Detrás de la alfabetización colectiva está la unión del proletariado porque “Moral y Luces” significa conciencia y conocimientos técnicos

Carta al proletariado del Mundo

Estimados amigos y compañeros luchadores y trabajadores:

Quienes creemos en la evolución y revolución de la humanidad a partir de la lucha de clases no podemos contribuir de ninguna manera con el reforzamiento de la esperanza que durante mucho tiempo seguirá moviendo a buena parte del proletariado divisionista. La clase media aburguesada sólo es una genuina expresión de proletarios confundidos y embaucados por la división del trabajo y por los mejores ingresos salariales que han disfrutado al lado de los variados encantadores bozales de arepa que la Derecha les ha colocado para usarlos más allá de sus servicios meramente técnicos.

Las rectificaciones y perfeccionamientos de la avanzada socialista sólo pueden expresarse con los posibles pactos e iniciativas que contribuyan con la unión del proletariado como un todo máximamente globalizado. Por esto es tan significativa la lucha salarial que está emprendiendo esa clase media todavía anticomunista de la Europa más podrida y occidental. Los indignados representan la posibilidad cercana de que los proletarios del mundo tengan al fin una conciencia social más homogénea dentro de las perversas diversidades de personalidades que engendra la contrata salarial.

La burguesía nos ha dividido con sus acientíficas distinciones entre empleados y obreros, técnicos y profesionales, americanos y europeos, o asiáticos o africanos, de una región y de otras; blancos y negros, educados e ignaros, letrados y analfabetos, mujeres y hombres; con una división social inspirada deficientemente y sostenida sólo sobre la base del valor de uso o técnico de la fuerza de trabajo. Se ha hecho abstracción de lo que nos une, en medio de toda la diversidad que nos brinda el individualismo imperante, esto es: la condición de proletarios o trabajadores carentes las condiciones de producción y cuya renta principal es el salario que a cada segundo deja fuera de paga la parte que mantiene en el poder a la clase burguesa.

Además de carecer de medios de producción que lograron cogerse los capitalistas del mundo, hemos permitido que nos cercenen nuestra conciencia, una c. que nunca ha tenido valor de cambio, porque la venta que hace el asalariado sólo incluye su fuerza creativa de mercancías, fabrica adentro, pero con cuyo salario al igual nos la han comprado la manera de pensar como si el trabajador les perteneciera junto con su prole, fuera de la fábrica.

De allí la escasa literatura imperante sobre el denominador común que explica la diversidad de ingresos o renta común en la clase proletaria. Cuando Lenin introduce la Ley de “avanzar dos (2) pasos y retroceder uno (1), lo hizo para que perfeccionáramos nuestros erráticos y primeros pasos encaminados hacia el Comunismo. Este, como proyecto hipotético científico a largo plazo, requiere una depurada caminata sobre el puente de un socialismo que debe ir desbrozando y apartando esa división del proletariado porque sólo así, con este maquiavélico pacto con el capitalismo mundial que ahora se está realizando con los indignados europeos y los ex marginados del Mesosuramericanos, podremos acabar con la falsa y viscosa división que seguimos teniendo entre unos trabajadores y otros. Una cosa es hilvanar y ajustar el traje nuevo, y otra que sigamos usando el viejo que sirvió de medida al que estemos confeccionando. Reciban un cordial saludo.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1644 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: