El socialismo envejece

No es finalidad de este artículo un análisis conciliador tampoco se trata de aprovechar la agitación de los socialismos europeos porque estos fracasos en España y Grecia, son herencia de gobiernos de derecha y de errores socialistas. Se trata del desgaste de la metodología revolucionaria apartada de su misión cuando se pronuncia sobre justicia social comprometiendo a los pobres en un socialismo confundido, porque, no se trata de una conversión hacia la pobreza sino de superar la pobreza organizando al pueblo.

Hemos abusado de la teoría profética. Se avanzo bastante en la línea de combatir la pobreza, la inequidad, pero, nos estancamos en ese crecimiento y eso demuestra que es una revolución inepta llena de exceso de dialogo para concretar poco.

Los gobiernos revolucionarios aluden paulatinamente a la situación de miseria, injusticia e inequidad en la que yacen los pueblos bajo la influencia imperialista por crear en nosotros insufribles condiciones de dependencia, realidad hiriente que requiere de un enfoque de cambio más serio que las habituales demagogias derivadas en un gran porcentaje de los “casi logros” en materia de autonomía económica, libertad e inexistente soberanía, además, por la incomprensión histórica de los EEUU.

Para defender el valor social de los pobres no hay que distinguirlos entre el proletariado y los oprimidos en términos clasistas para provocar un enredo en la política-económica y poder seguir sin la histórica práctica de las históricas revoluciones, unidad absorbente en toda la historia. Mal mucho más agudo hoy que en el resto de la historia.

Cuando se habla de combatir la pobreza no nos resulta chocante escuchar los elogios sinceros al socialismo como sistema para defender este mal sin mejorar la cultura ni la industria ni la seguridad alimentaria tratando de mejorar la pobreza por la inercia que la libertad genere.

El socialismo envejece por la actitud de los gobernantes y por el tradicional folklorismo político desideologizado, dos bandos irreconciliables, discrepantes y enfrentados en los resultados revolucionarios. Algunos problemas sociales y económicos parecen haber perdido encono por agotamiento que por concertación como la inseguridad, la indiferencia cultural y el fanatismo ideológico encerrado en la ignorancia, realidades concretas que afectan la juventud del socialismo.

El socialismo debe derribar el mito de ser un sistema que no funciona y que es pura dialéctica utilizando a los pobres para resolver su problema tan solo porque se llama socialismo sin una política de nuevos mercados para combatir el inhuman ismo, la irracionalidad y la injusticia reinantes en las sociedades desarrolladas y subdesarrolladas, y sin promover reformas estructurales al interior del país y dentro del sistema de economía de mercado regional para transformar la teoría del marxismo.

El socialismo es un estudio de los más serios y profundos y con mejor indicación de caminos para los procesos. No se trata de ir a una revolución porque el capitalismo y el imperialismo hacen mucho daño o porque la libertad, autonomía y soberanía resolverán los problemas por si solos gritando al mundo que lo somos. La crisis mundial nos devolvió la realidad, somos parte de la inercia de la globalización, aun con mucho petróleo se requiere una mejor política revolucionaria socio-económica.

Practicar un capitalismo aceptable es un engaño porque tergiversa el ideal revolucionario. Se falsea la teoría y se recurre a todas las malas artes de la panoplia revolucionaria según el método decadente de un falso socialismo agravado por la costumbre cultural que no cambia, intolerable para una revolución que busca libertad y soberanía. La revolución de izquierda no puede negar la práctica participativa al pueblo en la economía y proyección social. La participación debe primar en un proceso desde el inicio para no caer en lo sarcástico de la libertad.

El socialismo es una elevada propuesta a la necesidad social de los tiempos constantemente agredido económicamente, políticamente, diplomáticamente e informáticamente, agresión a los países revolucionarios por costumbre imperialista y por nuestros errores.

Nuestros líderes pueden ser generales o mariscales si así lo prefieren, lo que no pueden ser responsables de la crisis del cambio por diversas actuaciones de un equívoco superior en gestiones taimadas sustrayendo al pueblo de la práctica socialista contenido de un buen proceso revolucionario.

No es hora de soñar con toda la región socialista está demostrado que no todas las revoluciones implican socialismo, porque, está demostrado también que la historia de las revoluciones no es la historia del socialismo, Brasil, Argentina, Ecuador, Chile, son ejemplo de ello son y fueron tan solo gobiernos con apega hacia la izquierda. Tal sueño no ha sido concedido a los países sudamericanos. El más antiguo de las nuevas revoluciones va por los 12 años para el 2012 celebrara otra reelección y para el 2018 habrá determinado por sus acciones o sus omisiones si experimentara un tercer renacimiento, o si por el contrario pasara a la historia junto con otras revoluciones porque simplemente perdieron su razón de ser.

En realidad los hechos son más graves de lo que sugiere el gobierno y el fanatismo chavista, porque, convertir al pueblo en socialista y que sean buenos socialistas es una quimera, hoy, lo único que la masa desea es que haya empleo, comida y vivienda.

Los funcionarios manipulan las respuestas a las soluciones, no proponen orientación, masa que se muestra en desacuerdo con las medias tintas que con manipulan el proceso. En algunas cosas, por la crisis económica la postura del gobierno es comprensible y puede ser honesta, sin embargo, lo que más aleja a la gente es la demagogia, el burocratismo, la corrupción, la inseguridad, y el sectarismo sutil practicado por la dirigencia del partido y por el Buro, funcionarios indolentes e indiferentes en los mandos medios del gobierno bolivariano envejecen al socialismo.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2282 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: