Quinto Malo

¿Entrarán por las fronteras?

"Sé que hay gente
que está arriesgando más que yo,
para lograr una patria más digna"
Alí Primera

Hasta ahora se trata de una amenaza, para la que se emplazan ejércitos lacayos de Colombia y Brasil. Yo no creo que esa soldadesca vaya a posar sus plantas en territorio venezolano. Las instrucciones que han recibido es no hacerlo, a menos que reciban una orden expresa.

Están allí, fundamentalmente, para reforzar una guerra para la que ellos no han sido militarmente entrenados. La guerra que los mismos gringos han bautizado como de IV Generación (ya como que van hasta por un VI y repetitivo modelo de ataques), silenciosa, mediática. Guerra de posiciones, pudiera haber dicho, de nuestro lado, Antonio Gramsci, en sus reflexiones desde la cárcel y en pleno despliegue del fascismo en Europa.

La CIA y el Pentágono han estudiado suficientemente su fracaso, en el caso de invadir a Venezuela. Saben que "este pedazo de tierra no alcanzará para enterrar a sus muertos", como dijera Alí Primera en su canción "La Guerra del Petróleo". Pero sus estrategias de guerra hoy las despliegan con un porcentaje abrumadoramente colocado sobre la presión sicológica hacia el pueblo, en la seguridad de que éste terminará invadido, doblegado, rendido.

Toda guerra, en todos los tiempos, ha contado con la artillería del miedo en una primera línea de fuego. Aterrar al enemigo, mostrarle superioridad –verdadera o falsa- reafirmar la condición de "ejército del imperio" y, con ello, desmovilizar las fuerzas del objetivo, representa la primera y más contundente victoria del invasor.

Desde la victoria revolucionaria del pueblo venezolano sobre el imperio del capital financiero que pretendía imponer un "paquete de medidas económicas" sobre Venezuela, en el año 1989, las alarmas de los estrategas del Departamento de Estado yanqui se activaron porque en este país petrolero, "flojo" y "conformista" estaban comenzando a surgir reacciones "atípicas".

Confiados en que el trabajo ya estaba hecho y "tu país está feliz", porque aquí "ni se oyen los tiros" de una guerra muy lejana (tal como lo canta en versos de Antonio Miranda el juglar venezolano Xulio Formoso en la obra de teatro del grupo Rajatabla). Confiados en el letargo por secuelas de los vencidos en una guerra irregular que no logró prolongarse más allá de los años 80, el imperio del capital transnacional sintió seguras y en sus manos, las reservas de petróleo más grandes del mundo. No cuentan ni imaginan la fuerza de un pueblo alegre y convencido de estar en el camino cierto en la construcción de su independencia definitiva y de la Patria socialista.

Pueden vociferar lo que les dé la gana y desplegar sus planes fronterizos de terror, a través de la mediática y del "four minuts men" (que hemos comentado muchas veces en reflexiones similares a ésta), intentando multiplicar rumores de manera masiva. En Venezuela, si algo seguiremos disparando los patriotas es alegría, es trabajo, esperanza, amor y convicción de que el camino es éste, Bolivariano y Chavista, en el que nos acompaña –por democrática y soberana voluntad nuestra- el camarada presidente Nicolás Maduro. Maduro, quien –además- es la voz de mando en nuestros puestos de soldados de la alegría, para la Defensa Integral de la Patria.

Puede el subsecretario Francisco Palmieri (ese triste con apellido de alegre salsero Nuestroamericano) seguir ofreciendo "ayuda" a los gobiernos de Colombia y Brasil por la supuesta y magnificada "migración venezolana hacia ambos territorios".

Puede, el no menos triste, Kevin Whitaker, seguir arrastrado por su pesadilla de que "Venezuela necesita una salida democrática (a la medida del país menos democrático del planeta: los EEUU de Norteamérica), institucional y rápida". En seguidilla de aduladores y conspiradores, los narcotraficantes colombianos Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe Vélez ha aplaudido y secundado la "oferta" asegurando "no reconocer" (como si nuestros asuntos fuesen problema de ellos) los comicios previstos para el 22 de abril de este mismo año.

Aquí, son cada vez menos los proliferadores de rumores y cada vez más los Bolivarianos, Chavistas y Aliprimeristas que "a defender con amor, su herencia nos llama"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2303 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a259332.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO