Desde el corazón del imperio

La semana pasada tuvimos la oportunidad de visitar la capital de los Estados Unidos, el propio corazón del imperio, Washington DC. La visita fue de tipo institucional por nuestras responsabilidades al frente de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, organizada en conjunto con la Embajada de Venezuela en esa ciudad. Pero más allá de narrarles los acercamientos académicos con los pensadores críticos de ese país, quisiéramos hacer otro tipo de reflexiones. La primera impresión que recibimos al llegar es la extrema comodidad, tal vez ostentosidad, en la que viven y se desarrollan los estadounidenses de esa región. Las viviendas y vehículos impresionan por su tamaño, calidad y precio. Ese sistema se caracteriza por facilitar el acceso a todo lo material. Washington nos pareció un gran centro comercial de hermosa arquitectura, con grandes ofertas. Por un momento llegamos a creer que el “sueño norteamericano” en realidad existe.

Sin embargo, cuando se va ahondando en el análisis del sistema capitalista estadounidense, uno se encuentra con realidades contundentes. Pareciera que más que formar ciudadanos, en esa sociedad se formaran consumidores convulsivos, cuya única distracción sea ir de compras y cuyo objetivo primordial sea acumular bienes y capital de las más costosas marcas. Y, si bien lo material es accesible, por su abundancia, precios y facilidades de pago, los servicios básicos son extremadamente costosos. El acceso a la salud es impagable si no se cuenta con un buen seguro, que a su vez ya es costoso. La electricidad, la gasolina, la calefacción, el agua son servicios muy caros que tranquilamente pueden arrasar con el salario de un trabajador promedio en ese país. La educación universitaria es prácticamente inaccesible por los costos. Así pues, observamos como el sistema facilita la acumulación de bienes y comodidades materiales, pero dificulta el acceso a la salud, la educación y los servicios básicos.

A todas luces es evidente que el alto nivel de vida en lo material que lleva el estadounidense regular, subsiste sobre la base de la explotación de las materias primas y la mano de obra barata de los países del sur, produciendo daños ambientales irreparables y afectando la soberanía de estos pueblos. Es decir, sin estas materias primas y esa mano de obra barata e injustamente utilizada por las trasnacionales, la mayoría de los estadounidenses no podría mantener las comodidades materiales que hoy disfruta. En otras palabras, su bienestar material es directamente proporcional a la miseria material de nuestros países, dado el deterioro de los términos de intercambio y la explotación capitalista que genera en sus relaciones de dominación con el resto del mundo.

Otra lección aprehendida es la heterogeneidad de ese país. Las élites de nuestros países suelen querer replicar ese sistema de comodidad material en nuestras sociedades. Crean así un arquetipo de sociedad, que vendría a ser el estadounidense, con sus correspondientes valores materialistas y pretenden imponerlo en el sur. Se trata pues de una gran generalización y de una idealización alienante. Estados Unidos es un país donde, si bien hay una mayoría de ciudadanos con las necesidades materiales cubiertas, también existen miseria, discriminación, minorías segregadas y brechas sociales. Hay sectores conservadores y progresistas. Hay ambientalistas y desarrollistas. Por otra parte, bajo el principio de la lucha anti imperialista, siempre pertinente y justa, solemos generalizar y englobar al pueblo de los Estados Unidos como adversario, cuando en realidad nos referimos a sus élites gobernantes, que responden a los intereses del verdadero imperio que es el poder de las transnacionales empresariales. El pueblo de los Estados Unidos sufre en primera generación los efectos nocivos y enajenantes que la élite económica les impone. La dictadura de lo comercial, la tiranía de las transnacionales al imponer valores, modas, metas y objetivos de vida; el cerco mediático absoluto que sufren los ciudadanos de EEUU. Ese pueblo se merece, más que desprecio o rechazo, una mano extendida que les ayude a percatarse de su realidad y a transformar su sociedad desde las bases. Se trata de un país donde el oligopolio de las transnacionales de los medios de comunicación les impone un estilo de vida y les oculta la verdad. No obstante, buena parte de los estadounidenses se oponen al consumismo, a la guerra, al pensamiento único, luchando sin cesar allí mismo en las entrañas del imperio. La visión que debemos tener entonces de los Estados Unidos, debe saber diferenciar entre la minoría gobernante y poderosa y un pueblo que es víctima de ese poder y su versión de la realidad. Se trata de un inmenso país, heterogéneo y de difícil generalización.

Incluso dentro del Congreso Federal de los Estados Unidos se puede matizar entre los representantes del partido demócrata, encontrando así dirigentes con ideas de progreso, que respetan la soberanía de los pueblos y que proponen que Washington cese en su política imperialista y en ese modelo consumista de sociedad. Más allá de ellos, en las bases, en los barrios y las urbanizaciones de ese país están los verdaderos líderes de los movimientos sociales, los verdaderos representantes que ese pueblo, que no tienen acceso a representarlo en sus instituciones por lo exclusivo de un sistema bipartidista fundamentado en la acumulación del capital pata tener acceso al poder político. La colaboración que el Gobierno Bolivariano le brinda a sectores desposeídos a través de la distribución con descuento del aceite de calefacción, es un ejemplo de cómo podemos relacionarnos de manera positiva con el verdadero pueblo de los Estados Unidos. Precisamente por eso hicimos la visita, para fortalecer los lazos académicos y estudiantiles, para acercar a nuestros pueblos, más allá de las diferencias políticas, más allá de la élite gobernante de Washington.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3624 veces.



Jorge Arreaza M

Ex-vicepresidente de la República. Ex-viceministro de Ciencia y Tecnología, y ex-presidente de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (Fundayacucho).

 jorgearreaza@gmail.com      @jaarreaza

Visite el perfil de Jorge Arreaza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: