"Camarada" Warren Buffett

La crisis mundial capitalista que comenzó en 2008 y que amenaza con prolongarse por el recrudecimiento de las dificultades fiscales y de endeudamiento en los Estados Unidos de Norteamérica y en la Zona Euro no sólo no reparte equitativamente las cargas del sacrificio que ella lleva implícito, sino que las soluciones a las cuales han recurridos los gobiernos han reforzado un componente estructural de toda sociedad capitalista, la desigual o regresiva distribución del ingreso nacional. 

La política económica en los países de Europa,  con raras excepciones como Alemania, y en los EEUU tienen el sello de la austeridad presupuestaria o equilibrio fiscal impuesto por el “renovado” Fondo Monetario Internacional o la ultra derecha conservadora como le ocurre al gobierno de Barack Obama. Ello supone colocar el peso de la solución de la crisis capitalista sobre los ciudadanos de esas naciones al disminuir aportes al gasto social diverso, reducir transferencias a los mas necesitados y elevar los impuestos al consumo, esto ultimo buscando un mayor nivel de renta extraído de las grandes mayoría de clase media y trabajadores. A todas estas los bancos que fueron el epicentro del crack financiero especulativo son “salvados” para salvar al capital y, los ricos en medio de la recesión mundial (2008-2009) y la nueva desaceleración económica (2011) se han enriquecido aún más. 

El señor Warren Buffett uno de los mayores especuladores del mundo que hizo su inmensa fortuna, cerca de 60 mil millones de dólares, comprando y vendiendo acciones de empresas en la bolsa de valores y, que según la revista Forbes 2010 es el segundo hombre mas rico del planeta luego de Carlos Slim y por encima de Bill Gates, ha surgido como un involuntario vocero de la izquierda sindical mundial, un raro e impensado “camarada”. 

El rico señor Buffett formuló unas declaraciones en los Estados Unidos de Norteamérica en las que afirmó que ya era hora que el Congreso de su país dejara de tratar tan bien a los más ricos. Así mismo critico que el gobierno Norteamericano consintiera a los de mayor fortuna con trato fiscales privilegiados. En lo que llamo eufemísticamente “gestiones de inversión” alegó pagar, como máximo, 15% de impuestos, mientras que algunos de sus empleados asalariados, su secretaria entre ellos, han de pagar 36% en promedio, llegando algunos a 41%.  
 

El inesperado crítico multimillonario explicó que para el año 1992 los más ricos de Estados Unidos pagaban una tasa impositiva entorno al 30% y, que en 2008, cuando revienta la burbuja especulativa inmobiliaria, ya sólo pagaban 21%.  Concluía su declaración proponiendo que les elevaran los impuestos a él y a sus amigos ricos “largamente halagados por el congreso”, formulando la idea que se incrementara la presión tributaria sobre las utilidades por dividendos y ganancias de capital. 

Es obvio que el señor Buffett no es anticapitalista ni nada que se le parezca, creo sin embargo que la profundidad de la crisis que contextualiza una decadencia del patrón dólar le hace observar el camino equivocado del gobierno de Obama al ceder a la presión de la derecha del Partido Conservador que le llevará a reducir el déficit por el lado del gasto sin afectar a los mas ricos. Así es el capitalismo sin frenos en el despeñadero cuando se impone la lógica del capital y de los dueños de este. 

Los millones y millones de dólares y euros que las grandes corporaciones financieras perdieron por la gigantesca especulación fueron recuperados luego de la crisis económica de 2008. Se estima que la riqueza en Europa se concentra en el 10% más rico de la sociedad, dueño de más del 60% de la riqueza social. Según el World Wealth Report (Informe mundial Sobre la Riqueza) el viejo continente cuenta con 3.1 millones de ciudadanos millonarios con bienes valorados en 10,6 billones de US$ (7,5 billones de Euros). Esta descomunal fortuna privada a pesar de la crisis economica continua aumentando: El Bundesbank afirma que sólo en Alemania la sumatoria de la riqueza privada ha aumentado en los últimos cinco trimestres 350 mil millones de euros, lo cual equivale exactamente a la deuda externa que martiriza y tiene al borde del caos social y económico a Grecia. 

El dueño del 19,6% de la Coca Cola, del 10,6% de American Express, del 9% de la Procter and Gamble, del 3,3% de la Conoco Phillips y del 3% de Johnson and Johnson, lanza su inesperado llamado sustentado en una racionalidad que el capitalismo neoliberal norteamericano abandonó en las últimas tres décadas para acumular ganancia en la “ingeniería financiera”.  Los multiricos concentrando aun más la riqueza ayudaran a lo que Stiglitz llama  “Caída Libre”. Cuestión de tiempo “camarada” Warren.   

rodrigo1cabeza@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1598 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: