¿Por nuestro bien?

Mientras, pongamos como hipótesis, una quinta parte de la Humanidad está mucho más expuesta a contraer el virus de la gripe de esta temporada, un virus por lo que se dice mucho más activo y contagioso que la gripe común que, por cierto nunca es el mismo el virus ni tampoco la gripe, pero al mismo tiempo hace su vida normal, cuatro quintas partes del mundo, otra hipótesis, salvo el Reino Unido, hemos empezado a vivir la vida entre paréntesis privados de libertad. Eso sí, por nuestro bien...

Nunca hubiese imaginado que el poder político del mundo se preocupase tanto por nuestra salud y por nuestra vida, la de los mayores. Más bien suponía más cercano el momento de que por fin los parlamentos del planeta aprobasen como opción la eutanasia activa, pues las condiciones alienantes de vida, el cambio climático, la escasez de agua que se aproxima y la fractura profunda entre generaciones, hacen cada día menos deseable vivir. Y menos podía suponerse, cuando no hace mucho Christine Lagarde, ex Secretaria del Fondo Monetario Internacional, y el ministro de economía nipón hicieron un llamamiento a los viejos invitándoles a que se muriesen cuanto antes, porque el sistema no iba a soportar tan alta tasa de longevidad. Lo que hace suponer que sobre todo en Japón, aunque nunca se darán cifras relacionando el llamamiento con el "evento", el número de suicidios debe haber sido considerable, pues la psique de la mayoría de los mayores es muy frágil y a menudo el instinto de supervivencia cede fácilmente ante la sugestión y el desinterés que ya se padece previamente por vivir; desinterés, al mismo nivel que el interés por la muerte dulce…

La suspensión de nuestras formas de vida colectiva e individua, equivale a una jornada de reflexión de 15 días, sólo por ahora, previa a la votación de unas elecciones generales, a unos ejercicios espirituales como se hacían a la fuerza hace 60 ó 70 años en España, a una reclusión voluntaria como terapia, o a una pena por un delito que no hemos cometido. Pero eso, sí, es por nuestro bien, por nuestra salud, para preservarnos de los efectos de una gripe y de paso preservarse ellos, los jóvenes, del contagio. Y todo pese a que se ha repetido hasta la saciedad, y se está viendo: la gripe, este virus mata a los más débiles, a quienes tienen el organismo muy deteriorado, pero a duras penas a los sanos. Como siempre sucedió en todas las gripes…

Las conjeturas, teorías, especulaciones, adivinaciones…; los temores, los temblores, los ataques de claustrofobia que ocasionará en el hacinamiento en la vida doméstica, hoy habitual de millones de personas que no pueden aspirar a vivir con una sana independencia, ni siquiera en pareja; la soledad, por otro lado, tan extendida hoy día como consecuencia de la crisis de la familia tradicional, etc. Todo ello está sobrevolando en la sociedad humana de occidente, tan hedonista y tan poco sufrida. Y por supuesto en España, país donde la población por clima y por costumbre, vive, mucho más al aire libre y en la calle que en su casa. En resumen, este confinamiento, que no ha hecho más que empezar, con toda probabilidad, peligrosamente, va a causar mucho más estragos en la salud nerviosa de todos, que el coronavirus en la salud muy quebrantada de los que están desde hace tiempo en espera y con el vivo deseo de morir…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 746 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor


Notas relacionadas