Cúpula de la MUD, asesina revocatorio, legitima autogolpe y resucita al madurismo

El cinismo no se conforma pues con acoplar o hacer corresponder, en una armonía o una homofonía, cierto tipo de discurso y una vida con arreglo a los principios enunciados en el discurso. El cinismo liga el modo de vida y la verdad de una manera mucho más estrecha, mucho más precisa. Hace de la forma de la existencia una condición esencial para el decir veraz. Hace de la forma de la existencia la práctica reductora que va a dejar lugar al decir veraz. Y, para terminar, hace de la forma de la existencia un medio de hacer visible, en los gestos, en los cuerpos, en la manera de vestirse, en la manera de conducirse y de vivir, la verdad misma. En suma, el cinismo hace de la vida, de la existencia, del bios, lo que podríamos llamar una aleturgia, una manifestación de la verdad.

Michel Foucault - El coraje de la verdad. El gobierno de si y de los otros II –

Definitivamente si algo le hace daño al país son los pactos entre cúpulas. La excesiva polarización, la cual, evidentemente beneficia a quienes monopolizan el poder, sobre todo en tiempos de crisis, hace de la política un primitivismo de ideas que sólo tiene como propósito mantener el poder de los cogollos a expensas de los más débiles; siendo éstos últimos quienes terminan más afectados por los errores de los primeros.

El llamado “diálogo” iniciado por la élite madurista junto con la cúpula de la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con anuencia de tres ex – presidentes (entre ellos, irónicamente, uno de España), y un enviado de El Vaticano, sí algo dejo claro en su inicio, fue cualquier cosa, menos la exposición de los problemas de la gente, y sus posibles soluciones o alternativas en el corto plazo. Por el contrario, cuando el presidente de la República en su intervención se atreve a señalar que estamos frente a un proceso “largo”, adelanta que su principal estrategia es ganar tiempo, sin importar que ese lapso,  pudiera derivar en condiciones más calamitosas de las que vive el país.

En el otro extremo, se observó no sólo a una oposición en afasia, al parecer obligada, sino que luego de haber sido víctima de las tropelías de abuso del gobierno, no sólo lo legitima con su presencia, sino que avala sus recientes hechos, sin el mínimo reclamo, lo cual nos obliga a preguntarnos: ¿Estamos ante un cinismo político? ¿Existe un pacto oculto de cúpulas? ¿La ignorancia no les permite ver la realidad social para generar acciones políticas en consonancia con las necesidades del pueblo?

Cuando unos tribunales regionales pasaron por encima de los derechos políticos de la gente, la constitucionalidad quedó herida de muerte. De hecho, fue tal el error de las cúpulas que pugnan por el control del gobierno, motorizados por individuos como Diosdado Cabello y Tareck El Aissami,  que no tengo dudas,  que el propio Maduro, estando fuera del país se vio obligado a buscar la mediación del papa Francisco con el fin de neutralizar las posibles condenas internacionales, por las cuales tendría que afrontar el madurismo, entre ellas, la aplicación de la Carta Interamericana Democrática por parte de la Organización de Estados  Americanos (OEA), hechos que además fueron complementados con la turba que asaltó la Asamblea Nacional y la “confusión” (según, el diputado Cabello) de unos aviones de combate que hostigaron un vuelo comercial de una aerolínea colombiana.

Esos hechos revelaron una condena casi total del país en contra de Maduro, porque además, esas decisiones “judiciales”  pulverizaron al  poder electoral, cuando éste acató tales órdenes, las cuales pervirtieron el Estado de Derecho, porque es simple, se consumó un golpe contra la institucionalidad democrática.

La MUD no ha comprendido que el resultado de las elecciones parlamentarias no fue su triunfo sino la derrota del madurismo. En consecuencia, la dirigencia opositora si querían entablar un diálogo con el gobierno, conforme éste no acepta sus errores, ellos deben aceptar que una importante población del chavismo no está en esa mesa, razón por la cual, una de las exigencias, debe ser el abrir paso a la crítica de ambos sectores.

Por ahora, la MUD sin agenda de diálogo, más allá de una retórica, ha asesinado el referendo revocatorio, porque ellos mismos niegan las elecciones regionales, las cuales serían otra derrota para el gobierno, pero su distorsión de la realidad política los hizo irse por un solo camino teniendo otras alternativas. La MUD ha legitimado el autogolpe cuando no ha ido ante el Tribunal Supremo de Justicia para solicitar la nulidad de las decisiones de los tribunales que nos secuestran el derecho al voto, y todo ello sólo se traduce en la resurrección del madurismo.

El diálogo en las condiciones que ha nacido, está al borde la muerte. Ambas cúpulas están obligadas a incluir a otros sectores en ese diálogo, incluyendo al chavismo antimadurista. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4226 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a236418.htmlCd0NV CAC = Y co = US