2do aniversario de la Gran Misión Chamba Juvenil, Alta comisionada obsérvenos

Ante la pronta bienvenida de la Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, la juventud patriota venezolana está ansiosa de compartir nuestros avances en el desarrollo y corresponsabilidad de las políticas públicas hacía nuestro sector. Pocas políticas públicas dirigidas a la juventud, son reconocidas y valoradas positivamente por este sector de la población que en algunos países, como el nuestro, resulta ser la mayoría y por ende sus demandas son de mayor peso social, es por ello también que es el sector con mayor carga de rebeldía y critica a lo que no es correcto, pero también el más comprensivo y comprometido con el bienestar del pueblo por ser la mayoría de este.

Todo joven anhela conquistar condiciones estables como sujetos sociales (tanto individuales como colectivas – referida concretamente a su entorno inmediato-) por lo cual el ejercicio de diseñar políticas públicas para la juventud, es una tarea que permanentemente obliga a renovarse y refrescarse, afina al Estado para asumir el ritmo y rumbo correspondiente de la generación que asume las banderas de lucha y emancipación de las y los más jóvenes, quienes casi siempre resultan ser los más vulnerables socialmente. La Revolución Bolivariana que está al frente del Estado Venezolano, en pleno reconocimiento de estas consideraciones promulgo hace dos (2) años una política pública emanada de la juventud.

La Gran Misión Chamba Juvenil se erige como una política pública de vanguardia dirigida a la juventud, y este 19 de junio en nuestra Venezuela bolivariana y chavista, lo demostramos y celebramos, nos conlleva a encontrar el origen de esta compenetración y defensa popular de una política pública por parte de la juventud ¿Por qué se ha vuelto una política pública de vanguardia y porque la juventud lo celebra? Iré esbozando una seria de razones, desde mi visión y acción como joven venezolano con plena conciencia histórica y de clase para discernir y brindar herramientas de comprensión sobre el tema; como también un chambista, conociendo desde el interior del Movimiento Chamba Juvenil los aciertos y superación de dificultades producto del bloqueo criminal y genocida de Estados Unidos, que hemos sabido trascender con la mayor altura y tino político.

A pesar de ello, lo principal ha sido la plena confianza del alto mando de la Revolución Bolivariana hacia la juventud, nos asume como un futuro que se vincula desde hoy en la construcción de ese porvenir, esto se sintetiza expresamente en un hombre, quien al igual que nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez, también cree profundamente en la juventud y su capacidad creadora, este hombre es Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

Quien durante el desarrollo de la gestión ha demostrado que la juventud tiene capacidad para gobernar, esto se expresa en que el gabinete ministerial que dirige las políticas públicas hacía la juventud cuenta con jóvenes que se parecen a las grandes capas de juventud venezolana, como el Ministerio de Juventud y Deporte con un joven como Pedro Infante, proveniente de la Catia popular, al igual que una decena de jóvenes viceministros y viceministras, presidentes y presidentas de entes gubernamentales, gobernadores y gobernadoras, alcaldes y alcaldesas, directores y directoras, diputados y diputadas, concejales y concejalas, entre otros aspectos que demuestran la renovación y refrescamiento que denota la inevitable transformación del Estado Venezolano.

Lo segundo es la convocatoria al diseño, desarrollo y seguimiento de las políticas públicas a las fuerzas juveniles organizadas, sean juventudes de partidos políticos como también organizaciones o movimientos juveniles locales, culturales o deportivos o académicos. Asumiendo que la definitiva transición del Estado Burgués hacía el Estado Comunal, paso fundamental y hasta fundacional del Socialismo Bolivariano, pasa por vincular a la juventud a procesos de gobierno concreto, es decir: dirección de políticas públicas.

Ha sido este entramado de esfuerzos, muchas veces anónimos, los que han cimentado una política pública que garantiza dos vías concretas para consolidar nuestros anhelos: estas vías son el estudio y el trabajo, no queda la menor vacilación de que esta generación, bautizada como la generación de oro, asume el estudio y trabajo como una fuente inagotable de crecimiento de una nación, un pueblo que estudia y trabaja deja de ser "instrumento ciego de su propia destrucción", y esta "fuente inagotable" hoy en día está garantizada por el Estado Venezolano, por medio de la Gran Misión Chamba Juvenil, la cual tiene cuerpo político que la asume y defiende, es el Movimiento de Chamba Juvenil, que tiene muchos rostro, somos nosotros los dos (2) millones de chambistas.

A manera de colofón: Alta comisionada, de la mayor buena fe, esperamos pueda alguna vez considerar las voces de estos dos (2) millones de jóvenes que creemos en nuestro país y en nuestras potencialidades, como también creemos y defendemos nuestra soberanía e independencia, de la misma manera hijos e hijas de una hermosa Madre Patria en el norte del sur del continente que no abanderemos jamás, somos la generación que se desprenderá de su brillo áureo para pulir y hacer brillar nuevamente nuestra Venezuela.

David Graterol

Secretario del Estado Mayor de Chamba Juvenil de Caracas

Enlace de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela en Caracas

Subsecretario del Concejo del Municipio Bolivariano Libertador



Esta nota ha sido leída aproximadamente 604 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /misiones/a279759.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO