Verdades bien dichas

Las verdades de Pablo Mármol…

Pablo Mármol anda en campaña. Como buen discípulo del filósofo del Zulia hace uso de la mentira, el maquillaje y la manipulación mediática para hacer el show que la oposición se merece. Para ellos la política no es más que eso: luces, cámara y acción. Su jefe de campaña en Bolívar, ese mismo que no gobierna pero sabe posar, montó el escenario para que el maracucho viniera a tomarse la foto por estos lares. Con las calles rotas, la basura acumulada y el monte por doquier, los dos “líderes” se abrazaron y cantaron emocionados “Adelante a luchar milicianos…”. El diablo los cría y ellos se juntan. Pablo Mármol es adeco de alma y corazón, lo suyo con el partido Un Nuevo Tiempo no es más que un asunto de oportunidad. Igualito a su jefe de campaña en Bolívar. Dicen las malas lenguas maracuchas que son muuuuuchas, que el candidato coquetea con AD por aquello de que adeco es adeco hasta que se muere, pero Ramos Allup le tiene su facturita guardada.

Vinculado a las artes escénicas, a Pablo Mármol se le conoce por sus actuaciones teatrales en CNN y otros espacios de la conspiración. Mis fuentes maracuchas me dicen también que el señor nunca ha podido aclarar supuestos vínculos con grupos narco paramilitares del vecino país, denuncia que fue hecha en su contra desde el año 2008. Hasta en Wikileaks y que aparece la cosa. No se sorprendan si Capriles Radonsky encuentra información al respecto en la computadora de Raúl Reyes. Los maracuchos se preguntan dónde están los reales que el gobierno nacional le ha enviado a la gobernación del Zulia por vía del situado constitucional? Se preguntan también por qué hasta la fecha, a pesar de haber manejado un presupuesto que supera los 10 billones de bolívares, en el Zulia no mejora nada el enfermo? Los zulianos indagan también las razones por las cuales su estado, gracias a las gestiones del filósofo y de Pablo Mármol se ha constituido en un imperio del delito, la violencia y el secuestro. Tercer lugar ocupa el estado Zulia entre las regiones con mayor índice de inseguridad y en materia de secuestro no hay quien le gane. Más de 500 secuestros, raptos y métodos express dan cuenta de las nefastas políticas de “seguridad” del señor gobernador del Zulia en los últimos 5 años, a pesar de tener una de las más numerosas fuerzas policial del país. Y esa cifra no la inventamos los chavistas.

Las deudas con el personal de la gobernación del Zulia no dejan dormir a Pablito. Debe ser por eso que se inventó la candidatura. Para desestrezarse, porque las demandas de los más de 60 mil trabajadores que esperan homologación de sueldos, aumentos, el pago de sus derechos contractuales, dotación y otras reivindicaciones constituyen mucha presión. A los médicos adscritos al ejecutivo regional les debe el aumento decretado por el gobierno nacional. Y los galenos se preguntan…dónde están los reales? No paga cestatickets a tiempo, no cancela horas extras, no discute contrataciones colectivas y aplica, al igual que su jefe de campaña en Bolívar, terrorismo laboral. Estas son las verdades que en la misma MUD salen a relucir, porque según dicen los escuálidos, en la guerra y en el amor, todo se vale.

Indignados reprimidos y silenciados…

En Estados Unidos, también hay indignados. En la mal llamada “democracia perfecta”, donde la mayoría no elige al presidente de su país, sino que lo seleccionan los dueños del capital, hay descontentos, hay gente que sale a las calles a protestar las políticas explotadoras e inhumanas del capitalismo. El movimiento europeo que ha estremecido a las economías en decadencia llegó a Wall Street, pero además de que los cientos de indignados neoyorquinos son reprimidos y atropellados, igualmente son silenciados por el aparato mediático del “sistema democrático más envidiable” del mundo. Cientos de arrestados y heridos, hombres y mujeres atropelladas, forman parte del saldo de la “democrática gestión” de Mister Obama, en una acción policial sin precedentes, muy bien escondida por las grandes transnacionales de la información cómplices del crimen, del odio y de la descomposición de ese sistema político que ya se tambalea. A los indignados estadounidenses que protestan por la crisis económica del capitalismo y por el modelo guerrerista que los ha llevado a la quiebra, los han acusado desde el gobierno de obstruir el tráfico vehicular con su protesta, pero incluso hay numerosos detenidos sólo por tomar una foto o contradecir a un policía. Viva la democracia perfecta de los EEUU. Por esto es que más de 55% de los estadounidenses desconfían de los medios de comunicación de ese país y más de más del 80% está descontento con la forma como se gobierna su país. Para los norteamericanos da igual la política demócrata que la republicana. Y esto tampoco lo inventamos los chavistas. Está en las encuestas y no son las de Jesse Chacón.

Incompetencia supina…

Hemos descubierto que la incompetencia tiene sus grados y clasificaciones. Así sabemos que hay la llamada “incompetencia avanzada”, la cual, a decir de los expertos, es difícil de diferenciar de la mala voluntad. Existe la “incompetencia garrafal”, que es aquella producto del desorden y la falta de preparación; le sigue la “incompetencia crónica” que es una manifestación enfermiza de quienes se acostumbran a ser incompetentes y no hacen mayor esfuerzo. Finalmente está la “incompetencia supina”, que es cuando la incapacidad llega a su más alto nivel. Hemos descubierto que todas ellas convergen en Ciudad Bolívar. En este gobierno local hay algo de mala voluntad hacia la ciudad y sus ciudadanos, mucho de falta de capacidad y bastante de dejadez enfermiza. Recordemos que la incompetencia es más dañina mientras mayor sea el grado de poder del incompetente. Viene el 2013. No podemos volver a dejar la ciudad en manos de la incompetencia. Una verdad para el análisis.

@natachainatti/ natachainatti@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1249 veces.



Natacha Inatti


Visite el perfil de Natacha Inatti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Natacha Inatti

Natacha Inatti

Más artículos de este autor