¡Dios!






¿Cómo creía la dirigencia de oposición que serían las elecciones regionales? ¿Cómo creían que iba a ser el tarjetón? ¿Con un “sí” y un “no”? Esa barajita era imposible. ¿Cómo hacer un tarjetón chiquito y fácil con la catajarra de candidatos que hay en cada municipio y estado del país? ¿No se acuerdan de las anteriores elecciones regionales? Era un tarjetón, así, terminado en “ón” porque era grandote. Lo de tarjetón no es, pues, un caprichito. Ni es nuevo.

A ver si entienden: el 31 de octubre se celebrarán las elecciones a alcaldes, concejos municipales, gobernadores y diputados a las asambleas legislativas. Sí, hay que pulsar varios candidatos. Sí, es más complejo que el referéndum presidencial. Sí, es posible que pulsar varias caritas se tarde un pelo más que pulsar un “sí” o un “no”. Sí, sería bueno estudiarse antes las opciones. Sí, hasta una chuleta es buena. Sí, deje ya de preguntar tonterías.

De lo complejo de las elecciones pasan a hablar de una “probable” abstención, porque el Consejo Nacional Electoral (CNE) no tiene credibilidad. Si yo fuera opositora la “reflexión” sería muy sencilla: estos tipos me dicen que hubo fraude, pero no lo demuestran y al mismo tiempo me convocan a elecciones. Mario Moreno resucitó en la Quinta La Unidad. Me late que la incredulidad de los ciudadanos opositores no es con la institución electoral. Con esos dirigentes yo no diría incrédula, estaría desesperada de ver salir tanta torpeza junta, por la boca de quienes dicen representar mis ideas.

Pero el síndrome del “yo no fui” que se institucionalizo a raíz del golpe de estado de abril de 2002, vuelve pero ahora con las elecciones regionales. Fíjense en esta perla de un señor llamado Esculpi: “El oficialismo trabaja para estimular el abstencionismo y así obtener ventaja en algunas regiones del país”. Y esta otra de uno llamado Puchi: “Los resultados del simulacro electoral del pasado domingo incitan a la abstención”. Y José Luis Faria: “es mejor no ir a elecciones porque va a haber abstención”. (Ultimas Noticias 12/10/04)

“Vamos hacia un matadero”, dijo también el compinche de Alvarenga por televisión. Van hacia un matadero, sí, como vacas y toros, rumiando su torpeza (y que me perdonen los animalitos). La verdad es que no quieren elecciones porque saben que están derrotados. Saben que la militancia “roja” sí va a ir a votar. “Sospechan” que los cuatro millones de opositores no son suficientes para ganar.

Pero el “yo no fui” es una tentación muy grande. “La culpa es del CNE, la culpa es de la abstención, la culpa es de Chávez, la culpa es del simulacro, la culpa es del oficialismo, la culpa es del tarjetón que es muy grande, la culpa es de la apatía de la gente, la culpa...” ¡Dios! Lo mejor será que desistan, pero no de ir las elecciones porque sería “uuuuna torpeza más”, sino de seguir en la carrera política.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2804 veces.



Mercedes Chacín*


Visite el perfil de Mercedes Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mercedes Chacín

Mercedes Chacín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a10089.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO