Escalofriante realidad del narcotráfico

Prácticamente todas las naciones de la tierra son países en transito para las drogas, eso dice el mapeo del narcotráfico mundial relacionado estrechamente con el negocio de las armas, armas que no solo son para los grupos guerrilleros, hoy mismo, la CIA (agencia de importación de cocaína) colabora suministrando armamento a lo rebeldes libios como lo hizo con la contra nicaragüense o con los mercenarios en EL Salvador contra el FMLN o, cuando suministro armas a los afganos para derribar aviones y helicópteros rusos o con la UCK kosovar en la ex Yugoslavia, en todos estos casos la CIA trafico con heroína desde Pakistán en donde montaron cientos de laboratorios para transformar la amapola, y con cocaína desde Colombia, dinero que le sirve a su propósitos de guerra sucia en el mundo.

Rutas abiertas para el narcotráfico por las propias agencias de control estadounidense que siguen siendo utilizadas actualmente por narcotraficantes de casi todos los países para satisfacer la demanda de los adictos norteamericanos y europeos que generan unos 800000 millones de dólares por año, cifra dada a conocer en el 2009 por el FMI, que inclusive algunas veces puede llegar al billón de dólares, cantidad nada despreciable para las agencias de inteligencia de EEUU y Europa que en su porcentaje les sirve para promover revueltas en el Medio Oriente y en el Norte de África o en otros lugares dependiendo de sus intereses, casos hay muchos como las armas compradas por los carteles mexicanos en ciudades de Texas, Arizona, Nevada, que pasan la frontera sin ningún problema a México para sostener de manera infinita la guerra de los carteles y a los militares en las calles.

Todo esto es una macabra realidad orquestada desde Washington, cuando propusieron que las fuerzas armadas entren en la lucha contra el narcotráfico ensayando con el plan Colombia en Sudamérica y con el pan Mérida en México se abarco toda América Latina en convenios firmados individualmente con cada país lo que les permitió continuar con su influencia político-militar en la región ante el avance bolivariano y el fracaso del ALCA, lo cierto es que el narcotráfico sigue igual o peor, es la realidad de México, Colombia, Afganistán, Pakistán, y otras naciones en donde la impunidad, complicidad de la justicia, penetración de las fuerzas policiales y militares entrenadas por fuerzas norteamericanas y por el dinero del narcotráfico incrementan la violación a los derechos humanos que indiscutiblemente aumentan la violencia y la delincuencia local como ocurre en esos paises o en donde sea que el Departamento de Estado y Justicia de EEUU, instalen sus laboratorios, asunto de primer interés para las sociedades ante la realidad del proyecto estadounidense que busca desestabilizar grandes regiones del planeta usando las drogas como arma  sicológica de guerra.

Que los ejércitos se involucren en la lucha contra el narcotráfico sostiene o aumenta los gastos de defensa porque las policías poco influyen en los presupuestos militares de los países como si lo hacen las fuerzas armadas. Según datos publicados por los medios de comunicación en base a estudios realizados por la misma ONU y otras ONG desde hace años reflejan un desmesurado incremento de la violencia en todas las regiones del mundo a la par del aumento de los gastos de defensa y consumo de drogas; la inseguridad como la pobreza y los cambios climáticos, son las mayores amenazas que enfrenta la humanidad en estos tiempos, pero, la violencia producida por el narcotráfico en diferente regiones del planeta persigue la desestabilización de grandes áreas con incidencia para la seguridad nacional estadounidense por sus intereses políticos y económicos, zonas que según Washington, deben ser desestabilizadas por contar con países hostiles a Norteamérica.

Sin embargo, hay otras realidades que no se pueden ocultar y que posibilitan que los gobiernos locales hayan aceptado involucrar a los militares para que combatan el narcotráfico:

  1. La corrupción de los gobiernos, banca, policía, controlada por el poder político tradicional, misma enfermedad que incide para que aumente el consumo de drogas local.
  2. Bajo perfil de los debates políticos con respecto al narcotráfico por el menú exclusivo dictado desde Washington que minimiza la realidad de los países de transito de drogas en su combate al narcotráfico.
  3. Los medios de comunicación olvidan rápido las capturas de drogas para preferenciar las calificaciones anuales que realiza EEUU a cada país.
  4. En los debates cuando hay temas polémicos o críticas a la gestión, se los pasa por alto para no involucrar a los gobiernos.
  5. La poca conciencia de los gobiernos con el tema de la inseguridad no relacionada con el trafico de drogas que muchos lo califican como percepción, ocultan esa realidad que no influye en el rating de los medios ni en la imagen de los políticos por eso se la oculta.
  6. El fracaso de la lucha contra el narcotráfico propuesto desde los EEUU, sostienen a la cocaína y heroína especialmente como materia prima de recursos económicos en tiempo de crisis.
  7. EEUU solicita a otros países realicen lo que allí esta prohibido, la utilización de fuerzas militares para combatir el narcotráfico porque no están preparadas en entrenamiento para lidiar con civiles ni en investigaciones delictivas ni de narcotráfico.
  8. El llamado a los militares para combatir el narcotráfico es solo un impacto visual inmediato por verlos en la vía publica pero que no asegura que los capos sean capturados y juzgados menos la solución del narcotráfico ni de la inseguridad.

En la iniciativa latinoamericana sobres “drogas y democracia” en donde participaron ex presidentes como Cardozo, Zedillo y Gaviria, Cardozo dijo a la revista Vanguardia que, “la lucha contra las drogas es una lucha perdida y el 2011 será el momento para abandonar el enfoque punitivo y emprender una nueva serie de políticas basadas en la salud publica, en derechos humanos y el sentido común”.

Los ex presidentes en una declaración conjunta manifestaron:” el comercio de drogas continuara mientras exista demanda y en lugar de aplicar políticas inútiles que no reducen la realidad del comercio de drogas y su poder, se debe orientar esfuerzos para afrontar los daños que estas causan a las personas y a sus pueblos”.

Es una pena ver como la lucha contra el narcotráfico supuestamente liderada por EEUU, en complicidad con gobiernos títeres obligados a utiliza fuerzas militares atacan al eslabón primario de la cadena del narcotráfico que es el campesino, convertido en enemigo acérrimo de los norteamericanos desde las guerras de Camboya y Vietnam, elemento clave el campesino según ellos para combatir al comunismo, al socialismo, a la guerrilla que hoy la llaman terrorismo.

La lucha contra el narcotráfico así  como esta siendo llevada es un disparate porque Washington, no toca el dinero que genera el narcotráfico, buscan reproducir ensayos en cada país que demuestran ser ineficaces mientras continúe la demanda y las agencias de inteligencia estadounidense y europeas utilicen el dinero del trafico de drogas para las operaciones encubiertas de guerra sucia alrededor del mundo. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3482 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: