La oposición busca refuerzos

El rasputín de la oposición venezolana Ramón Guillermo Aveledo, un rancio político venido de las filas copeyanas quien aplica sus estrategias aprendidas de conocimientos beisbolísticos, parece no dar pie con bola una vez que la MUD trató de levantarse, pero volvió a caer en picada luego de la elección de su candidato Enrique Capriles Radonski, en las pasadas elecciones primarias.

Con la ausencia involuntaria de su principal contendor, el Presidente Hugo Chávez y el deseo de que no rompan filas los candidatos unidos con plastilina; la atmosfera de la derrota parece perseguirlos y les ha llevado a ensayar nuevas estrategias, esta vez con la búsqueda de refuerzos en el escenario internacional.

Es así como la semana pasada, con el apoyo de un banco que asoma las costuras y sus verdaderas intenciones con el país, invitaron a su “ciudad virtual” a tres expresidentes de la fracasada socialdemocracia, para que vinieran a dictar cátedra política en Venezuela. Un país que no acepta el catecismo del pasado y donde parecieran permanecer anclados estos líderes, quienes trataron con sus trillados discursos resucitar tiempos de gloria, en un escenario político que ya no les pertenece.

Venir a la República Bolivariana de Venezuela con un mapa político del pasado es ignorar el avance y la cultura política de un pueblo que ya ha madurado. Sobretodo, luego de superar los fracasados modelos neoliberales por ellos encarnados y que fueron puestos de manifiesto, en los intentos fallidos de golpes de Estado impulsados por el imperio y superados por el pueblo venezolano, al cual ellos siempre representaron, como sus peones de brega en el llamado patio trasero.

Tratar de plantear por ejemplo - en sus discursos a los venezolanos – que: “los presidentes deben pensar en próximas generaciones y no en próximas elecciones”, Ricardo Lagos (Chile); “El sistema comunista desapareció por su fracaso”, Felipe González (España) y “ la imposición no sirve, hay que luchar contra gobiernos militares”, Fernando Henríque Cardozo (Brasil).; es además, de una falta de respeto al pueblo venezolano, una ignorancia supina del proceso de la revolución que vive nuestro país.

A pesar del respeto que profesamos los venezolanos por los visitantes y de las evidentes señales de democracia verdadera que existe en nuestro país, estos mandatarios pueden dar fe de que actuaron con toda libertad y pudieron expresar lo que piensan en Venezuela. Pero no le sirven para nada sus arengas y sus discursos, con la intención de fortalecer a una oposición que desde hace ya mucho tiempo rechaza el pueblo venezolano; por su carácter entreguista al imperio norteamericano y por su fracasada política neoliberal, hoy condenada por todos los países europeos y que bajo el disfraz de una burbuja también subsiste en los Estados Unidos, bajo la sombra de la guerra y los malabarismos del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

Al igual que a los representantes de la vieja política socialdemócrata y socialcristiana, quienes agotaron sus banderas en nuestro país y en otros lugares del mundo; después del carnaval de las elecciones primarias, quieren surgir en Venezuela bajo un nuevo disfraz progresista y con un “candidato detergente” y sus nuevas consignas para engañar incautos; pero el nuestro, es un pueblo que ya no acepta guiones impuestos al mejor estilo del cine de Hollywood, o bajo la vieja conseja de los gringos así es “como se vende un presidente”.

Paralelamente a la estrategia del rasputín Aveledo, de encontrar refuerzos extranjeros, hoy también busca apoyo en las filas de la misma oposición venezolana, acude a los candidatos derrotados para que vengan en auxilio del “majunche” y declaren en cambote, ahora convertidos en estadistas o emisarios de Colón que existe América Latina…¡vaya descubrimiento!. Así aparece un devaluado Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma, quien hipócritamente dice: “Latinoamérica tiene un gran potencial económico en el mundo…sin importar si se es de derecha o izquierda”. O como también afirma, el discípulo del filósofo del Zulia Pablo Pérez: “La integración de Latinoamérica es fundamental”…

Los majunches a coro tratan de hablar por el “majunche mayor” o por lo que es lo mismo, el “candidato detergente”. Pero ya es tarde para parar un pueblo revolucionario en la calle; aún a pesar de los refuerzos que puedan buscar, ya tienen en su rostro el sabor de la derrota, porque no quieren convencerse de que “Chávez es el pueblo de Venezuela”.


arellanomt@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1595 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a139982.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO