Roberto -Bobby- Fischer y yo

Todo comenzó en el Comité de Desarrollo Cultural de Tacarigua, CDC-, en el estado Nueva Esparta.

Un día llegó Pablito Romero Millán con un tablero y la juventud del comité empezó a jugar ajedrez. Al poco tiempo aunque parezca mentira- yo era uno de los más destacados.

Todos los días al llegar de la escuela, corríamos al comité a jugar ajedrez. Era un vicio aquello. Se hicieron campeonatos y todavía está por allí un trofeo que un día -debe ser por descuido- gané en un campeonato entre los centros que formaban la Federación de Centros Culturales del Estado Nueva Esparta -Fedecene.

Y vino el campeonato mundial de ajedrez en 1972. Boris Spassky y Bobby Fischer se enfrentaban en Yugoslavia. Desde aquel momento, aunque todos estábamos a favor de la Unión Soviética -Pablito Romero nos había educado para que fuéramos solidarios con Cuba y con la Unión Soviética, y se agradece-, yo veía con admiración cómo jugaba Fischer. Todos los días buscaba la prensa para recortar las partidas. Y siempre recuerdo la partida número once, la que ganó en 36 jugadas Boris Spassky.

Desde aquel momento empecé a ver con simpatía a aquel ajedrecista. Tuvo tanta fama que, Emilio Santana, que escribía en El Nacional unos miniforos, se inventó una entrevista con Fischer, y le preguntó.

¿Cuáles son los tres mejores ajedrecistas? Y él contestó. Primero, Bobby Fischer. Segundo, Bobby Fischer, y tercero Bobby Fischer.

Después volvió a Yugoslavia a darle la revancha a Boris Spassky, y le ganó. Por eso Estados Unidos lo quiso meter preso. Porque había una prohibición de ir a Yugoslavia.

Un trece de julio de 2004 -una fecha memorable, sobre todo para mí-, lo metieron preso en Japón. “Esto no fue una detención, sino un secuestro. Son criminales de guerra y deberían ser colgados”. Dijo Fischer.

Nueve meses después sale en libertad, y Estados Unidos lo sigue pidiendo para encarcelarlo, pero Islandia decidió darle la nacionalidad y hacia allá se fue con su novia, Miyoko Watai, quien preside la Asociación de Ajedrez de Japón.

Al llegar a Islandia, Fischer dijo: “Estados Unidos es el mal. Ellos hablan acerca del eje del mal y sus aliados son los causantes del mal”. Debo decir que, junto a Capablanca, es el ajedrecista que más he admirado.

Publicado en Ultimas Noticias



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3664 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas