Las nuevas tareas de la Asamblea venezolana

Se requiere derrotar a la burguesía y al capitalismo en un alto porcentaje desde el 26 de septiembre, lograr transformaciones sociales profundas para una transición a una democracia directa cambiando la cultura fiscalizando no solo legislando.

La vieja cultura político-social no puede superarse solo con decretos, leyes y pacíficamente, no en la actualidad, necesitamos cambiar la esencia revolucionaria con la nueva mayoría legislativa desde las bases.

La experiencia de la ex URSS, Cuba, China y Rusia, actualmente, permite afirmar que las vías para crear una nueva sociedad no son necesariamente las del manifiesto comunista porque las condiciones político-económicas no son las mismas ni en la región ni en el mundo.

La transferencia a propiedad del Estado, de las industrias, de la banca, transporte, comunicaciones, comercios, establecimientos educativos, como resultado de la nacionalización  para crear el sector estatal de la economía se producirá siempre y cuando vaya de la mano de una industrialización.

La industrialización eleva la productividad del trabajo, fortalece la defensa del país y asegura una base para el desarrollo científico-técnico. Señores y señoras asambleístas no hay otro medio, para superar el subdesarrollo y dejar de ser solo proveedores de petróleo y reinas de belleza, necesitamos obtener una autentica soberanía.  La industrialización no solo crea fuentes de trabajo, es el asenso perenne de la calidad de vida del pueblo.

Según las bases que ustedes deben recuperar, proyectaran la fuerza social del sector estatal y solo cuando las fuerzas sociales asuman la dirección del gobierno y la nacionalización beneficie a la masa y a todo el país, puede el sector estatal servir de base para el desarrollo de la economía y contribuir enormemente con la soberanía, eso hay que discernir desde la Asamblea Nacional.

La soberanía puede producirse solo con una independencia económica, y esta solo se lograra con una industria muy desarrollada, la independencia económica va de la mano con la soberanía alimentaria mediante transformaciones agrarias profundas, transformaciones industriales que cambien la cultura de la nación para lograr la transición al socialismo o al comunismo.

En el manifiesto del partido comunista Marx y Engels, dicen, “en la misma medida en la que sea abolida la explotación de un individuo por otro será abolida la explotación de una nación por otra”. Esto llevo a suponer que, “el socialismo es la primera fase del comunismo, porque, la construcción del socialismo se lleva a cabo sobre la base de los progresos de la producción, la ciencia y la cultura capitalistas, por mujeres y hombres educados en el sistema capitalista”. No estoy convencido totalmente de esta circunstancia para un mejoramiento social, es posible que 200 años atras así fuera, pero, ni así, porque, las revoluciones cambian radicalmente todo lo que no sirve para el nuevo sistema  que se busca implementar.

Las particularidades de Venezuela, respecto al desarrollo económico producido por el petróleo tiene realidades especificas con la historia y con el futuro, es el rasgo nacional que no podemos cambiar con la revolución, pues, es lo que mas brota del suelo, es nuestra originalidad, como la tuvo Cuba, con la dictadura del proletariado, condición decisiva por su revolución armada y por el triunfo conquistado tras remover las condiciones burguesas fue sometida a un bloqueo económico hasta el día de hoy, sin embargo, sobreviven sus particularidades que requieren una reingeniería revolucionaria urgente, es lo que hay que aprender señores y señoras legisladores para que, vía revolucionaria mejorar nuestro proceso.

Nosotros no tenemos esas peculiaridades de la revolución cubana, no tenemos ayuda mutua en la producción ni distribución social según el trabajo, tampoco hemos superado el capitalismo interno por la nacionalización y, el capitalismo de Estado permite que las empresas mixtas funcionen con capitales privados, de esa manera los empleados y obreros no ejercen influencia para una transición al socialismo así tengamos el 51% de las acciones o mas, requerimos urgente la soberanía económica.

La socialización del trabajo por medio de las cooperativas no se dio, por lo tanto, la agricultura y su producción alimentaria no produce cooperación igual que la industria, la que tenemos es intrascendente para nuestra economía. Es otra tarea prioritaria para ustedes asambleístas.

El proceso de formación del nuevo hombre y mujer supone obligatoriamente su perfeccionamiento físico y mental es, ante todo, una persona sana, convencida y culta. La salud y la educación constituyen una premisa indispensable para el ser humano para lograr múltiples manifestaciones en la sociedad.

Nosotros masificamos la salud y la educación, base para una nueva sociedad desarrollada que permite el ejercicio de las actitudes y talento como pilar para la libertad de la sociedad, Schmid, decía, “la libertad esta por encima de todas las estructuras sociales y es obligatoria para los que se permitan tomarla”, este capitalista promulgaba las clases sociales, en cambio Lenin, dijo, “es imposible vivir en la sociedad y no depender de ella”.

“Si hay libertad para la persona hay libertad para la sociedad” manifestó Lenin.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1812 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas