Les exijo a ambos bandos que retiren de estos espacios esta controversia doméstica

En la Misión Cultura…..al plan, plan y al vino, vino

Parodiando al viejo refrán clásico que aconseja llamar a las cosas por su nombre, “Al Pan, pan y al vino, vino”, se nos ocurre esta variante para esta añejísima conseja popular actualizada y ajustada a propósito de la situación planteada actualmente en la Misión Cultura, y es que la conformación y existencia del llamado “Grupo paralelo de avanzada”, denunciado por unos colectivos de activadores de Caracas, concretamente de la parroquia San Juan, ha recibido como respuesta, un desmentido total, absoluto y terminante, de boca de la propia Prof. Antonieta Di Estéfano, en reunión sostenida con ella en fecha 25 de Enero del presente año y a la que por cierto asistió el Vice ministro de Cultura Ivan Padilla. Resulta que lo que está planteado en la Misión Cultura, es un “Plan Nacional de Nivelación y Avanzada”, el referido plan, tal como lo entendí, consiste en activar los mecanismos que tiene establecida la Universidad Simón Rodríguez para avalar o acreditar los saberes, las experiencias y los conocimientos formales y no formales entre los activadores que cursan la carrera, por supuesto en un tiempo perentorio, amén de consensuar con los grupos de sistematización, el mejor mecanismo para adelantar la cobertura del componente común indispensable, algo así como la carga académica obligatoria, esto a través de acordar más de un día de sistematización o encuentro semanal, de manera de agotar los ejes temáticos, las historias locales, el diagnostico participativo y los proyectos de aprendizaje, que a grandes rasgos constituyen el componente docente de la carrera que se cursa en el marco del convenio con la referida Universidad.

“Con pan y vino se anda el camino”, nos decía la protagonista de “La Celestina” en el acto IV para mas señas, y es que si este es el propósito del Plan Nacional de Nivelación y avanzada” por supuesto que estamos de acuerdo con él, porque no contradice en nada los postulados académicos de la carrera, avalada por una Universidad que tiene mas de 20 años aplicando el sistema de acreditación por experiencia y cuyo prestigio es harto conocido, más aún desde que comenzó nuestro transitar por la misión hace año y medio, se nos explicó la metodología y mecanismos para optar a ella. Que a estas alturas del partido el proceso de acreditación no ha sido aplicado diligentemente por quienes han debido hacerlo, ese es otro cantar. Evidentemente que los camaradas que tienen trabajo, experiencia, saberes socio-culturales acumulados, comprobados y acreditables, van a graduarse en un tiempo menor, que otros cuyas potencialidades sean menores, por lo tanto, si es posible que cualquier activador que haya cumplido con buena parte de las exigencias académicas hasta la fecha, se gradue en los próximos ocho meses, diez meses o año y medio, claro que sería posible, esa no es la discusión, ese no es el Grupo de Avanzada que hemos cuestionado públicamente y que le hemos pedido en no pocas ocasiones a la Coordinación Nacional que lo aclare públicamente para terminar con este ruido innecesario y ensordecedor que se cierne sobre los ambientes de sistematización de la misión en todo el país. Hemos cuestionado la existencia de un grupo de “coleados”, “de funcionarios públicos” que no forman parte de la data de la misión, que no fueron postulados por sus comunidades, que los “arrejunten” a todos en un mismo saco, como si los saberes y experiencias individuales se puedan estandarizar y unificar para pasarlos por debajo de la mesa y graduarlos con el resto del colectivo, eso no tiene nada que ver con el Plan Nacional de Nivelación y Avanzada que nos fue presentado.

“Cuando el vino entra, echa el secreto afuera”, yo no tengo por qué dudar de la palabra de la Prof. Di Estéfano, máxime cuando se expresa en el marco de una reunión de carácter público, en presencia de un grupo numeroso de activadores integrantes de la Misión que merecemos respeto y en presencia también de autoridades que representan institucionalmente al Ministerio de la Cultura, si ella nos afirma que tal como nosotros estamos planteando el “Grupo de avanzada” no existe, así será, sin embargo el pueblo anda alzao, guapo y además apoyao por la madurez política de participación y protagonismo que ha alcanzado en estos últimos duros años de confrontación con la derecha recalcitrante y con la mas rancia representación del fascismo y golpismo que aún se cree dueño de este país. Por ahí andamos haciendo, construyendo y aprendiendo a hacer la contraloría social. Desde aquí yo invito a los camaradas que han señalado que eso es una mentira, un cuento, •”un pote de humo”, a que ejerzamos con diligencia y compromiso la contraloría en cada uno de nuestros ambientes de sistematización, si detectamos que existen grupos que obedecen a las características que hemos descrito, entonces hagamos la denuncia pública y exijamos responsabilidades. Nosotros hemos respetado la mesa de dialogo, porque creemos en la discusión abierta, franca y descarnada, no hemos hecho concesiones, simplemente pensamos que es nuestro derecho defender el espacio y condiciones académicas desde adentro, a nosotros no nos sacarán de la misión, la lucha por las reivindicaciones se debe hacer desde adentro, desde las trincheras de la activación y la sistematización, no vamos a desgastarnos por defender a individualidades que no han tenido la valentía de dar la cara en la misión para responder por lo que se les señala, creemos que hemos dado muestras suficientes de solidaridad y apoyo moral, nos asiste nuestra conducta coherente y las evidencias escritas entregadas a la propia coordinación académica al respecto.

El debate, está en la calle y lo han pretendido pasar por bolas, primero distrayéndonos con el caso de los facilitadores, sobre el cual ya fijé posición, ahora es el caso del señor anónimo “Vallejo” (Ver La verdad de la Misión Cultura - www.aporrea.org/misiones/a30990.html), que al parecer no es tan anónimo porque ya han publicado varios artículos encendidos defendiéndose de lo que allí se dijo, permitiéndose entre otras cosas señalar como “autores” a personas por su nombre y apellido que imagino ellos tendrán la oportunidad de defenderse por esta misma vía, porque si tan cuestionable es que se utilice la ventana de “Aporrea” para publicar anónimos con aseveraciones sin sustento y pruebas, no es menos cuestionable que se les permita a personas que son funcionarios públicos o representan alguna organización ejercer su derecho a replica señalando a priori a “personas” con nombre y apellido (Ver Mi respuesta a “Cesar Márquez Vallejo” sobre la Misión Cultura y otras cosas Por Héctor E Soto C. - http://www.aporrea.org/misiones/a31062.html), en una asombrosa demostración de irresponsabilidad y falta de respeto, a menos que estas personas tengan las pruebas en sus manos de quien publicó el anónimo y por extrañas razones no la hacen pública, lo que evidenciaría entonces que estamos en el medio de una disputa de carácter personal, interna y visceral que nada tiene que ver con la discusión y el debate que hemos pretendido defender desde esta tribuna.

Les exijo respeto a ambos bandos y les pido que retiren de estos espacios esta controversia doméstica y que las resuelvan en otros escenarios, porque mientras tanto sobre la discusión de fondo nadie se ha pronunciado: debatamos sobre el plan nacional de nivelación y avanzada, sobre la manera como se informó al respecto, sobre los activadores que sacaron de sus grupos originales y los migraron a otros, sobre el desconocimiento a nivel nacional que se tiene de este “plan”, sobre el por qué institucionalmente no se han permitido aclarar públicamente esta situación, sobre la responsabilidad institucional ante el atraso académico y la omisión o silencio para tomar correctivos ante situaciones irregulares en lo administrativo y en lo académico que se presentaron con los facilitadores según la versión de los voceros de la misión, sobre los canales de comunicación atrofiados e inoperantes que existen entre los activadores y la coordinación de la misión, sobre la aclaratoria de la data en la misión cultura, ¿Cuántos somos en verdad? ¿35.000,00 como se alega oficialmente o menos de 20.000,00 como nosotros sospechamos?, porque entre una cifra y otra existe un peligroso desfase presupuestario.

Desde este espacio no estamos escribiendo “pendejadas” ni hablando “huevonadas”, somos del barrio, militamos en la esquina y comulgamos con el código de los “panas”, del “vecino” y la “vecindad” y también cantamos que jode, “porque mi pueblo ha sobrevivido cantando siempre”, cantamos boleros, sones, rancheras de despecho, poesía, canto militante y salsa de la “vieja”, la del Tite Curet y la de Héctor, el barrio responde siempre cuando se meten con él, no se equivoquen.

Digamos las cosas por su nombre, cada quien que asuma su responsabilidad y a propósito del refrán que titula este escrito, no olvidemos aquella máxima cristiana: “Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden…”.Lucas Cap 2, vers 22.

Juan Echeverría
Trabajador socio-cultural
C.I. 7.951.428
Teléfono: 0414-251-68-80
Correo Eléctrónico: jrejuangmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4391 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter