No hay diferencias en los terrorismos

Entre los historiadores, escritores y periodistas existe un acto de censura sutil que les prohíbe relacionar abiertamente al capitalismo- imperialismo con el terrorismo, ni pensar que entre estos dos fenómenos sociales, políticos e históricos exista una relación que promueve el terrorismo a través de las trasnacionales petroleras, farmacéuticas, corporaciones crediticias, quienes contratan agencias de inteligencia para allanar el camino produciendo un inconfundible antagonismo con el resto del mundo.

Las trasnacionales son la punta de lanza de la política exterior de EEUU, política que ha aportado decididamente con el terrorismo, realidad socio-política a la que deben someterse las pulsiones político-económicas en una democracia siempre en pugna entre la cara occidental y la cara oriental, afirmación-triunfo del imperialismo contra la impotencia y fracaso del terrorismo árabe, resultado que por décadas evito el planteamiento universal del asco moral de Washington, por su compulsión por el fascismo practicado mediante formulas de asistencia a los derechos humanos, a la construcción de la libertad y democracias, caminos que condenaban la ética política en los países del sur, equivalente a invocar un ente demoniaco con la practica del terrorismo de estado.

Terrorismo practicado desde Washington reconoce cierta utilidad sicológica, política y económica, táctica estratégica para las nuevas geopolíticas en Latinoamérica y Medio Oriente, la región musulmana hace tiempo sucumbió a esta estrategia de la CIA, Mossad, NSA, MI6, puestos de avanzada del pentágono y la OTAN; después de los crímenes selectivos o masivos tan visibles antes y después de las guerras producen un sentimiento de miedo, entiende incluso que, todo intento por comprender el terrorismo en un acto que relativiza el odio al capitalismo-imperialismo por la inexplicable maldad sobre humana en el mundo de lo humano.

Paul Piersen, politólogo se pregunta si el capitalismo estadounidense está muriendo porque republicanos y demócratas perdieron la capacidad de llegar a acuerdos, acuerdos que siempre fueron la característica más importante de la política estadounidense para proyectos a largo plazo y hacer de EEUU una súper potencia por los logros científicos, por los subsidios agrarios, educativos, en la salud pública, uno tras otro los huéspedes de la casa blanca continuaban con esos proyectos fundamentales para el desarrollo del país; después de George Bush su hijo George W Bush y todos los presidentes fueron reelegidos para continuar con las guerras y planes económicos globalizados, en el Congreso, las iniciativas de conquistar el mundo siempre fueron apoyadas hasta que llego Obama.

Los proyectos estadounidenses son a largo plazo permitía salir de las crisis proyectadas con el dólar y hacer de EEUU el país al que todos querían llegar, después de Ronald Reagan, el padre del terrorismo moderno, popularizo la cocaína para combatir a los sandinistas, creo grupos de intervención rápida para el medio Oriente, fue la época dorada de la CIA (agencia de importación de cocaína) desde Reagan los conflictos en todo el mundo se agudizaron como la polarización política al interior de EEUU, el que gana se lo lleva todo es el lema de las bancadas republicanas y demócratas, Clinton, Bush y Obama, no hacen concesiones con nadie que no sea parte de la elite económica.

El bienestar común ya no es la meta en EEUU, el todo o nada de la casa blanca genera paroxismo, en suma, la crisis fiscal es producto de la división política en el Congreso, en la FED, quienes paralizan todos los proyectos de los presidentes. Política ha llevado a que EEUU sostenga a mas de 46 millones de pobres, el racismo y la xenofobia se incremento, 12 millones de indocumentados son perseguidos como criminales por una política anti terrorista a gran escala que no deferencia nada.

Pierson, es el autor intelectual del eslogan usado por Occupy Wall Street 99% vs 1% que alimenta ese movimiento social contra otro grupo de extrema derecha Tea Party, el 1% no solo controla la economía, la bolsa, la banca, la FED, sino todo lo que ocurre en Washington, ninguno de los últimos presidentes es capaz de presentar una propuesta de ley sin antes discutirla con las trasnacionales que alquilan servicios de inteligencia y seguridad y estos a mercenarios para la práctica del terrorismo de estado en Irán, Venezuela, Ecuador, en todo el mundo, en Siria ya no importa cuántos mercenarios y muertos hayan, necesitan Damasco con un gobierno lacayo para cerrar la pinza contra Irán.

Proyecto terrorista se expande sobre la tierra, entidad multinacional y trasnacional propuesta para la nueva globalización busca uniformar y unificar los conflictos para dividir aun más a las regiones. La violencia desatada por la crisis económica en EEUU, Europa, Gran Bretaña, o como fuente de rebeldía en el Norte de África o las guerras civiles propuestas en Siria y Libia por la OTAN y la Liga Árabe, dejan odio que se almacenan en la memoria del mundo, al soltarse de golpe o con regularidad este odio desata un potencial devastador tanto por el terrorismo de estado practicado desde EEUU, Europa, Israel y la Liga Árabe como por grupos muy variados que defienden causas diversas religiosas, políticas, económicas, siempre contra estadounidenses europeos e israelíes, quienes a su vez, utilizando las corporaciones mediáticas que hacen ver un mundo pacifico para que solo los actos violentos sean percibidos como actos terroristas.

Pero, si un soldado estadounidense asesina a 17 mujeres y niños entre hombres, solo es un acto salvaje, si una bomba inteligente se equivoca o un avión no tripulado de EEUU, Israel, OTAN, bombardea y mata a civiles los medios de comunicación ni la mayoría de escritores jamás lo llamaran acto terrorista, los medios de comunicación se encargan que el hecho pronto sea olvidado.

Mark Juergensmeyer, investigador dice “el uso de la palabra terrorista depende si uno cree o no que estos actos están justificados” la palabra “depende” de la propia visión del mundo, de los distintos tintes políticos, los grupos luchadores por la libertad no se consideran terroristas como EEUU e Israel no se consideran terroristas cuando masacran con sus fuerzas ampliando la línea de fuego por equivocación o locura.

Jessica Steam, escritora señalo que “los actos terroristas implican acciones dirigidas a la población civil en una exhibición espectacular de violencia encaminada a infundir miedo” razón por la que grupos armados sean rebeldes o patrocinados por la CIA, Mossad, MI6, emplean este tipo de tácticas como los grupos occidentales e israelíes asesinando a científicos nucleares en Irán o como los mercenarios patrocinados por la Liga Árabe luchando ahora mismo en Siria, los mismos que asesinaron a Gadafi, o los desestabilizadores que trabajan en Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, ¿son terroristas?

Pasa, además, que el capitalismo es una sociedad profundamente dividida cuyos conflictos internos generados por la violencia económica produce respuestas a ella como un entorno destructivo o como actos de rebeldía que dejan odios y rencores que se transforman en actos violentos, razón por la cual el monopolio estatal de la violencia-terrorismo está en Washington, generado a partir del imperialismo con su política asimétrica y extraterritorial como salvaguarda de un mundo globalizado por el capitalismo.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2561 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: