Mardo reflejo de Capriles

Dicen que, como es arriba, así es abajo. Y no hay lugar a dudas. Los mismos errores que comete Henrique Capriles Radonski, los comete también Richard Mardo. Por lo que el contenido del Artículo publicado por Marciano: ¿Quién soy? En Piedra de Tranca en el Diario Vea, está hecho con la misma talla de Richard Mardo. Veamos:

Si Capriles ha incurrido en un nuevo error. Richard Mardo también incurre en errores. Ambos tienen carácter inmaduro, son acreedores de una inmensa ignorancia política, que los hace incurrir en reiterados deslices. Graves deslices. Que les depararán a ambos una derrota brutal. Eso lo dice la gente que incluso está con ellos. Que los apoya porque no encuentran otro palo en qué ahorcarse. Esto último es de cajón. Muchos piensan ahora, luego de padecer en carne propia las torpezas de ambos candidatos, que cualquier otra opción hubiera sido mejor. Y no lo afirman por mamar gallo ni por escarnecer a los actuales voceros de la oposición. Lo dicen porque a diario lo pueden constatar. Cuando Capriles habla en un mitin. Cuando Capriles declara a los medios. Cuando Capriles se pone gracioso o cuando se arrecha. Cuando Mardo entrega un balón en una cancha deportiva, cuando entrega un tanque plástico en un barrio, cuando hala de los cabellos a mujeres comunicadoras. Ambos candidatos son vacíos, no poseen discurso coherente, todo lo toman a la mamadera de gallo.

Definitivamente carecen de ángeles. Cuando tratan de ser graciosos les sale una morisqueta. Cuando tratan de ponerse serio provocan risas. Cuando pretenden pronunciar un discurso, ponen la torta. Porque si se les compara con cualquier otro político venezolano el contraste es desolador para ellos. Cualquiera los supera. Entonces, ¿qué es Capriles y Mardo? Seguramente que ellos se habrán preguntado en más de una ocasión, ¿quiénes somos?, sin hallar respuestas. ¿Cuáles son sus problemas? De identidad ante todo. No es otro que la falta de preparación. Ambos tienen una pobre formación intelectual. Tienen ausencia de principios. Capriles y Mardo no lo entienden y no podrán entenderlo jamás porque sería negarse a sí mismo. Ellos realizan en la actualidad actividades para las que no cuentan con atributos. Ellos creen, por ejemplo, que todo lo resuelven dando carreritas, posando de irreverentes, forzando a jugar una caimanera a un grupo de muchachos, retando a Chávez y a Isea a que compitan con ellos en las travesuras con las que tratan de compensar su falta de verdadero liderazgo. Y muchas veces incurren en el error de rivalizar con el Presidente o con el Gobernador Iea en el terreno donde éstos son imbatibles: La cordialidad, el sentido del humor, la compenetración con la gente, la llaneza en la relación humana, que en Chávez e Isea es algo genuino, pero que a ellos les queda postizo.

Como políticos, son ridículos. Porque carecen de las condiciones de políticos natos o que se forjaron en la lucha cotidiana. No se prepararon y tampoco lucharon para llegar a posiciones destacadas. La suerte, el apellido, el poder económico, fueron los factores que lo potenciaron. Ellos no tuvieron que hacer esfuerzos algunos como la mayoría de los dirigentes venezolanos. Sus ambientes fueron siempre cómodos, la discoteca, la joda con el grupo social, los extravíos propios de jóvenes de su clase sin inquietudes políticas y sociales, y llegaron a una actividad tan exigente como la política por carambola. Por eso sus reacciones, sus cóleras, sus negaciones, sus contradicciones, sus arrogancias, que quienes los acompañan reconocen a cada momento.

Capriles y Mardo ni siquiera son de ideología de la derecha. Cualquiera que los someta a un examen sobre este pensamiento los rasparía fácilmente. Dentro de ellos no hay nada. Por eso Chávez e Isea, que tienen ojos clínicos para diagnosticar, aciertan cuando dicen que Capriles y Mardo son la nada. Es nada y nada más que nada. La más pura nada. Y la nada, colocada ante un espejo, lógicamente no refleja nada. Así de sencillo. Por eso, ante la pregunta quién soy, la respuesta es ¡nada! Así de sencillo. Pido disculpas al compatriota Marciano por fusilar el excelente contenido de su artículo, reconozco que me pase de tremendo con este tema, pero en campaña electoral, todo lo que arroje luz al camino de nuestra revolución se debe aprovechar al máximo. ¡Disfrútenlo! Ah y el crédito es de Marciano, no es mio. Hasta la próxima entrega.
yjmosqueda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1691 veces.



Ysaac Jacobo Mosqueda Criollo

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor