¡La ignorancia manifiesta e incompetencia demostrada por su presidente, lo hacen presumir!

¡Cuándo el imperio se tambalea!


Ni por asomo he tenido el privilegio de conocer de trato a su excelencia George W. Bush, pero si he tenido la oportunidad de verlo en entrevistas y declaraciones. Poco antes de las elecciones de 2000, vi una entrevista que le hiciera CNN donde demostró fehacientemente el grado de ignorancia y desconocimiento de lo más elemental en cualquier persona medianamente educada, para citar un ejemplo, no conocía las capitales de algunos países europeos ni mucho menos de aquellos más lejanos. Sin embargo, con su rostro rubicundo y una sarcástica sonrisa, parecía decirse, ¿para que tengo que conocer las capitales de esos países, “si nosotros somos el ombligo del mundo?”

Después de ver esto no concebía que este señor llegase a ser presidente de la nación más poderosa del planeta. Es presidente de los USA mediante el fraude más vergonzoso de la historia de ese país. El estado de Florida es pieza clave para ganar una elección. La mayoría de la población es afroamericana, particularmente demócrata, latinos y la mafia cubano-mayamera, el gobernador hermano del aspirante, una vez visto que éste estaba irremisiblemente perdido, ordenó por medio de la Corte Suprema, detener el recuento de votos. Durante un mes y medio largo, el mundo no conocía quien había resultado ganador en las elecciones del país del norte.

Es de esta manera que George W. Bush se hace de la Presidencia. Recibe un país con una economía bastante sólida, más bien con un superávit. ¿Y hacia donde ha llevado este señor a su país? A la quiebra total. No obstante haber eliminado muchos subsidios de seguridad social para atenuar el déficit. ¡Ah! Pero en cambio rebaja la tasa de impuestos a los super millonarios. No tengo absolutamente nada contra los ricos y sus riquezas pero como se establece de acuerdo a los códigos de ética y por reglamentos constitucionales, quienes más tienen deben ser los mayores contribuyentes, para la generación de bienes y riqueza para los países.

Asimismo, el mencionado resulta reelecto, más por miedo que infligiera a su propio pueblo que por la nada buena gestión que estaba haciendo. Ante los hechos fatídicos y lamentables de terrorismo sufridos el 11-S 2002, para su reelección se inventa un vídeo, un Ben Laden profiriendo amenazas cataclísmicas para esa nación, y he ahí el la causa fundamental de su reelección, el terror y el miedo.

Desde que este presidente ha estado en ejercicio “the american wave of life” se ha venido deteriorando y los niveles de pobreza y de pobreza extrema han venido en aumento de una manera alarmante. ¿Qué esto ocurra en alguno de los países bananeros de lo que ellos consideran su patio trasero? No sería para nadie extraño. Pero que esto ocurra en el país que destina 500 mil millones de dólares al año en presupuesto militar es una grosería. Tengo la presunción de que el huracán Katrina le ha hecho un favor al Sr. Bush, al asolar tan dramáticamente esa región del sur de los USA, y la incapacidad de ese gobierno en dar una respuesta rápida y oportuna ante tal calamidad climática, ya que además quienes fueron más afectados son afroamericanos, la mayoría con niveles de pobreza crítica. ¿Y la reconstrucción de las zonas afectadas? Otorgadas a dedo a los reconstructores de Iraq, sus amigos y allegados. ¿Cinco mil millones de US dólares otorgados a dedo, directo de las arcas del Estado a los bolsillos de sus amigos? Igual hay que preguntarse: ¿Qué ocurra algo semejante en algún país de su patio trasero no sería de extrañar? Al fin y al cabo la mayoría de los ex-presidentes latinoamericanos viven después de sus mandatos en exilios dorados en algún país europeo o en el mismo norte. ¿Pero… que esto ocurra en los USA...? ¡Inconcebible! En la democracia que era considerada como la más perfecta y la economía más grande del planeta, es poco menos que una burla.

Entre las gestiones de papá Bush y Bush Jr. las semejanzas son incuestionables. La única diferencia es que papá Bush como que no tiene línea directa con Dios como sí la tiene el Jr. Papá Bush invade a Iraq, Jr. también, con el supuesto de que Saddam Hussein era una amenaza para el mundo durante el mandato de su papá Bush y que Iraq poseía “armas de destrucción masiva” bajo su propio mandato. Saltándose a la torera las recomendaciones y decisiones de la ONU, violando todos los tratados internacionales y la libre autodeterminación de los pueblos, Carta de Ginebra, etc.

Mentiras tras mentiras, fraude y decepción han sido las constantes en estas dos administraciones. Todas las invasiones, genocidio, guerras y agresiones que ha emprendido, de acuerdo al presidente Jr., les han sido ordenadas por Dios.

Solo le pido a nuestro Dios, el Dios bueno, generoso, el Dios del amor que con nuestro pueblo no pase más allá de las amenazas de micrófono de allegados y reverendos pidiendo que se asesine al Presidente Chávez, ya que al fin y al cabo resultaría más económico, que gastar otros doscientos billones de US$ en otra guerra.

Hoy, vemos un Jr. desencajado, demacrado, envejecido, con el más alto índice de desaprobación a una gestión que presidente alguno de ese país haya podido tener. Y como resultado de sus múltiples guerras y agresiones, un rictus de amargura en sus labios, sus ojos con mirada extraviada, nos señala que las cosas, ¡cómo que no andan nada bien! Estas podrían ser señales de que el pueblo americano ya está tomando conciencia de la barbarie de ese gobierno nefasto, guerrerista e invasor.

Y ante el fracaso rotundo y total de la LX Asamblea de ONU, sus propuestas le han permitido ser los “policías del mundo”, si te portas mal te invado, te destruyo y después...te ayudo...a reconstruirte.

...Finalmente y siempre evocando al Genio de América, el Libertador Simón Bolívar que decía: “¿Qué clase de hermanos son esos, sí hasta el Reino de España nos reconoce como República y estos no...?”




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3746 veces.



María Antonieta Guevara Rengel


Visite el perfil de María Antonieta Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Antonieta Guevara

María Antonieta Guevara

Más artículos de este autor