Hacia la Victoria Popular

Tiempos de Cambios


“La moderación es otra de las palabras que
les gusta usar a los agentes de la colonia.
Son moderados todos los que tienen miedo
o todos los que piensan traicionar de alguna
forma. El pueblo no es de ninguna manera
moderado”


Ernesto Ché Guevara

Mensaje a las Juventudes, 28 de julio de 1960



El próximo 31 de octubre, se verán confirmados todos los temores de la exigua oposición venezolana. Ese rojo tan temido por ellos cubrirá nuevamente a la nación y no habrá plan desestabilizador que pueda detener el arrase de la victoria popular.

Sin embargo, por encima de esa victoria que enterrará cualquier pretensión golpista y arrebolarán las celebraciones en nuestras calles, el 31 de octubre no es más que un paso más en la larga jornada que nos espera para concretar la liberación.

La oposición ha desaparecido, y si queda algún resto, ésta se debatirá en la rebatiña de los pequeños feudos que por lógica social quedarán bajo su control; aún cuando ese “control” tendría que rendirle cuentas a la comunidad y al estado contralor.

Esto confirma mi tesis sobre la muy remota posibilidad de ver reeditado un nuevo golpe de estado; por lo menos en lo que se refiere a un golpe de características militares o elementos infiltrados en nuestra Fuerza Armada Nacional que pudieran emular los eventos de abril / 2002. El Comandante Hugo Chávez ha logrado cohesionar el estamento militar por encima de la formación en tiempos de la IV República, al rescatar el nacionalismo y los orígenes de la oficialidad; amén del carácter popular de sus cuadros medios y las tropas.

Por otro lado, el pueblo ha alcanzado un grado de madurez revolucionaria nunca visto en el país. Las comunidades, los campesinos, los obreros, los indígenas, las bases populares, las organizaciones que se van articulando por todo el país, tienen bien claro cual es su rol en esta revolución bolivariana. Artífice y protagonista principal de tres momentos estelares (Golpe de abril – 2002, Golpe Petrolero – 2002/2003 y el pasado referendo del 15 de agosto) en la historia política contemporánea, el pueblo venezolano reclama hoy su espacio legítimo y acude a una nueva batalla: Rescatar la Revolución de quienes no la asumen como una posibilidad cierta de liberación.

Si bien es cierto que las posibilidades de un golpe cruento se han alejado, ahora se cierne sobre la victoria popular la más maligna de las conspiraciones: La Compra de Conciencias, la Burocracia (estigma crónico del estado) y la Corrupción avalada por sectores golpistas.

Las misiones han sido un punto de encuentro del pueblo que los ha capacitado ideológicamente y han servido como proceso de formación social, ideal para la transformación cultural de nuestra patria. Las misiones se han convertido en el enemigo a vencer por parte del fascismo, quien no ceja de mover sus tentáculos para vulnerarlas y es, hoy por hoy, el frente de batalla escogido para frenar el proceso revolucionario.

El pueblo, ese excelente contralor social que sirve de termómetro y protector de las órdenes dictadas por el Comandante Chávez, ha venido detectando irregularidades que no pueden ser ignoradas. El pueblo, quien debería ser el más beneficiado de las misiones, sabe que nuestro enemigo ya no se encuentra en Altamira o en las guarimbas que ejecutaron unos cuantos disociados bajo las órdenes de cuatro pendejos. Nuestro enemigo ahora se viste de dirigente político, de director de alguna institución o de las directrices “revolucionarias” de un político que miente, que manipula, que informa lo que le conviene, que se viste de sonrisa para llenarse los bolsillos con los fondos de las misiones… Y eso lo sabe el pueblo, el que se jodió para que los fascistas no asesinaran al Comandante Chávez, el eterno y leal pueblo que no se escondió en abril, el que resguardó y operó en las refinerías, el que tuvo bolas y no cambió por un puesto la esperanza que le regaló Hugo Chávez.

El 31 de octubre obtendremos otra victoria popular y de inmediato abrimos otro frente de lucha. El Comandante mueve sus tropas; ahora para rescatar de los vagabundos a la revolución bolivariana. Vienen tiempos de decantación, tiempos de depuración, de limpieza y de profundización revolucionaria.


mario@aporrea.org
msilvaga@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3349 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas