Nobel a la politiquería

Los Nobel arruinan pero no se arruinan más que a sí mismos.

Los análisis de los Nobel a Obama, y a Mario Vargas Llosa, muestra que el provecho capitalista tiene las características de un sistema de cebo por Nobel, exactamente, una especie de galardón con valores en premios, la inversión peruana ronda los 6000 millones de dólares conservando la misma pobreza y desigualdad.

Son el resultado de una inversión privada con inteligencia empresarial para sostener la pobreza, extraordinaria ganga para la politiquería de Mario Vargas Llosa. Estos Nobel para Obama y Llosa, vendría a querer decir: “organicemos una lotería con muchos pequeños premios y algunos premios mayores para atraer al mundo”, luego muchos se darán cuenta que los Nobel entregados a estos tipos son inmorales y que son producto de la proyección de la lotería más que al merito de la paz y la literatura política de sus ganadores, sin ver que suprimir los premios mayores es suprimir todo el sistema.

Vargas Llosa leía “el reino de este mundo” del cubano Alejo Carpentier, cuando le comunicaron que gano el Nobel a la politiquería, SWEDISH ACADEMY, le informo que después de 20 años el galardón era para América Latina.

Es indiscutible los meritos estrictamente literarios de Llosa, le permitieron acceder a premios como: El biblioteca breve 1963, Rómulo Gallegos 1967, Príncipe de Asturias de las letras 1986, Planeta 1993 y Cervantes 1994, pero, este Nobel es por su política, estrategia de saltar por aquí y por allá.

En 1960 apoyo y rechazo a la revolución cubana, abrazo el conservadurismo en los 80, ideología que sostiene para acceder a la presidencia del Perú, en 1990, casi lo logra hasta que apareció el medio chino Alberto Fujimori, quien le arrebato la presidencia.

Los pueblos son sabios cuando dicen zapatero a tus zapatos, desde ese momento Llosa, se retiro hacer lo que mejor sabe, la politiquería, fiel a su estrategia, arrimado al poder de turno, hace una que otra oposición para mantener la popularidad. En los últimos meses paso a dirigir el Museo de la Memoria, sobre la guerra interna 1980-2000, hasta el pasado mes que renuncio por un decreto que beneficiaba a los violadores de los derechos humanos.

Critica a la derecha y a la izquierda, crítica a la dictadura cubana, sus libros no se publican en la isla desde 1970, critico a Pinochet, “defiendo la democracia” dice, democracia que prostituyo con su literatura al lavarse las manos cuando salto al liberalismo sin compromiso social, participa si, en las reformas liberales proyectadas desde arriba.

En los últimos años se dedico a criticar la revolución bolivariana y por supuesto a Cuba, esa su postura predilecta, la critica a los avances sociales, lo más fácil de hacer en la política de un burgués disfrazado de cínico liberal.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3309 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: