La lanza de odiseismo vs La espada de Simón Bolívar…

Conocí  al Presidente de Venezuela en Colombia, cuando apenas comenzaba a tener los grandes compromisos en el liderazgo latinoamericano. Cargaba a su pequeña hija en los brazos en una fría madrugada bogotana. Nos vimos de cerca, declamamos poemas llaneros y él improvisó versos a los colombianos con las artes de un coplero de oficio acompañado de un arpa… después me ha tocado verlo de lejos, pues hoy tiene el hombre millones de compromisos locales y globales; los riesgos de su seguridad son delicados y por eso puedo comprender que, en once años, no haya tenido la oportunidad de dialogar nuevamente con él… para compartirle la medicina de las palabras del poeta griego Homero…

Quizás  tendría que pedir auxilio a la diosa Atenea para que me transfigurara en el Comandante Fidel Castro… o en el Presidente Evo Morales… para conseguir alguna posibilidad de comentarle de ese viejo proyecto para prevenir los abusos sexuales en nuestra nación bolivariana, donde el monstruo avanza silenciosamente causando estragos en la población más vulnerable.

Siempre consideré, ahora entiendo mejor por qué, tal vez él sea una de las pocas personas capaces de comprender de qué estamos hablando, sobre todo porque lo veo como un gran educador y un comunicador de sobradas condiciones.

Pero los temas que quiero tratar aquí son otros más profundos: 

LA ESPADA DE BOLIVAR VS LAS BOMBAS DE ODISEO

De Zaratustra a Odiseo… de Homero a Nietzsche 

Escuché al Presidente Hugo Chávez Frías, leyéndole a sus hijas fragmentos y recomendando la lectura de “Así Habló Zarathustra”, una de las obras más emblemáticas del alemán Friedrich Nietzsche, escrita entre 1883-1885, donde plantea la teoría del Eterno Retorno…

Muy oportuno me pareció que el comandante Fidel Castro lo haya invitado a reencontrarse con la obra de este poeta y filosofo, justo en la fase de recuperación por las intervenciones quirúrgicas… cuando estaba próximo a retornar a Venezuela, para festejar el eterno retorno de Simón Bolívar… quien con su espada quizás tenga que enfrentarse al eterno retorno de Odiseo… quien viene armado con bombas poderosas. 

Fue muy oportuna digo, la lectura de la obra, porque va a necesitar redoblar sus fuerzas físicas y espirituales para entrar en el campo de batalla, con sabiduría, con mucha sabiduría, debo repetirlo… con mucha sabiduría… Y ESA ES LA MAESTRIA DE ZARATUSTRA. 

Yo recomiendo a los venezolanos, sobre todo al presidente, al ministro de Defensa, al ministro de Relaciones Exteriores y a todas las milicias bolivarianas, a las fuerzas militares y a la Guardia Nacional, es decir, a todos los venezolanos y venezolanas , a los colombianos todos, que tengan en el corazón el compromiso de amar a su patria, por favor leer… La Ilíada… y la Odisea del poeta griego Homero (Siglo VIII a.c) … así comprenderán porqué la campaña contra Libia se llama Odisea del Amanecer… y porqué tal vez es comprensible que a la que planean seguramente la llaman secretamente Odisea del atardecer

Acometer estas lecturas en un comienzo es arduo, pero de la quinta pagina hacia delante, o muchísimo antes, ya el espíritu habrá encontrado el camino…

Las disfrutarán estoy seguro; la gente joven debería leerla y los más chicos, pueden ver las versiones del cine.  

Como hermano de este pueblo hago modestamente la sugerencia pues pienso que estamos a tiempo… Odiseo viene en su eterno retorno y llegará con muchas ayudas extras.      

¿QUÉ ES EL CAPITAL DESTRUCTIVO?

  1. Imaginemos que un televidente está en su casa, mira con cierta comodidad en su cama agradable, una película que compró en una tienda famosa. De pronto el Monstruo Gotzila se sale por la pantalla del televisor gigante y se lo engulle… luego vuelve al interior del televisor y la película continua revelándose como si nada hubiera sucedido.
    1. Imaginemos a otro televidente… en las mismas condiciones que el anterior, mira una película donde unos asaltantes de un banco roban y salen disparando hacia todos lados. Lastimosamente, una de las balas se sale por la pantalla y le revienta la cabeza… como en el caso anterior… la trama de película, como dice el periodísta Walter Martínez… continúa en su pleno desarrollo.
    1. Ahora imaginemos una escena de la vida real: Un hombre dialoga con su pequeño hijo de seis años… Jugando el padre le hace una broma: “Hijo…hijito… ¡PUM!” . Lastimosamente, de la boca del señor, que se ha transfigurado en el cañón de una pistola… sale una bala que pega en la frente del niño.
    1. Imaginemos la escena anterior… pero esta vez, es el niño quien le hace la broma a su padre y le pega una bala en el pecho.

      Imaginemos ahora la sorpresa de los dos cuando logran percatarse de lo que acaba de suceder… y agreguemos ahora, un elemento monstruoso… ambos sabían secretamente lo que iba a suceder cuando dijeran “Pum”. 

      Las metáforas lo que nos dicen es que el Capital Destructivo es esa cosa mutante que, viniendo de la imaginación, es capaz de tomar el control del cuerpo humano para destruir la vida en el planeta. 

      El “espíritu” del Capital es indestructible, porque se trata de una creación ideológica que ha atravesado los siglos desde aquellos tiempos en que las palabras tenían suficiente potencia mágica… (Hoy la potencia mágica está en el robot, en la maquina, en la tecnología, en el satélite, en el computador, en el avión no tripulado que le lanza bombas a un pueblo; maquinas descritas por Homero en el Canto VIII o IX… y que llevan de regreso a Odiseo)… 

      Por eso quienes se apresuran a declarar su presunta muerte, desconocen cómo es que el Capital genera sus mutaciones, dónde y cuándo las introduce en la corriente ideológica… la corriente ideológica discurre por el río del lenguaje… el lenguaje es la conciencia misma… metáfora paradójica… el Capital Destructivo tiene las habilidades de un escapista… siempre escapará de sus crisis… las crisis son su vida… esa es su naturaleza… saber escapar… el juego está en descubrir los mecanismos, el armazón de sus trucos. 

      El Núcleo del problema es que el Capital Destructivo tiene conciencia del daño que hace… pero no le importan las consecuencias… por eso su fase superior es el CNNismo.

    franciscoamin@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2291 veces.



Francisco Amin Mosquera


Visite el perfil de Francisco Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: