Rectificando Señor Presidente

El día sábado 29 de marzo, en el estadio la Ceiba de Ciudad Guayana, Estado Bolívar se llevó a cabo un Mega Mercal; créame señor presidente, no había visto tanta gente en mucho tiempo; acostumbro a caminar por esa vía todo los días de la semana a las 5 a.m.; me informaron que había gente desde las 9 p.m., esperando poder comprar sus productos a precios muy solidarios. Lo que me pareció extraño es ver varias colas kilométricas y nada de presencia de la Guardia Nacional, al abrirse las puertas la gente corrió como una jauría, no les importo llevarse por delante viejas, lisiados y niños, a una señora mayor la tiraron al piso, la pisotearon y de paso le robaron sus realitos, eso era una locura.

Ante este triste espectáculo me pregunté: ¿Qué motivo este comportamiento humano? De hay que me planteé varias hipótesis que enuncio a continuación:

  • La poca presencia de estos productos en los puntos de distribución, en especial los referentes a mercal, por los menos en un tiempo no menor a un mes.
  • El precio excesivo con que se vende productos como el pollo, la leche y otros rubros de la dieta básica en puntos de distribución privados, que cosa del destino siempre tienen en existencia.
  • El significado perceptivo que representa el ahorro de por lo menos 80 mil bolívares para ese grupo de personas, aún a pesar de las largas colas que hacen.

Me inclino por la primera y segunda hipótesis, ya que la presencia de tanta gente y el desespero por poder comprar los productos mercal, me inclinan a pensar en la escasez de estos productos en los puntos de venta de la red mercal y la especulación en los precios de estos productos.

A las 4 p.m. me informó la gente que no querían venderles a pesar de la existencia de productos, por lo que tuvieron que pasar por encima de la cerca, ya bastante maltratada por lo expresado al principio, aquí surge la pregunta: ¿Por qué no vendían los productos, a pesar de haber existencia de los mismos? Al final muchos compraron y sobro productos, los cuales espero, fueron a parar al depósito de mercal, pese a no existir ningún método de control que garantice este hecho.

Presidente me dolió mucho ver como en alo presidente, se abría un punto de distribución mercal abarrotado de productos, no creo que la forma mediática de hacer la presentación fue la más adecuada, ya que lo lógico era hacer tomas por muchos puntos de distribución mercal y verificar la presencia de muchos de los productos hay exhibidos, de lo contrario estaríamos haciendo lo que tanto criticamos al adversario en la guerra mediática (hablamos de rectificación).

Usted habla del debate de ideas y eso lo respaldo, pero el robo de ideas para salir como padre y promotor de la misma, en eso no estoy de acuerdo. Por ejemplo hace más de tres años envié al BCV, un proyecto de medir el IPC a nivel de las ciudades más importantes y por rubros o categorías de productos, en especial aquellas que son más susceptibles al consumidor, nadie me respondió, pero hoy el BCV y el INE lo lanza como bandera de sus logros. Hace más de un año envié vía email a Mercal, un borrador sobre un proyecto titulado: “Creación de Franquicias Sociales por los Consejos Comunales, para el proceso de comercialización de productos de la canasta básica”; este modelo sería mi tesis Doctoral en la Universidad de la Habana, Cuba y solo esperaba que esta misión cooperara con la realización de este proyecto, cosa que no sucedió; pero surgió PDVAL, con un modelo muy parecido, pero como todo lo apresurado; con muchos errores. En fin Presidente he querido ayudarlo con proyectos que permitan un país de iguales y con mucha presencia social, pero las cosas no han salido bien.

Un sacerdote me entregó un libro de Sandino y comparto sus pensamientos en torno a: Una América Latina Unida, No al Imperialismo desde donde venga, Nacionalización de las Riquezas Propias de un País y Justicia con los Olvidados y Explotados. A lo mejor Presidente tenemos una visión diferente de cómo alcanzar estas metas, pero sería egoísta si me despido no sin antes de expresar en Aporrea unas ideas que tengo en mente y que espero le lleguen de manera directa:

  • Usted compro lo que comúnmente se llama leche los Andes; le debo decir que esta empresa como todas aquellas empresas de este ramo, presentan problemas de distribución a nivel de puntos de ventas, en especial con todo aquello que tiene que ver con la venta a pequeños negocios y bodegas, lugares donde compra muchos venezolanos de a pie. Los márgenes son muy bajos y no permiten contar con una verdadera red distribución hacia esos puntos de ventas. Propongo que la empresa compre una flota de pequeños camiones y se los asigne bajo consignación a Cooperativas de vendedores; la forma de cómo operaran y la distribución de los costos de mantenimiento del camión serán compartidos; además podríamos mejorar el surtido y disminuir sus costos operativos.
  • Existe un gran problema de distribución del aceite PDV, en especial el de motor, por mucho tiempo he realizado estudios sobre su presencia en los puntos de ventas y esta es muy escasa. De ser uno de los aceites mayormente buscados, ha pasado a los últimos lugares de preferencia en los dueños de vehículos, en especial los modelos del año 2000, en adelante. Hoy por hoy, DELTAVEN sigue con su estructura capitalista de distribución, pésima por demás y que no ayuda a que estos productos lleguen a precios bajos al mercado demandante, en especial a muchos conductores que tienen un carro para ganarse la vida o para ayudarse en las diligencias propias de un hogar. Propongo una nueva estrategia que permita la creación de los centros de cambios de aceite populares, logrando llegar a este mercado con precios solidarios, generando más empleos y combatiendo el incremento de la contaminación por desechos de aceites usados, situación provocada por la presencia de centros de cambio improvisados (búsqueda de economía) y por el hecho de que mucha gente por ahorrar hace sus propios cambios de aceite debido a lo costoso que resulta hacerlos en las empresas existentes (costo del aceite + filtro de aceite + mano de obra), lo que trae como consecuencia que por lo general boten el aceite usado en las alcantarillas o a los drenajes de sus casas.
  • Permítame realizar con PDVAL, el modelo de franquicias sociales, será un modelo que hará justicia social, para luego llevarlo hacia aquellos países que quieran ser sus propios dueños y que sueñan con el pensamiento de Bolívar de una América latina unida y donde la explotación del hombre por el hombre sea parte del pasado.

Saludos señor Presidente.

Profesor Henry Carrero

Especialista en Mercadeo

UNEG

henryantonio@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2424 veces.



Henry Carrero

Asesor y docente universitario en la Universidad Nacional Experimental de Guayana - UNEG. Especialista en temas de mercadeo.

 henryantonioc@gmail.com      @HENRYACARRERO

Visite el perfil de Henry Carrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: