Por ahora no me importa el socialismo, no me importa el capitalismo, me importa la Patria

Como en cualquier parte del mundo, existen personas que hablan desde sus conocimientos teóricos mientras que otros, la mayoría, hablamos y actuamos desde el corazón y la experiencia práctica de la vida, es decir, en base a los hechos, y no en base a algo que alguien dijo hace 100 años en algún momento y que fue enseguida repetido miles de veces por miles de autores y millones de académicos, ideas remodeladas con poca creatividad innata humana adicional.

Algunos de los escritores en Aporrea que al parecer se creen súper fantásticos porque son académicos e “intelectuales” de “alto rango,” andan diciendo que EEUU no nos va a invadir militarmente, hummm, pero hacen otras sugerencia en caso que seamos invadidos, como para cubrir sus traseros, por ejemplo:

1) suspender temporalmente las venideras elecciones para la Asamblea Nacional
2) confiscar los activos gringos, las compañías gringas, suspender el envío de petróleo
3) Convocar inmediatamente una reunión continental de los movimientos revolucionarios y sociales, de los partidos del continente, para construir la respuesta a la agresión yanqui.

Al parecer, estos escritores nunca conocieron la calle, o los campos del apartheid, o las reservas Indígenas, ni las cárceles, nunca se han caído a golpes con otros, pero de verdad, físicamente, nunca tuvieron que luchar por sus vidas, y ciertamente nunca vivieron la guerra.

Me imagino que la guerra para ellos es los que ven en las noticias o en las películas.

Pa’ que sepan, eso no es guerra, eso es una compilación de imágenes y sonidos y actuaciones de guerras que ocurren durante semanas, meses, y a veces años. Esa propaganda de guerra de CNN y Hollywood y asociados es promovida por el Pentágono, y está hecha con el fin de engañarnos, para que no nos demos cuenta del hecho de que estamos en guerra hasta el momento cuando sea demasiado tarde, es decir, cuando las bombas nos caigan encima. Nuestros cerebros han estado lavados para no ver la verdad de la guerra, yo lo sé, trabajé en la logística de guerra en el medio oriente durante más de 6 años.

O pregúntenle a cualquier Palestino, ¿Cómo es la guerra?

Hay momentos para hablar, y hay momentos para pelear, especialmente cuando uno está al borde de perder la Patria. Nosotros los chavistas de pie vemos y reconocemos las piedras que vuelan en nuestra dirección.

¿Será que esos escritores no ven las piedras?

¿O será que ven bombitas de jabón?

El enemigo nos ha estado lanzando piedras desde el día que Chávez fue electo por primera vez en 1998, y aun más desde que él murió, pero estos escritores detrás de sus pupitres parecen no ver nada: el golpe de estado del 2002, el sabotaje violento del país en el 2002-2003, la instalación de 7 bases militares gringas en Colombia, la reactivación de la cuarta flota gringa con bases en Aruba (o ABC), los recientes acuerdos militares entre EEUU y Trinidad/Tobago y Guyana, estamos rodeados, pero esos escritores no lo ven.

¿Y los centenares de asesinado y heridos por los mercenarios gringos en nuestro país?

¿También son bombitas de jabón?

¿Y la masiva violencia de guerra del 2013 y 2014, con mercenarios y armas de guerra para acostumbrarnos a la guerra a más grande escala, para que no nos demos cuenta que ya estamos en guerra, y ahora la declaración de guerra de Obama contra Venezuela? Al parecer, para estos escritores, estas cosas también son solamente bombas de jabón. Es como si quisieran negar la verdad y creer que las guerras solamente ocurren en otros países del mundo, no aquí, no, no, no.

Sobre las sugerencias mencionadas al comienzo del artículo:

1) Suspender las elecciones no es pelear, no sé lo que es, no tiene nada que ver con lanzar piedras, me parece ser una retaliación por parte de un malcriado que no sabe pelear. Es como si mi amigo, mientras que peleamos contra una banda de delincuentes violentos, les gritara amenazas en vez de darles patadas entre las piernas.

2) Confiscar los activos gringos o no mandarles el petróleo no es pelear inteligentemente, es lanzar más gasolina al fuego. Es obviamente una estrategia que surge de la mente de alguien que no sabe pelear. Es una tontería y una malcriadez, pienso yo. Para activar este tipo de acciones hay que hacerlo de manera muy bien planificada, y por sorpresa, pero ahora no es el tiempo. Es más requiere muchísimo dinero para cubrir las pérdidas. Si Venezuela se atreviera a hacer esto, de inmediato el gobierno de EEUU confiscaría, por siempre y sin pagar un centavo, a CITGO, la empresa de PDVSA en EEUU, y una de las más grandes en su ámbito de actividad en ese país. Es más congelarían las cuentas de todos los venezolanos y empresas venezolanas no deseable en EEUU. Europa se sumaría a este esfuerzo. Y eso sería solamente el comienzo de los problemas. De implementar lo que sugieren, sería como si yo estuviera peleando con mi amigo contra una banda de delincuentes violentos, y que mi amigo le escupa en el ojo a uno de los delincuentes en vez de darle por la cabeza con el palo que sostiene en una mano.

3) ¿Convocar a una reunión continental? Eso es como que si mientras mi amigo y yo estamos peleando contra una banda de delincuentes violentos, él sale corriendo para ir a ver un amigo al otro lado de la ciudad para buscar apoyo, dejándome solo para que me masacren. Me parece que cuando la pelea está en marcha, y está desde que Chávez murió, no es tiempo de salir corriendo, o llorando, así como siempre lo hace la cobarde oposición venezolana, a buscar “amigos” por otros lados. Los verdaderos amigos nos apoyarán sin que vayamos a buscarlos. Es más, me parece que sería mucho más eficiente que esos supuestos amigos vengan a luchar con nosotros contra esta banda de delincuentes, ¿o no? Así como Rusia lo ha hecho mandando buques de guerra a nuestro país y para participar en ejercicios militares con nosotros a partir del 14 de marzo. Esto es un verdadero amigo en tiempos de peleas, no los grandes habladores de siempre que andan haciendo miles de reuniones en los mejores hoteles de Latinoamérica, cobrando sus miserables gastos a los gobiernos.

Como muchos de nosotros, en estos tiempos no me importa un carrizo escuchar ninguna discusión sobre “el socialismo,” tuvimos alrededor de 10 años para discutirlo en media paz y poner programas socialistas en acción, y se ha hecho mucho.

Falta mucho, pero ahora no es el tiempo de discutir, es el tiempo de actuar, es el tiempo de pelear, es el tiempo de que todos los ciudadanos, chavistas, socialistas, Revolucionarios, opositores Patrios incluso, montemos trampas contra los gringos, y sistemas de comunicación entre nosotros en preparación para el día que nos corten el internet y los teléfonos y nos tumben las satélites del cielo.

Es tiempo de aprender como envenenar al enemigo, como enfermarlo para que no pueda pelear, para que pase todo su tiempo con diarrea sobre la poceta, es tiempo de almacenar herramientas y preparar planes estratégicos locales en cada comunidad para preparar ataques de sorpresa contra los gringos armados, fosas ocultas, túneles, rutas de escape, sitios de emboscada, así como lo hizo el valiente Pueblo de Vietnam contra la mierda gringa.

Se pudiera decir que bajo las presentes circunstancias, prefiero pelear contra los gringos al lado de un opositor que quiere y sabe pelear que de pelear al lado de un socialista que no quiere pelear y solo sabe hablar (o escribir). Después de la pelea contra los gringos delincuentes violentos es cuando seguiré discutiendo con el opositor sobre la política interna del país y nuestras diferencias, pero no mientras peleamos contra un enemigo en común.

Los socialistas deberíamos hacer igual entre nosotros mismos, caigámonos a palos después de haberle caído a palos a la mierda gringa.

Mi lema, por ahora, es, “Por ahora no me importa el socialismo, no me importa el capitalismo, me importa la Patria.”
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1656 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor