¡Hacer!

Proviene del latín facĕre, producir algo, darle el primer ser. Cómo segunda acepción; Fabricar, formar algo dándole la forma, norma y trazo que debe tener. Luego, “Ejecutar, poner por obra una acción o trabajo”. Posteriormente, “Dar el ser intelectual, formar algo con la imaginación o concebirlo en ella”. Más sin embargo son múltiples las acepciones presentadas por el DRAE, en su edición digital.

Hacer, palabra que designa la acción que se expresa en el logro de algo concreto. Se hace entonces referencia a las acciones conducentes a la producción de elementos abstractos o tangibles de la realidad que permiten o introducen cambios en ésta misma. Es una cualidad concreta del ser humano que le permite dar los diferentes pasos que conducen a establecer una dinámica de transformación con acciones innatas o reflexivas, inherentes al ser pensante, conocido técnicamente como Homo sapiens. Es decir, son acciones que pudieran ser un reflejo natural por introducir cambios en la realidad o entorno que nos contiene. Mas sin embargo el ser humano tiene la capacidad de recurrir a la reflexión de sus acciones a través de un estado medio o profundo, que lo pudiera conducir subsiguientemente a estadios de producción de ideas y conocimientos que le permitan alcanzar justamente el nivel de consciencia de la realidad para proceder posteriormente a plasmarla o proceder a la transformación de la misma. Esto obedece en muchos casos, a la producción intelectual del ser humano con amplios niveles de interacción con la realidad de nuestras sociedades en búsqueda permanente de una aproximación a esa inasible y complicada realidad. El camarada Lenin en su producción intelectual se planteó ¿Qué Hacer?, que en su momento significó, la búsqueda de las alternativas mas adecuadas para el desarrollo de su accionar político, lo que involucraba dar respuesta a una serie de subsiguientes preguntas para establecer una dinámica sistémica de atención al tema político. Evidentemente, se hace imprescindible recurrir a estos y otros hechos históricos más ampliamente, para referenciar la puesta en acción de cualquier actividad, máxime cuando se trata del tema político del desarrollo de nuestra Patria Bolivariana, implica asumir los compromisos de orden moral y orientado permanentemente por la ética. Este accionar debe involucrar a cada individuo, institución, comunidad, comuna y todo nuestro pueblo en su conjunto, para que se transite por el camino correcto que conduzca al destino de una Venezuela soberana, genuina y mas allá el compromiso internacionalista y bolivariano de amplia base y vínculos históricos con nuestra región latinoamericana y caribeña por ahora, como lo señaló el comandante de la dignidad. Entendiendo que el compromiso “global” de todos nosotros es con la nave o planeta completo, es decir con la humanidad entera.


Ingeniero Agrónomo, Profesor Universitario Delta del Orinoco
aquilesjap@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 986 veces.



Aquiles J. Amares P.

Dr.. Docente universitario

 aquilesjap@gmail.com

Visite el perfil de Aquiles J. Amares P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aquiles J. Amares P.

Aquiles J. Amares P.

Más artículos de este autor