Amor al poder

¿Donde está el poder liberador convertido en el peor enemigo de quienes están al frente de los gobiernos presidentes o lideres que creen tener la sabiduría suficiente, la verdad absoluta, pero que se eternizan en el poder incapaces de admitir que cometen errores con mucha frecuencia por su condición humana?.

Lideres que aman el poder, se aferran a el sin aceptar las criticas, soberbios, se creen por encima de todo y de todos deformando la realidad de las mujeres y hombres que se cansan de ser tratados como súbditos, y con el tiempo caricaturizan a estos lideres en su imagen presidencial solo preocupados por no abandonar el cargo y pretenden crear dinastías para continuar gobernando por siempre con la sabiduría familiar.

Lo que ocurre en algunos países del Norte de África y en el Medio Oriente, presidentes por 20-30-40 años; eso de ninguna manera es democracia peor socialismo en donde el verdadero liderazgo debe recaer en el pueblo como es el caso de Libia, es obvio el deseo de occidente por destruir al gobierno de Gaddafi, y reconstruir otro orden con Egipto y otras naciones para sostener a Arabia Saudita e Israel como potencias en ese sector del mundo, lo vienen intentando desde los años 80 sin conseguirlo, pero, 42 años gobernando es un tiempo mas que suficiente para establecer un gobierno popular que sea capaz de destruir la representatividad camuflada en liderazgos que no quieren compartir la responsabilidad del socialismo.

El carisma que tienen ciertos lideres, ese atractivo acentuado porque son capaces de trasmitir con facilidad lo que el pueblo quiere escuchar fijándose metas urgentes para combatir la inequidad, la desigualdad, la pobreza, la corrupción, les facilita conducir a las masas hacia metas infinitas con ofrecimientos demagógicos, poco prácticos, porque, no solucionan los problemas estructurales de la administración publica así como los culturales de la población, hábitos que sostienen la corrupción, la inseguridad, el burocratismo y la especulación en el sistema.

Esa cultura política divide a la gente convertida en súbditos entre leales y traidores, quienes confundidos arremeten unos contra otros por los intereses personales avivado por el sectarismo político que aplastan las necesidades colectivas y la integración frenando los procesos de cambio, convirtiendo a estos en mera expectativa.

Estos presidentes ¿aprenden de sus debilidades, de las criticas por mas injustas que estas sean? Es muy difícil saberlo, pero, el resultado final que solo lo da el tiempo nos dice que el mundo esta lleno de lideres en la edad del burro, adolescentes en plena pubertad política a los que los caprichos dominan haciendo mucho daño al país y a los procesos de cambio.

Las revolucione no pueden ser procesos de media tinta en permanente conflicto ideológico, de sangre o religioso, por no unificar a la sociedad o por negarse a entregar el poder, no se puede con un pueblo dividido y alzado en armas seguir decidiendo quienes viven y quienes no, enloquecido por continuar en el poder, abrazando la pobreza para solucionarla en tiempo infinito, es lo que se percibe, se ve, se escucha, en naciones como Libia, Yemen, Marruecos, Bahréin, Argelia, en donde esta metido los intereses del G7, pero que también esos pueblos están hastiados de tanta estupidez y corrupción administrativa.

¿Que proceso liberador puede existir eternizándose en el poder? Solo se afecta al socialismo en su esencia por los excesos cometidos desde el gobierno utilizando solo la participación política del pueblo para que los lideres sean reelegidos una y otra vez, participación política así llevada no es mas que una manipulación revolucionaria, en estos tiempos el nuevo socialismo debe caracterizarse por la igualdad material y económica lograda en base a la multiplicación de fuentes de trabajo logrando que la industria se diversifique y, consiguiendo la soberanía alimentaria, las dos en perfecto equilibrio para que la ciudad y el campo, sus gentes, practiquen la participación política del socialismo.

La igualdad económica se impone partiendo desde los salarios que en algunos casos continúan siendo sueldos de un sistema capitalista, si los gobiernos no pueden lograr esa equidad revolucionaria y satisfacer las necesidades del pueblo en socialismo, entonces, las protestas se extenderán porque la desesperación y la ira son potentes armas que utilizan los pueblos por su frustración.

Es verdad que estos lideres cuando son elegidos por primera vez tienen buenas intenciones, pero, después le cogen el gusto a mandar y las personas que los aconsejan se vuelven incapaces de recordarles que lo que importa es el cambio del sistema no ellos, que los presidentes son transitorios, que hay que dejar iniciado la transición al socialismo con lideres del pueblo capaces de reemplazarlos en cualquier momento y circunstancia, pero no, estos lideres se blindan, se rodean de guardaespaldas, asesores y secretarias por docenas, esbirros que solo aplauden y callan lo que conversan con sus familias cuando vuelven a ser pueblo apartados de la influencia de las Cortes y de los otros poderes que dejan al pueblo al ultimo.

Ese es un signo de debilidad e inseguridad cada vez que reemplazan sin justificación a funcionarios que realizan su gestión a cabalidad, motivo mas que suficiente para que el pueblo los respalde, popularidad que incomoda a los lideres cuyo proyecto es seguir y seguir gobernando, porque, esta convencido que es el único capaz de dirigir los destinos de la nación menospreciando la capacidad de la gente.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2217 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: