Sociedad, Desarrollo y Política en la perspectiva del PSUV

Agradezco al CENDES-UCV la invitación a participar en la mesa redonda sobre “Sociedad, Desarrollo y Política en los Programas de los Partidos Políticos Venezolanos”, a propósito del 50 aniversario de la institución.

El PSUV siendo la vanguardia política principal del proceso bolivariano, asume programáticamente que los objetivos estratégicos de éste son esencialmente tres. El primero referido a la consolidación de la Democracia Participativa y Protagónica, el segundo postula la derrota de toda forma de dominación extranjera e imperial y, el tercero convoca a la construcción del Socialismo Bolivariano. En este marco es posible desarrollar los contenidos de la propuesta de sociedad que en su programa tiene el PSUV.

SOCIEDAD RADICALMENTE DEMOCRATICA

Desde una perspectiva política el proyecto político-económico-social que encarna la revolución bolivariana es cuestionador de las formas de organización política y económica advenidas históricamente en la conformación del capitalismo rentístico petrolero venezolano, desde la década de los años veinte, del siglo XX. La crítica al orden establecido tiene una carga superadora y liberadora al plantearse la necesidad de construir una nueva sociedad denominada Democracia Socialista, Socialismo Bolivariano o Socialismo del Siglo XXI.

El propósito de transformar la sociedad venezolana se asume desde la lucha democrática y pacífica, ello condiciona, en buena parte, la caracterización del proyecto socialista vinculado a una etapa inicial de transición. No hay pues “un asalto al cielo”. No se define un tiempo de la transición socialista ya que ésta se deja depender de la correlación de fuerzas internas y externas, del desenvolvimiento y desarrollo de las fuerzas productivas y del grado de conciencia política y moral de las grandes mayorías frente al desafío del cambio social. El Socialismo venezolano es democrático y asume su hegemonía en una estrategia de consenso societario, esto es, coloca a los trabajadores y trabajadoras como el sujeto principal del proceso social pero asumiendo el carácter diverso y plural de nuestra sociedad. “El socialismo es la verdadera manera de retomar el profundo significado de la democracia,…”



El contenido de la democracia participativa y protagónica es central en el tratamiento del tema del Estado y del poder político en la sociedad. Esta postula una democracia radical para una vida social diferente, justa y solidaria, capaz de abolir cualquier tipo de exclusión social, económica, política y cultural y el respeto a la pluralidad y diversidad étnico-cultural.

Radicalizar la democracia supone en última instancia arriesgarse a inventar una democracia para ser vivida de acuerdo con los intereses de las mayorías excluidas, postergadas, apartadas por el entramado de intereses de las élites y la burocracia. Así será posible edificar la democracia como construcción colectiva y cotidiana, capaz de generar una ciudadanía activa que desde una perspectiva política, educativa y ética, lucha por sus derechos y se hace protagonista al momento de definir las políticas públicas y el porvenir inmediato.

LA TRANSICION POLITICA.

En la transición al socialismo toma cuerpo la idea estratégica de darle mayor poder político y económico al movimiento popular organizado. Con nuevos arreglos jurídicos y sociales se ha ensayado con los “consejos comunales”, transfiriéndoseles competencias y recursos presupuestarios para su labor. Así mismo, se avanza hacia formas superiores de organización popular y territorial con “las comunas”. Contrario a lo que varios compañeros creen, no será posible sustituir el “Estado Burgués” en el corto ni mediano plazo, en la actual etapa de la revolución bolivariana lo correcto es seguir asegurándose de que el Estado en nuestras manos sea promotor y defensor de los derechos de los excluidos, atienda prioritariamente las necesidades básicas de la población en correspondencia con una ampliación de la base material de la sociedad venezolana y, garantizando que el fruto del trabajo social sea justa y socialmente distribuido y no apropiado de forma individual o por estructuras monopólicas.

Durante el gobierno Bolivariano que lidera el Presidente Hugo Chávez se ha dado prioridad a la inclusión social con respuestas rápidas y masivas. Un gasto social público en promedio de 45%, en los últimos siete años, permitió el nacimiento de varias misiones y con ello el avance en indicadores sociales de la educación, salud, nutrición y en acceso a derechos humanos fundamentales. “La erradicación del analfabetismo, los avances hacia la universalización del derecho a la educación, el tener mayor tasa de crecimiento de la matrícula de educación superior en América Latina, el incremento en los porcentajes de la población con acceso al agua potable y la recolección de las aguas servidas,….a la atención médica y a los medicamentos, la reducción de la desnutrición y la mortalidad infantil, son entre otros indicadores que nos han permitido alcanzar algunas metas del milenio antes del plazo establecido (2015)”.

Para el PSUV una de las tareas de la revolución bolivariana para la transición al socialismo es “Transformar la política en un oficio noble para la vivencia vital, plena, digna y gratificante y la democracia en un espacio para la participación y el protagonismo popular.”

El DESARROLLO.

El esfuerzo transformador de la sociedad capitalista venezolana se hace en un contexto de crisis agravada del sistema capitalista mundial, llamada por algunos como crisis “sistémica” al valorar en ella una amenaza a la existencia de la civilización por los cambios que afectan a la naturaleza de manera irreversible (reducción de la capa de ozono, el efecto invernadero, el cambio climático, el recalentamiento global, la deforestación e incendios, con consecuencias trágicas como los recientes tsunamis y terremotos ) originados en la irracionalidad del capitalismo. De igual forma, asistimos al resquebrajamiento de las políticas neoliberales aplicadas por décadas en América Latina en esencia por el giro popular, progresista y de izquierda que dio el continente. La derrota de la propuesta Norteamericana del ALCA, en 2005, Mar del Plata, Argentina, fue sintomática del cambio que se producía. Es así como se hace posible postular, frente a la globalización masificadora de la pobreza en los países en vías de desarrollo y concentradora de la riqueza en los industrializados, la unión e integración en nuestro continente. El desarrollo se confronta con todo intento de dominación política o económica.

La propuesta de una sociedad socialista por la que se alcance el desarrollo, entendido como el máximo de bienestar material y espiritual de la mayoría de sus habitantes, cuestiona radicalmente la visión que interpreta el desarrollo como crecimiento económico, afanándose para saldar la deuda social excluyente y se atreve a asumir que debemos trabajar para que América Latina pueda conformarse como el nuevo bloque político y económico del mundo globalizado, a los fines de encontrar en la integración un ensanchamiento de los mercados nacionales, acuerdos de nuevo tipo sustentados en los principios de la cooperación, la solidaridad y la complementación productiva, la lucha contra las asimetría originadas en el desigual desarrollo y por tanto combate a las causas de la pobreza.



Unión e integración que nos permita edificar una nueva arquitectura financiera regional, propia de los latinoamericanos y que sea la plataforma que permita utilizar nuestros flujos financieros, nuestra riqueza, en el financiamiento sin condicionamientos del desarrollo de nuestros pueblos.


El bienestar de las grandes mayorías venezolanas es el Salto cualitativo trascendente que sólo es posible en el ejercicio pleno del manejo soberano de nuestras riquezas naturales, de la libre autodeterminación y protagonismo de nuestro pueblo, sin exclusiones de ningún tipo, con un Estado que valiéndose de la planificación intervenga racionalmente en los procesos económicos y sociales.

LA UTOPIA NO EGOÍSTA

En definitiva, los socialistas venezolanos postulamos el ideal de una sociedad que, como esfuerzo colectivo, se construya económicamente justa, por erradicar la dependencia a los centros hegemónicos, la explotación y el temor al desempleo; políticamente democrática, por abolir toda forma de exclusión, garantizando que todos participemos desde formas asociativas autónomas del Estado; socialmente igualitaria, por garantizar a plenitud la igualdad de oportunidades para acceder a los derechos humanos esenciales; culturalmente plural, por respetar la diversidad y tolerar las ideas y creencias religiosas distintas; y ecológicamente sostenible por garantizar que los bienes de la naturaleza sirvan a las presentes y futuras generaciones. Esta sociedad es la socialista, sinónimo de la máxima felicidad de la especie humana, es la utopia no egoísta de la historia humana!!!.



Nota: Intervención en el CENDES. Martes 28-06-11

Todos los entrecomillados pertenecen al Libro Rojo del PSUV

rodrigo1cabeza@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1962 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: