbo cierto. Mas grave aún que alimenten a redes sociales fascistas que sean capaces de convocar a “buscar vivos o muertos” a dirigentes socialistas, incluyendo al Presidente de la República. Regando de combustible la pradera que dicen no querer incendiar.

Y finalmente, ver aquella andanada de Twister cargada de rabia, odio, frustración, amargura por la victoria esplendida de Carlos Maldonado en el circuito de Cataluña de la Formula uno, deja una sensación de tristeza que hayan llegado varios compatriotas a tan inútil perdida de la realidad. Comparar el patrocinio de PDVSA con el desempleo en nuestro país supondría suspender la F1 en España por su 25% de desempleo, 6 millones de trabajadores, o en Europa toda por sus casi 18 millones de parados.

Siempre habrá tiempo para rectificar en democracia y entre los demócratas y espacios para el dialogo civilizado necesario entre esa oposición y la revolución. Los necesitamos serenos en el ante y el post 7 de octubre. Democráticamente serenos quiero decir, y no disociados inútilmente.

rodrigo1cabeza@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1374 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: