Escenarios políticos y lucha de clases en Guayana

Cuando la sordera y la ceguera están al orden del dia

Desde el comienzo del proceso político que vive el país, hemos venido opinando desde los diversos colectivos militantes sobre la situación que se vive en Guayana, alertando desde las contradicciones que genera la lucha de clases, como sus actores, opiniones no escuchadas o satanizadas desde el mismo compañero presidente; cada vez que se enciende la calle vienen los ofrecimientos que nunca se concretan por la telaraña de intereses que dentro de las cúpulas de poderes no permiten que se concreticen y la burguesía que pescando en rió revuelto garantiza su ganancia y mantiene su cuotas de poder dentro de la estructura del estado como es el caso de C.V.G y sus empresas filiales.

Hoy como ayer los trabajadores son movilizados por sus reivindicaciones económicas que con la política de ajuste de carácter neoliberal se le niegan, entendiendo que todas las empresas básicas viven su peor momento, producto de una crisis estructural de mas de 20 años y su profundización por la crisis mundial, sin que se permita hacerle correcciones de fondo y no de forma, hablamos de sepultar el estado del capital y la construcción de una nueva gobernabilidad revolucionaria, poder este diluido en el seno del pueblo explotado, muy al contrario el estado burocrático burgués sigue vivito y coleando con la gravedad que en el nombre del socialismo (codificación ) se impulsan política para beneficiar la dominación del capital y la legalización de los grupos en pugna por el poder.

Diversas matrices mediáticas se exponen permanentemente, desde la burguesía y sus voceros dentro de la dirección del estado, de su vieja tecnocracia que se ve desplazada por una nueva tecnocracia, que habla de un colapso producto de una mala gerencia, la de la nueva tecnocracia que habla de la herencia cuarta republicana y un movimiento sindical que en su mayoría juega para estos grupos de poder.

La burguesía tanto internacional como sus socios “nacionales” quieren que el sector aluminio siga ampliándose para la producción de materia prima, bajo la inversión del estado, para favorecer a los consorcios internacionales, que se encargan de la compra, venta y transformación para luego traerlo a los países productores con ganancias exorbitantes (venezuela produce el 3% del aluminio a nivel mundial y esto mueve 200 mil millones de $, producto de la trasferencia de plusvalía).

Esta burguesía “nacional” compra aluminio a precios preferenciales y lo revende al mercado mundial, trayendo sus dólares al mercado paralelo, en complicidad con la vieja y nueva gerencia, teniendo una voceria muy bien representada con un grupo de palangristas y un movimiento sindical manitos blancas que obtienen parte de los dividendos del negocio.

La nueva tecnocracia bolivariana (clan guaro y guatireño) luchan internamente por mantener el poder del estado, estos cuentan con alianza de los sectores de la burguesía y nueva burguesía, creando empresas de maletín al igual que en los tiempos de Sucre Figarela, para vender aluminio y revenderlo al exterior, quedándose con parte de la tajada, dejando intacta las estructura del estado, teniendo de aliado un sector sindical que solo vela por vender las fuerza de trabajo en las mejores condiciones, estos grupos están representado por el Gobernador (clan guaro) y el clan guatireño por el ministro Sanz .

Ante esta situación hemos dicho que en Guayana se teje un proceso contrarrevolucionario desde la estructura de poder y en alianza subterránea con la contrarrevolución, silenciando cualquier critica, con políticas que van desde el despido hasta la injuria y la mentira, contando con los medios de la burguesía y los canales oficiales para contrarrestar el avance del movimiento popular y revolucionario.

Ante esta situación llega el discurso de compañero presidente el 21 de mayo cual apoya el llamado de los trabajadores para avanzar en el control obrero y los consejos de fabrica, pero dejando a la dirección del partido para esta tarea, partido y dirección que no creen y niegan la autonomía política organizativa del proletariado y sectores explotados, luego las mesas de trabajo con el ministro de planificación para elaborar un plan de recuperar las empresas, vista desde lo técnico. En otras palabras, la crisis es un problema técnico y de ajuste y no político, luego viene la tercera ronda con la dirección del partido, en la cabeza Nicolás Maduro, el ministro de industria básica, planificación, y trabajo, donde sus discursos rompieron con el reclamo de control obrero, consejo de fabrica y muerte a la burocracia, pero esta burocracia del estado en voceria de Nicolás Maduro con un discurso estalinista llamo al orden, la obediencia y disciplina al líder de la revolución, que había que esperar que el presidente decidiera lo que hay que hacer, que no se podía mantener dentro del partido la divergencia y solo debía existir una sola línea, la de Chávez y de los consejos de fabrica saltó al estado mayor sindical, dirigido por la burocracia de UNETE, hoy estamos esperando la opinión del presidente.

Ayer de nuevo salieron los sindicatos bolivarianos y manitos blancas juntos a exigir los beneficios contractuales, justos, pero que ellos habían negociado, creando un caldo de cultivo para la contrarrevolución, hoy sigue la agitación con un ministro como el señor Sanz que crea las condiciones para beneficio de la burguesía, impulsando políticas de ajuste neoliberales, manteniendo una cúpula traída de Guatire con salarios altos y groseros, con privilegios propios de la burguesía, con presidentes de empresa que son empresarios, gerentes firmantes contra Chávez, con familiares en puestos claves, con alianza con los revendedores de aluminio, con los dueños de clínicas y vendedores de medicinas, en fin uno mas del montón (en las farmacias de las empresas se prohíbe despachar medicamentos cubanos) con una gestión dedocrática al estilo Sucre Figarela.

Hoy más que nunca proponemos luchar por:

1) El control obrero en la producción, para controlar que se produce, para que se produce, a quien se le vende, que se compra, a quien le compramos, en cuanto compramos.

2) Consejos obreros como nueva institucionalidad de los trabajadores, donde se rompa con la jerarquía del poder, se democratice la gestión, impulsando la democracia directa y con carácter de revocabilidad, partiendo de la autonomía político organizativo de los trabajadores.

3) Discusión sobre las adecuaciones tecnológicas, las cuales deben salir de las áreas de trabajo, dirigida por los trabajadores y no de gerencia y grupos tecnocraticos que tienen intereses grupales

4) Nacionalización y expropiación de todo el sistema bancario nacional

5) Nacionalización y expropiación de toda la industria agro alimentaria

6) fortalecer la industria transformadora del sector aluminio del estado bajo el control obrero y los consejos de fabrica.

7) expropiación de Sural, CTA y toda la industria privada de transformación de aluminio.

8) Eliminación de todos los privilegios a los funcionarios publicos y electos

9) Eliminación de la jerarquía en el trabajo y dentro de toda estructura política de poder popular.

Planteamos un debate sobre como se forma la renta, quien la produce y quien debe distribuirla, ya que si la renta es producida por el trabajo, somos nosotros los trabajadores quienes debemos administrarla en beneficio del pueblo la cual nos permitirá romper con la conciliación con la burguesía, su explotación del trabajo, este debate se lo hemos planteado a los ministros de finanzas, planificación y trabajo obteniendo un silencio rotundo.

Un pueblo desarmado es un pueblo derrotado

La lucha nos da lo que el estado y la ley niega

maraco1956@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1536 veces.



Osvaldo León


Visite el perfil de Osvaldo León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a82343.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO