La CEV “calladita se ve más bonita”

No dudamos de la buena intención de la CEV que interrumpió nuevamente sus ciclos acostumbrados de silencio, para saltar a la palestra pública para dar una ayudita a la oposición venezolana; ahora aupando el “diálogo” y llamando al perdón.

Si bien el principio cristiano del perdón ocupa un lugar predominante entre los cristianos venezolanos; más por tradición que por imposición de los jerarcas de la iglesia, no resulta nada extraño que los prelados acudan a él, como fieles representantes de Jesús, en los espacios terrenales.

Cada nueva aparición de la CEV debemos interpretarla con suspicacia y observarla además con lupa, porque siempre trae una carta oculta, bajo de la manga, no tan apostólica.

Resulta por demás trillado y falaz que el presidente de los obispos venezolanos, el arzobispo Diego Padrón Sánchez, repita su acostumbrado discurso político con sentencias no muy propias de un pastor, sino más bien como las de un dirigente de la oposición cuando afirma: ““Venezuela reclama un cambio urgente”.

Al camarero del Papa Francisco es bueno recordarle que el diálogo, según lo entiende el sumo Pontífice, debe estar impregnado de fe y de buenas intenciones por parte de quienes lo practican. Cosa que debiera saber el presidente de la CEV quien prefiere calificarlo de plano al declarar: “El diálogo no fue más que una simple contingencia sin proyección ni consecuencias”.

Menos mal que en las alturas del poder, su ausencia se ha hecho sentir; ojalá sea por su loable dedicación a tiempo completo a la Arquidiócesis de Cumaná, donde sabemos realiza su labor pastoral en pro de los pobres y excluidos de Sucre; por cierto, muchos de ellos rescatados de su abandono por la Revolución Bolivariana.

No es extraño que el ilustre prelado enfile su prolijo verbo quizá motivado por su desesperación, ante las metidas de pata de la oposición venezolana, que habla de “salida” y recurre a métodos como la “guarimba”, a los cuales, para nada, hace ninguna alusión el jerarca de la iglesia católica.

En su última y más reciente proclama en el marco de la plenaria CEV – mucho antes del Congreso del PSUV – el obispo nos suelta la siguiente perla, recogida por El Universal, la cual coloca una información con la foto del Nuncio Apostólico Aldo Giordano y no precisamente la del presidente de los obispos venezolanos quien expresó:

  • En Venezuela – dice el Arzobispo de Cumaná – no se respetan los Derechos Humanos y (…) la Constitución y las leyes no son la última palabra en la administración de justicia sino la discreción de jueces y funcionarios y sus intereses por mantener el poder, los privilegios y el control político de la situación”. (El Universal en la Web, sección política- 09-07-2014)

Esto lo destaca el diario de la burguesía, “en clara referencia a la decenas de denuncias de abusos y excesos, muchas de las cuales están siendo investigadas por el Ministerio Público”.

Como siempre – pensamos - es mejor que la CEV se mantenga calladita, porque así se ve más bonita. Por ahora deberá responder al Primer Mandatario Nicolás Maduro quien seguro usará - como dice el jerarca católico - a discreción los poderes especiales que le otorgó la Asamblea Nacional para combatir a los guarimberos y a la oposición golpista venezolana, así este revestida con sotana color purpura.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1399 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a191288.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO