Mosca, la oposición nos está borrando nuestros símbolos

Ya se siente en el ambiente el trabajo habilidoso, psicomediático, de la oposición. Están teniendo efectos sus mecanismos maquiavélicos para hacer popular al que se les dé la gana o por el contrario sepultar, borrar del psiquis de la gente, al que quieran y lo que quieran.

Están aplicando las mismas técnicas que utilizan los medios para estimular el consumo. Así como nos hacen cepillarnos con Colgate o nos hacen comer la chatarra de McDonalds así mismito, con esas mismas técnicas de mercadeo o como se les llame, están acabando con nuestros héroes patrios, incluso con nuestra ideología. Así lo percibo y pueda que esté equivocado.

Siento, con muchísimo pesar que, por ejemplo, nuestro amado recién fallecido Presidente Chávez, ya está cayendo en el olvido. Lo lloramos y lo enterramos hace apenas un par de meses atrás. Todavía cargamos el luto y el pesar en nuestras almas. Aún está fresquito. Pero tengo la amarga sensación que el hasta apenas ayer hombre más nombrado, conocido y amado de Venezuela y buena parte del mundo, está siendo olvidado. Creo que está siendo olvidado con una enorme velocidad. Eso no lo veo como algo normal, producto del tiempo, que a veces contribuye. Veo que ese olvido natural, está siendo acelerado, algo lo está acelerando.

El trabajo es, por supuesto, parte del plan que viene adelantado la oposición: el plan golpista. Es un trabajo desarrollado con tal calidad que no se debe descartar, de ninguna manera, los cerebros del Departamento de Estado (Made in USA) detrás de todo esto.

Hay la amenaza real de que la oposición está tratando de tumbar la imagen, el magnetismo, del líder Chávez, posicionando simultáneamente, la del ex candidato perdedor. No es para nada casual, que algunos dentro de la oposición ya hablan incluso de Capriles como el líder que sustituirá a Chávez y esa es la idea. Suena a contrasentido, que los que odiaron hasta la muerte a Chávez ahora tomen para si su liderazgo. Se supone que ese liderazgo debería ser asumido por los propios chavistas.

Pareciera que comienza a reinar en el ambiente, por otro lado, una extraña sensación de que con Chávez se sepultó también el socialismo del Siglo XXI, el poder popular, que tanto promovió y por los cuales luchó y entregó su vida. Así nos la están vendiendo y pareciera que se está comprando. Ya la palabra socialismo la están llevando a tal punto que pareciera un cliché en desuso. Incluso para algunos de nuestros camaradas en cargos de gobierno. Muy pocos hacen mención al socialismo, al poder popular, cosa que nunca dejó de estar en cada discurso, en cada conversación de nuestro Chávez. Es decir, que hasta ellos incluso pareciera que están siendo ya tocados por el trabajo borrador de la oposición. Todo esto encierra, obviamente, un altísimo peligro para el proceso revolucionario pues significaría la pérdida del rumbo marcado por Chávez.

Como parte de la estrategia opositora aquí develada, están tratando también de tumbar la imagen, el liderazgo de Nicolás Maduro. Es por eso que, a cada rato, oímos como los dirigentes opositores se refieren al Presidente actual de la Patria como un hombre con falta de capacidad e independencia para tomar decisiones, inseguro. Están utilizando el viejo truco de la burla, la mofa, la descalificación. Como cuando desataron aquella campaña de que Chávez estaba loco. Claro, la vaina en ese entonces resultó al revés, Chávez los volvió locos; pero Chávez era Chávez. Es decir, están sembrando la anti-imagen del líder Maduro.

Están ablandando la masa popular, penetrándolo, derrumbándole sus líderes y posicionándoles otros. Lo riesgoso es que también estén incidiendo en la dirigencia nuestra, en los cuerpos de seguridad del Estado, en las fuerzas armadas, en las milicias, en los poderes, en la estructura del Estado en general.

En este escenario, que pareciera absurdo, la acción de nuestros cerebros de contrainteligencia deberían actuar con celeridad y contrarrestar ese proceso que es parte de la desestabilización y el golpismo. Para eso contamos con todo el aparato del Estado. Con los medios, incluyendo los económicos. Para eso estamos en gobierno. Si no, encomendemos a Dios y a todos los santos del cielo.

(*) Profesor Titular, ULA

Email: heribertogomez60@gmail.com

@ulandino


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2555 veces.



Heriberto Gómez

Profesor Titular, ULA

 heribertogomez60@gmail.com      @ulandino

Visite el perfil de Heriberto Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: