¡No basta rezar por la paz…!

Escuchamos con atención el llamado que el actual gobernador del Táchira, mayor (Ej.) José Gregorio Vielma Mora hizo al obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Mario Moronta a quien le pidió que exhortara a todos los párrocos, presbíteros, seglares y feligreses de la Iglesia Católica de la región andina a sumarse, además de la oración, de una manera más activa a trabajar por la paz de toda Venezuela.

Al llamado correspondió el Obispo Mario Moronta, cuando expresó a través de los medios de comunicación del país su opinión al respecto: “Renuevo el mensaje de invitación a dialogar a encontrar caminos para la paz... Hago la invitación a todos para que cese la violencia y nos respetemos mutuamente. Podemos confrontar ideas, incluso contrarias, pero siempre respetando la salud espiritual y corporal de los demás”.

El mensaje del pastor del Táchira cobra importancia en estos momentos que vive Venezuela y su palabra, va más allá de una simple Pastoral y de las declaraciones formales de la CEV que nos tiene acostumbrados a los destemplados mensajes de sus más altos jerarcas, quienes no esconden su olfato político y su posición solapada contra el Gobierno del Presidente Maduro y también puesta de manifiesto, con sus antecedentes golpistas, contra el Comandante Hugo Chávez.

El obispo Moronta fue más preciso al dirigirse a los dirigentes políticos y a los estudiantes de Venezuela al manifestar: “les invito a que busquemos un encuentro para que sentemos las bases de las ideas que queremos discutir ante las autoridades o instancias competentes, y dar pasos concretos, pero sin crear un caos; porque la violencia sea de las autoridades o de los manifestantes, en ningún momento dará resultados positivos, por eso pedimos que cese la violencia. Por eso, la invitación a que construyamos la paz y evitemos la violencia y nos comportemos como hijos de Dios. Les invito a que se facilite la voluntad de un encuentro”.

“Debemos – puntualizó Moronta – cuidar los bienes materiales, no hagamos daños a nuestros pueblos y ciudades. Podemos manifestar sin violencia, reconociéndonos unos a otros y sin llegar a extremos”.

En realidad cobra significación el mensaje del Obispo del Táchira; estado fronterizo que ha sido sacudido en los últimos días por las fauces del fascismo, donde además se han visto amenazas, más allá de una protesta y con una alta dosis impregnada de terrorismo.

Todos hemos vivido experiencias no muy agradables en los últimos meses en nuestro país. Compartimos el alerta dado por el Presidente Nicolás Maduro y el cual no debe caer en saco roto. El mensaje es contundente. Detrás de esta oleada de violencia y de fechorías callejeras contra instalaciones públicas y del pueblo venezolano, lo que se busca es pescar en río revuelto.

El Comandante Chávez siempre nos lo recordaba con mensajes claros y futuristas. La CEV tiene un papel muy singular, en estos momentos, para asumir un rol estelar en defensa del pueblo venezolano; más allá de sus intereses particulares y dogmáticos.

El ejemplo está a la vista y el Papa Francisco así lo ha señalado: “La Iglesia debe estar al lado de los pobres”; aunque, el padre Palmar diga lo contrario y le falte el respeto al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

“No, no basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz”…Venezuela quiere la paz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1284 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: