¡O paramos al Capriles o él acaba con el país!

Así de sencillo. Este fascista golpista está en lo suyo. El pueblo lo sabe, el gobierno lo sabe también. Su intención de llevar al país a una situación bélica, de enfrentamiento entre venezolanos, está clarita. Sus llamados casi a diario en los medios opositores nacionales e internacionales, son una clara prueba de ello. No ha habido en sus palabras ningún signo de conciliación, de paz. Todo lo contrario. Mentira tras mentira, va generando incertidumbre, desconfianza. Está irreverente, ofende los poderes del Estado, los desafía. Le dice lo que le da gana al Presidente de la República. Ya tiene a sus 7 millones convencidos de que él ganó las elecciones. Ya los tiene inoculados de mucho odio, de mucha rabia, de mucha frustración. Los está enfilando en contra del gobierno y sus seguidores. Los va conduciendo por un túnel, llevándolos hacia la confrontación fratricida.

Ya hizo los primeros ensayos, las primeras pruebas. En ellas provocó la muerte de nueve chavistas y la destrucción parcial o total de varios CDI y casas del PSUV. Esas son las primeras fases del plan fascista. Capriles sigue ejecutando las otras fases abonando el terreno, optimizando las condiciones. Está buscando llegar al punto óptimo: la desestabilización total. Con ello sabe que los marines justificarán su venida al país, al rescate. A salvar la democracia. A acabar con la tiranía de Maduro y el chavismo. A defender la libertad de expresión. A acabar con la persecución. A restituir el estado de derechos. A rescatar la institucionalidad. A detener la expansión del comunismo en América Latina.

Pero la verdad es que vendrán, como sanguijuela, a apoderarse de nuestro petróleo, del gas natural, del agua dulce. A acabar con todos los beneficios sociales iniciados por Chávez. A llevar al país de vuelta a la ignorancia, al analfabetismo, a la desnutrición, a la dependencia tecnológica y económica. A ser de nuevo el patio trasero del imperio.

Veo la película. El Departamento de Estado y sus aliados terroristas, armarán a los opositores. Les darán modernos recursos bélicos, para que se enfrenten a las fuerzas leales al gobierno. Capriles dirigirá, a sus ya enfurecidos seguidores, vía tuits, desde su cómodo apartamento en New York. Aunque les mentirá y dirá que está en un barrio de Petare y se lo creerán. De todos modos a él le importará un carajo que esa mentira se sepa. Ya los tiene acostumbrado a que les diga mentiras. Los aliados, incluyendo lo aliados criollos por supuesto, profundizarán la guerra sucia en contra del gobierno venezolano a nivel nacional e internacional.

Las fuerzas aliadas harán sus masacres, violarán a nuestras mujeres, mataran a nuestros niños, a nuestros hombres. Con las armas militares de largo alcance alzadas y gritando consignas ¡VENEZUELA AHORA SI ES DE TODOS ¡ mostraran los cuerpos sangrientos, mutilados de los líderes chavistas. De los líderes y defensores del oprobioso régimen: Maduro, Cabello, Jorge Rodríguez, Tareck, Eeckhout, Aristóbulo, Darío Vivas, Santaella, Varela, Mario Silva, Santroz y más, muchísimos más….Se iniciará una persecución y aniquilamiento a todo chavista sobreviviente que haya tenido actividad pública o conocida. En la ULA se retomará lo del golpe del 2002: hacer una lista de todos los chavistas para expulsarlos de la universidad. El ejemplo será seguido por todas las demás universidades que están siendo dirigidas por los opositores. Sin juicio, sin ordenes de jueces, sin la presencia de fiscales ni defensoría del pueblo, los chavistas serán detenidos, torturados, asesinados. Human Rights Watch, will not watch nada de eso; mantendrá su boca cerrada como en Libia, Siria, Palestina, Guantánamo.

La tumba de Chávez será profanada, su cuerpo expuesto a la luz pública, tal vez desnudo, para satisfacer el morbo necrófilo del fascista Capriles o para verificar si en realidad es el cadáver Chávez. Imágenes serán lanzadas por las redes sociales.

Las fuerzas aliadas impondrán un gobierno de facto. Lo presidirá un hombre de confianza del pentágono, tal vez el fascista 1 Capriles o seguramente uno de los militares del 2002-2003, de Altamira. Celebrarán en las areperas de Miami. Las periodistas de CNN entrevistarán, con cara de orgasmo, a los felices exiliados del régimen. Vargas Llosa escribirá su artículo para El País de España: Después de 14 años de dictadura, retornó la democracia a Venezuela. Se despepitará en alabanzas para con los gallardos guerreros opositores y para con el máximo líder de esa revolución, Capriles. La OEA dudará y hará cien asambleas especiales, dando tiempo a que pase todo.

Se controlará, con anuncios a cada rato en VTV, Tves, Vive, ANTV, en poder del nuevo gobierno y Globovision, El Nacional y otros conocidos medios hasta ahora opositores del gobierno chavista, toda información en contra del gobierno recién instaurado. Aló Ciudadano y el editor de El Nacional, justificarán, sin que les pique el fundillo, tales medidas. Tal Cual, se quedará como si tal cual. Kike, Carla Angola y Carreño, todo elegantes ellos, con estúpidos chistes, con expresiones de rostro ensañadas, alabarán la enérgica decisión. La SIP, volteará la cabeza para el otro lado. La Patilla, ni una semilla. El Venezolano, no hablará nada porque deberá cerrar por desaparición del gobierno chavista y de los exiliados del reeegimen, quienes constituían sus clientes y lectores asiduos. CNN y RCN, ni una letra, ni una palabra al respecto.

Los sesudos comentaristas-analistas de CNN, la Patricia Janiot, el Cala y el Oppenheimer se instalarán en Caracas como parte de la avanzada mediática que justificará las criminales acciones y dará una manipulada versión positiva de lo que haga el gobierno asesino. Todo será, ante los ojos del mundo, una Venezuela en paz. Sin conflictos, sin asesinatos, sin pobres, sin miseria, sin noticias. Como en Libia.

La bolsa de New York, cerrará en alza por varios días, por la cotización de los bonos y todas esas vainas bursátiles que tengan que ver con nuestro país. Pues cayó la dictadura, el chavismo.

Obama llegará, con una sonrisa de oreja a oreja, caminando, como muchacho de película, al patio asoleado de la casa blanca y ante los medios dará su discurso, reconociendo los esfuerzos de los revolucionarios opositores para retornar a Venezuela por el sendero de la democracia. De inmediato, sin titubeo alguno, dará su aprobación al gobierno de facto y anunciará que las fuerzas aliadas, para asegurar la estabilidad en la zona, deberán permanecer en el país por diez años, con cargo al Estado venezolano. Viendo una gran pantalla, colocada entre los escombros de la plaza Altamira, miles de opositores concentrados allí por llamado de Capriles, borrachos o drogados algunos todavía por la celebración, aplaudirán con ganas y llorarán de alegría al ver y oír estas palabras de Obama.

Tal vez, tal vez, insisto, tal vez, Francisco desde Roma, le echará la bendición al nuevo gobierno.

Los aliados controlarán las fuerzas armadas, la seguridad y vigilancia del país. Serán los gringos que, en inglés o en mal español, en las alcabalas de todo el país, pedirán la cédula de identidad a los venezolanos. Revisarán cada milímetro de tu carro, seas opositor o chavistas camuflado. Nadie reclamará. Algunas opositoras, chéveres ellas, agradecidas ellas, hasta les tiraran besitos. Las fuerzas aliadas decidirán quién será el nuevo Ministro de Defensa. Destruirán o desecharán las armas rusas. Las cambiarán por armas gringas o de los países aliados que las producen. Con cargo al presupuesto nacional. Parte del negocio de la guerra y de los perros de la guerra.

Llegarán los préstamos del FMI, BID y de otros organismos multilaterales, para la reconstrucción del país. Llegarán con sus propias empresas las cuales, como parte del contrato para poder dar los préstamo, serán las que deba utilizar el gobierno venezolano en la reconstrucción de todas las refinerías del país, autopistas, puentes como el Orinoquia, el del Lago de Maracaibo, aeropuertos; todos destruidos por los certeros bombardeos de las fuerzas aliadas. Escuelas y liceos bolivarianos, simoncitos, Barrio Adentro, CDI, PDVAL, quedarán todos destruidos por error, sin querer queriendo, o porque un periodista runruneó por su cuenta twittter que allí se refugiaban las milicias chavistas, con armas atómicas y químicas de origen iraní.

Bajarán los precios del petróleo. Se eliminarán, o se bajarán al mínimo, como en los tiempos buenos, de la democracia adeco-copeyana, todos cobros por regalías e impuestos a las empresas gringas y europeas. Se volverá a vender el petróleo casi regalado a los USA, por el eterno agradecimiento a su denotada solidaridad con el pueblo venezolano y su participación decisiva en la recuperación de la democracia, el regreso a la hermosa anhelada democracia de los 60, 70, 80 y 90. Como parte de los compromisos con los gringos y para poder, entre otras cosas, venderles el petróleo más barato a ellos, o mejor regalárselo como se hacía en otros tiempos, se ajustarán los precios de la gasolina para los venezolanos, pues se les está vendiendo muy barato y eso no puede ser.

No más petróleo para Petrocaribe, que se jodan los miserables pueblos del Caribe. Que pasen hambre, miseria.

Por la dinámica económica que impondrá el nuevo gobierno democrático, para proteger al sector privado y reconocerle todos los daños que lo ocasionó el régimen durante 14 años, se les darán todos los dólares del mundo, a muy bajo interés y laaargos períodos de retorno. Se les restituirán sus latifundios, los miserables invasores serán perseguidos, enviados a las cárceles o eliminados.

Los cubanos, pal carajo o para las cárceles o campos de concentración. Los que sobrevivieron a la guerra, pues fueron decretados por Capriles como objetivos militares. Su exterminación era punto de honor y compromiso con los gringos. O porque les tenía arrechera.

No más petróleo para Suramérica. Todo debe ir, a precios más bajos para el norte, para Europa. Para ayudarlos a salir de su crisis económica.

Pal carajo Alba, Alca, Unasur, eso es comunismo puro. TeleSur será vendida a CNN o Cisneros, para que la conviertan en una televisora de verdad, que diga la verdad, de verdad.

Todas las políticas sociales, todas, serán eliminadas de un solo plumazo, sin contemplaciones. Se acabó la regaladera de plata al pueblo. Que trabajen y se jodan de nuevo. Gran Misión Vivienda será ahora un gran consorcio privado. Para ayudar al maltratado sector de la construcción. Cero apartamento de interés social. A miles de beneficiarios le quitarán sus casas por chavistas, serán expulsados a la fuerza, enviados a sus ranchos de nuevo. Al que se resista irá preso o eliminado de un solo tiro. Si hay alguna protesta por querer mantener sus viviendas, plomo parejo contra esos tierruos. CNN reportará que células sobrevivientes del régimen están tratando de desestabilizar al gobierno democrático. No reportará heridos de balas, ni muertos por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.

A los viejitos se les acabará la ganga. A regresarlos como en los tiempos de la IV. Cobrarán una pírrica pensión y eso cuando le dé la real gana al gobierno de pagar. Nada de estar ajustando pensiones al salario mínimo, qué vaina es esa?. Cómo es eso que los viejitos no pagan completo sus pasajes y hasta es gratis en el transporte público. Que hay programas especiales para llevarlos de vacaciones, gratis, por todo el país. Que se les dio pensión por el Seguro Social sin haber cotizado. Que tienen asistencia y medicinas gratis. Que les operen los ojos gratis. Que les hagan sus fisioterapias gratis. Hasta cuando tanta sinvergüenzura. Definitivamente Chávez y sus secuaces estaban locos. Eso se acabó. Se necesita ese dinero para honrar los compromisos con los aliados, con los desamparados empresarios e industriales del país.

Agua, electricidad, telefonía para la empresa privada de nuevo. Tarifas reguladas para el carajo, con incremento mensual, eso sí, programado.

¿Misiones? A eliminarlas todas, pues es comunismo puro. Eso no lo tolera ninguna democracia, menos la democracia de los USA.

No más universidades públicas, hay que parar esa vaina. El gobierno no aguanta más esa pesada carga. Hay que generar más empleos y eso sólo lo sabe hacer el sector privado. Así que a crear más universidades privadas o a privatizar las públicas. Eso sí, el que quiera ser profesional que lo haga como en los viejos tiempos, que se venga a la gran ciudad, donde estarán las universidades. Nada de municipalización de la educación. No sean flojos carajo, pero además hay que preservar la casta social, el que es tierruo que se quede así. No todos tenemos el derecho a ser profesionales. ¿Qué vaina, qué locura es esa que todos quieren ser profesionales?.

Pero seremos felices, Capriles le cumplió a sus seguidores, logró su objetivo más anhelado, su mentira-bandera de campaña: tener una Venezuela unida…..y entregada al imperio (esta verdad nunca la mencionó, por supuesto).

Pila gobierno revolucionario, que esta vaina da escalofrío, pero pareciera que pudiera llegar a ser una realidad. Una terrible realidad. Como me dijo mi esposa: coño al menos citen al Capriles a la Fiscalía.

CODIGO PENAL:

Artículo 147. Quien ofendiere de palabra o por escrito, o de cualquier otra manera irrespetare al Presidente de la República o a quien esté haciendo sus veces, será castigado con prisión de seis a treinta meses si la ofensa fuere grave, y con la mitad de ésta si fuere leve. La pena se aumentará en una tercera parte si la ofensa se hubiere hecho públicamente.

Artículo 148. Cuando los hechos especificados en el artículo precedente se efectuaren contra la persona del Vicepresidente Ejecutivo de la República, de alguno de los Magistrados o Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, de un Ministro del Despacho, de un Gobernador de estado, de un diputado o diputada de la Asamblea Nacional, del Alcalde Metropolitano, o de algún rector o rectora del Consejo Nacional Electoral, o del Defensor del Pueblo, o del Procurador General, o del Fiscal General o del Contralor General de la República, o algún miembros del Alto Mando Militar, la pena indicada en dicho artículo, se reducirá a su mitad, y a su tercera parte si se trata de los Alcaldes de los municipios.

Artículo 149. Cualquiera que vilipendiare públicamente a la Asamblea Nacional, al Tribunal Supremo de Justicia o al Gabinete o Consejo de Ministros, así como a alguno de los consejos legislativos de los estados o algunos de los tribunales superiores, será castigado con prisión de quince días a diez meses. En la mitad de dicha pena incurrirán los que cometieren los hechos a que se refiere este artículo, con respecto a los consejos municipales. La pena se aumentará proporcionalmente en la mitad, si la ofensa se hubiere cometido hallándose las expresadas corporaciones en ejercicio de sus funciones oficiales.

Sin comentarios….

(*) Profesor Titula, ULA

Email: heribertogomez60@gmail.com

@ulandino


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5427 veces.



Heriberto Gómez

Profesor Titular, ULA

 heribertogomez60@gmail.com      @ulandino

Visite el perfil de Heriberto Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: