Contra la guerra económica "a ganar como sea"

El cuento de la guerra económica el cual dejó de ser cuento con la llegada al poder del Comandante Supremo Hugo Chávez, para acentuarse con sus estragos durante el mandato del Presidente Nicolás Maduro, es hoy una dura realidad que enfrenta el pueblo venezolano.

La intención explícita de esta maniobra económica tiene detrás de las cortinas unas manos sutiles y peludas, las cuales buscan la desestabilización de la Revolución Bolivariana y satisfacer los apetitos de la burguesía parasitaria y la de sus amos quienes azuzan desde el imperio.

Desde sus inicios lo percibió el Comandante Chávez cuando afirmaba: "Recuerden compatriotas: esta batalla va a ser muy dura, porque no estamos batallando contra los factores de la oposición política venezolana, no estamos batallando tampoco contra los medios de comunicación; ¡no!, realmente estamos enfrentando al imperio norteamericano".

Hoy tenemos un nuevo panorama político, el cual ante los devaluados líderes de la oposición venezolana y pulverizados por el Comandante Chávez, han tenido que recurrir a su propio líder de la Casa Blanca quien nos calificó como "una amenaza para los Estados Unidos" y además, trata de aplicarnos su desgastado "manual del perfecto golpe latinoamericano", el cual derrumbó el gobierno del presidente chileno Salvador Allende (1973).

En Venezuela el imperialismo -con el mayor cinismo y descaro- ha probado varios mecanismos e intentos de golpe de Estado desde la llegada al poder de la Revolución Bolivariana, la cual rompió las ataduras de la dependencia y del saqueo de nuestras materias primas, gracias a la visión libertaria del líder de Sabaneta, el Comandante Hugo Chávez.

Muchas son las batallas libradas desde 1998 hasta nuestros días. Por diferentes vías se ha continuado con los intentos de acabar con la democracia participativa y protagónica que rescató a los excluidos del pueblo venezolano y los convirtió, en los verdaderos protagonistas de su propio destino.

Ante un nuevo capítulo de luchas y batallas, el bravo pueblo que ha resistido con valor, se enfrenta ahora al enemigo en un nuevo escenario para someter nuevamente a prueba al proceso y al futuro de la Revolución Bolivariana.

"No es concha de ajo" - como dice el Presidente Maduro - las nuevas coyunturas que tenemos que enfrentar los revolucionarios en los próximos días - curtidos en mil batallas - gracias al accionar del pueblo chavista.

Desde ahora se han comenzado a delinear nuevas rutas estratégicas para las próximas victorias, como lo representan las elecciones parlamentarias.

Para la devaluada e hipócrita oposición venezolana - encarnada en líderes de pacotilla y de poca monta - son tan cínicos sus métodos de lucha que ya no ocultan su fascismo y su violencia de doble racero, en un proceso electoral donde anticipadamente descalifican al árbitro y anuncian fraude.

La estrategia de esta tétrica oposición (representada por la MUD) es ya la de un "fantasma de la ópera" o el de una comedia bufa que se destruye así misma, gracias al afán ciego de servir ante a su amo.

Los pelucones (Mendoza, Hausmann, Chuo, Ramos Alloup, Capriles, Aveledo, Mari Cory y el Monstruo de Ramo Verde, etc.) sólo esperan recoger los cadáveres de la guerra económica a través de los votos del 6 de diciembre, para instrumentar desde la Asamblea un "golpe suave" contra el gobierno socialista del Presidente Nicolás Maduro.

El pueblo venezolano aprendió de Chávez y de sus luchas, de las cuales ha salido victorioso. Por eso no le resulta nada extraño que Chávez sea el ganador de las próximas elecciones parlamentarias de diciembre.

Ante el desabastecimiento, el acaparamiento, el bachaqueo, la inflación inducida y el contrabando; el "bravo pueblo" venezolano junto al gobierno revolucionario debe aplastar a su verdadero enemigo, el imperialismo: Contra guerra económica, guerra del pueblo.

La aplicación urgente de nuevas medidas anunciadas por el Presidente Maduro, para acabar con los ataques y estragos de la guerra económica, son un reto a cumplir por la Revolución.

Ya no hablamos de simples anuncios o de la aplicación de la Ley de Precios Justos a los capitalistas y especuladores. La medida es una respuesta directa del propio pueblo ante el enemigo y un castigo para los pelucones; entre ellos, el "pelucón de la cerveza", quien no sólo espera junto a Hausmann un favorable resultado de las elecciones del 6 de diciembre para abrirle las piernas al FMI, sino el accionar del fascismo para aplastar así los avances de la Revolución Bolivariana y de todas las conquistas del pueblo en los 17 años de chavismo.

Por eso la consigna de ¡lucha, batalla y victoria! cobra vigencia y se proyecta en la sentencia del Presidente Maduro: "ante la guerra económica a ganar como sea, las elecciones del próximo 6 de diciembre"… ¡Amanecerá y veremos!

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1214 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: