A propósito del Editorial de "Tal Cual"

Teodoro es muy difícil que la economia crezca menos de 10 por ciento

La oposición venezolana se resiste a ver la realidad del crecimiento económico de Venezuela y sus voceros, como es el caso de Teodoro Petkoff en el editorial del día martes 23 de agosto. Intentan, con todos sus medios, tapar el sol con un dedo para negarse a aceptar los logros de la política económica del gobierno del presidente Chávez una vez culminado el paro golpista.

Los opositores se niegan a aceptar que la caída del PIB durante los años 2002 y 2003 fue motivada principalmente por el clima de conflicto político, al mismo tiempo que se niegan a reconocer el extraordinario crecimiento económico que está viviendo Venezuela, una vez culminado el SABOTAJE PETROLERO.

Durante el año 2004 la economía Venezolana mantuvo la más elevada tasa de crecimiento a nivel mundial. El Producto Interno Bruto se incrementó en 17,8 por ciento. En esa misma dirección la Inversión Bruta Fija creció en 38 por ciento.

En el año 2005 la economía venezolana continua mostrando signos de un extraordinario crecimiento sostenido. En los primeros dos trimestres del año el PIB creció 7,5 y 11,1 por ciento respectivamente, promediando una tasa semestral de crecimiento que se ubica en 9,3 por ciento, vale la pena destacar que el sector no petrolero esta creciendo a tasas más elevadas durante los dos primeros trimestres en 8,7 y 12,1 respectivamente. Como consecuencia, Venezuela se coloca como la economía del continente con la más elevada tasa de crecimiento en lo que va de año, y una de las economías mundiales junto a China, India y Argentina con mayor ritmo de crecimiento.

Sin embargo, dichos números no satisfacen a Teodoro, quien por cierto pretende hacer una comparación del crecimiento que ningún economista serio estima como válida. Pretende comparar el PIB del primer semestre del año 2005 con el semestre inmediatamente anterior; lo correcto es comparar la tasa de crecimiento trimestral en relación al mismo trimestre del año anterior. Esto se explica, de acuerdo a economistas, econometristas y físicos nucleares, en el hecho que las series estadísticas del PIB son series de tiempos las cuales son afectadas por factores estacionales. Es decir, las características de la economía varían según la época del año y todo el mundo sabe, por ejemplo, que la producción de los últimos meses del año se incrementa para satisfacer la mayor demanda de bienes y servicios asociados a la temporada navideña, siguiendo este argumento, al contrario de lo expresado por Teodoro la economía deberá crecer a un ritmo mayor en los próximos dos trimestres, por supuesto, comparando con el mismo periodo del año anterior.

Por otra parte, el ahora candidato presidencial afirma que la inversión no se está incrementando, no obstante, las estadísticas reflejan lo contrario. En los primeros dos trimestres del año en curso La Inversión Bruta Fija se ha incrementado en 41,1 por ciento y 41,6 por ciento respectivamente, al compararse con el mismo periodo del año 2004. Estos elevados niveles de inversión auguran un escenario muy positivo de crecimiento económico para el año en curso. TEODORO, ES MUY DIFÍCIL QUE LA ECONOMIA CREZCA MENOS DEL 10 POR CIENTO en el 2005 y en los próximos años 2006 y 2007 el crecimiento del PIB puede ubicarse cerca de 5 por ciento.

A Teodoro le es difícil reconocer que la tasa de desempleo ha mantenido un descenso continuo desde mediados del año 2003. Recordemos que en febrero del 2003 una vez culminado el sabotaje petrolero el desempleo subió hasta 20,7 por ciento; desde entonces ha disminuido continuamente, al mes de junio del año en curso se ubica en 11,8 por ciento. Ello implica que en un período de nueve trimestres el desempleo se ha reducido en 9 por ciento lo que significa un millón ochenta mil nuevos empleos. En efecto, Venezuela es la nación de América Latina que ha reducido el desempleo en forma más rápida durante dicho período y se espera que para finales del año se ubique en niveles de un dígito.

Podemos recordar que muchos economistas profetas del desastre auguraban, durante el sabotaje petrolero, tasas de inflación superiores al 100 por ciento. No obstante, La inflación ha mantenido un ritmo continuo de descenso desde febrero del año 2003. En aquel entonces la inflación anualizada se ubicó en 38,7 por ciento. En ese sentido, como consecuencia de la recuperación de la economía y el éxito de la política económica la inflación se ha desacelerado en forma continua. Para el mes de julio del 2005 ésta se ubica en 15,3 por ciento con una clara tendencia a colocarse a finales de año por debajo del 15 por ciento.

Otros economistas opositores no dejan de calificar el crecimiento que hoy se vive como ESPEJISMO ECONOMICO ó CRECIMIENTO IRREAL cuando en realidad son ellos quienes sufren de miopía y alucinaciones resistiéndose a aceptar la realidad. Pronosticaban que la economía solamente crecería 4 por ciento en el 2004 y entre 0 y 2 por ciento en el 2005 y ahora se sienten insatisfechos del margen de error de sus pronósticos. Deberían estar felices de que el “escaso logro económico” supere con creces las predicciones que tenían.

Es irónico ver hoy a estos economistas, quienes se opusieron al control de cambios en el año 2003, preocupados por el uso de una fracción de las reservas internacionales para promover inversiones que induzcan el Desarrollo Económico. En aquel entonces afirmaron que las reservas internacionales no aumentarían a pesar del control de cambios y proponían una libre flotación de la moneda que no habría permitido acumular estas reservas. En ese sentido, las Reservas Internacionales se han incrementado de 13.669 millones de dólares en febrero del 2003 a 31.832 millones de dólares a la fecha del pasado miércoles 24 de agosto, lo que significa un crecimiento de 133 por ciento. Con ello se ubica Venezuela como la nación de América Latina que cuenta con la mejor relación de reservas internacionales por unidad de Producto Interno Bruto; dichas Reservas Internacionales equivalen a 22 meses de importaciones, y superan la totalidad de la deuda pública externa.

Si bien es cierto que el coeficiente de inversión aún tiene que continuar aumentando para lograr un crecimiento sostenido a largo plazo, esto debe lograrse en forma progresiva. Es imposible ir a un ritmo de crecimiento más rápido que el actual; de hecho no existe país que haya crecido más rápido que Venezuela en los últimos seis trimestres. Debe recordar Teodoro que la caída del coeficiente de la inversión bruta fija se inició en 1979 y no se recuperó durante el período en el que él fue MINISTRO DE PLANIFICACIÓN.

*El autor es Profesor de Economía Universidad Central de Venezuela.

PD: Quienes quieran discutir y proponer ideas constructivas para lograr un CRECIMIENTO CON EQUIDAD Y JUSTICIA SOCIAL pueden hacer contacto en el correo: josesojo1@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4890 veces.



José de Jesús Sojo Reyes (*)


Visite el perfil de José Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: