Derivaciones políticas de la victoria de Aruba

Fue tan carente de motivación en los Hechos y fundamentación en el Derecho, la decisión de la Jueza de Los Países Bajos (Holanda), mediante la cual se detuvo – para fines de extradición a los Estados Unidos de América -, y firme y contundente en sus argumentos y decisiones políticas del gobierno del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros que, en apenas pocos días, el gobierno holandés, responsable del sistema judicial de Aruba y de sus relaciones exteriores, se vio obligado a dar marcha atrás en una burda “chapuza judicial” que traería significativas consecuencias políticas y económicas en las relaciones entre ese territorio “autónomo” del Caribe y sus cercanos vecinos continentales de Venezuela.

Expuestos y debatidos públicamente por los gobiernos venezolano y holandés los aspectos jurídicos de la controversia y, conocida la posición arrogante y violadora del Derecho Internacional del gobierno de los Estados Unidos de América sobre la revocatoria del írrito auto judicial que privó de la libertad al acreditado como Cónsul General de la República Bolivariana de Venezuela en el territorio colonizado de Aruba, Mayor General Hugo Carvajal, queda examinar, con visión de futuro, las consecuencias que puede tener este nuevo auto de agresión contra la Soberanía del Estado Venezolano y la implicación de terceros países, en los planes contra la Seguridad Nacional desarrolla el conjunto de los componentes del aparato estatal estadounidense.

La primera lectura de estos hechos confirman que, nuevamente, se pretendió desconocer, con descaro y cinismo, la letra escrita, la doctrina publicada y la jurisprudencia internacional sostenida, del principio inviolable de Inmunidad que protege la persona y actividades de los funcionarios consulares acreditados por los diferentes Estados, con base a lo dispuesto en la Convención Internacional Sobre Relaciones Consulares, de 1.961. uno de los más importantes instrumentos jurídicos que favorecen el desarrollo de las relaciones pacíficas y mutuamente provechosas entre los Estados, las cuales sirven al intercambio comercial, el exequatur documental y el registro de los flujos migratorios, de creciente interés de la comunidad internacional; postura con la que se pretende vulnerar las limitaciones que el Derecho Internacional le imponen al actual proyecto de reconquista y recolonización mundial que desarrollan los Estados del Centro Capitalista Mundial y sus socios subalternos, incluidos los pequeño territorios que, como Aruba, se encuentran sometidos a un status colonial condenado por la Resolución XIV/XVI del Comité de Descolonización de Naciones Unidas.

En segundo lugar, la “chapuza judicial” con la que una juez del ente colonizado de Aruba pretendió justificar la detención de un alto funcionario venezolano, es la deriva de una infundada decisión de los Estados Unidos de América de pretender darle valor supranacional a su Derecho interno, abrogándose la facultad de sindicar, perseguir, detener y juzgar a ciudadanos que no son ciudadanos estadounidenses, ni han cometido delitos en su territorio y a quienes se les señala de la comisión de supuestos actos que no han sido cometidos dentro de su territoriol, por lo que estamos en presencia en otro acto de aplicación extraterritorial de una ley interna, en violación flagrante y contumaz del Derecho Internacional; lo cual está dirigido a imponer la aceptación paulatina de un Estado Centro Global, cuyo sede se encuentran en los Estados Unidos de América y al que debe subordinarse la comunidad internacional.

Un tercer elemento político consecuencia del peligroso incidente diplomático de Aruba lo constituye la aparente contradictoria decisión del gobierno del Reino de los Países Bajos (Holanda) que, por un lado acepta la jurídicamente irrebatible posición de la Cancillería Venezolana, a cargo del Ministro Elías Jaua Milano, de que la detención del acreditado Cónsul General de Venezuela el territorio colonizado de Aruba, Mayor General Hugo Carvajal, viola la Convención de Viena Sobre Relaciones Consulares, pero al mismo tiempo declara “persona Non Grata” al distinguido oficial, expulsándolo del territorio de Holanda y sus posiciones coloniales; toda vez que con ello confirma su apoyo a la estrategia de provocación y desestabilización política instrumentada por el gobierno de los Estados Unidos de América; potencia dominante de la Organización del Tratado Atlántico Norte, (OTAN), de la cual forma parte el Reino de los Países Bajos (Holanda), cuyo gobierno colonial, en un acto inamistoso y amenazante a la seguridad del territorio venezolano, le otorgó a los Estados Unidos el uso ilimitado de una base aérea en el cercano territorio colonizado de Aruba que hoy sirve de plataforma de espionaje contra la Revolución Bolivariana.

Una última consideración: tal como ya se conoce, el Mayor General Hugo Carvajal es un prestigioso oficial de inteligencia militar con una excelente hoja de servicio de mando en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana durante el gobierno del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, responsable de la conducción de diversas operaciones contra los grupos paramilitares y mercenarios vinculados a la estrategia contra-revolucionaria que el gobierno de los Estados Unidos de América ha desarrollado enviado para derrocar el gobierno de la República Bolivariana, por lo que su sindicación y persecución por parte del gobierno estadounidense tiene que considerarse como un nuevo acto de agresión contra los cuadros civiles y militares de la Revolución Bolivariana; lo que también confirma que estamos en presencia una estrategia imperial dirigida a inmovilizar a la dirigencia revolucionaria y cercarla judicialmente, para impedir que su movilización internacional, sea como funcionarios del Estado o como voceros del Poder Popular, pueda seguir informando a los pueblos la verdad de la Revolución Bolivariana y denunciando al imperialismo como enemigo de los pueblos de América Latina y el Caribe y de toda la Humanidad, lo que convierte a cada uno de los representantes del Estado y el pueblo bolivariano venezolano en “objetivos políticos” de las fuerzas imperialistas, sus aliados de la OTAN y sus gobiernos colonizados dela región y el planeta.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1953 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a192372.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO