Para oír solo basta una oreja

Tengo entendido que al padre de Hamlet lo envenaron por el oído. Terrible es la palabra del malediciente que hasta mata o como a Otelo, enloquece. Todo a puro palabrazo limpio. Así se desarrolló nuestra ultima semana, memorable para el chisme y la conspiración político.

El programa instalado es sencillo: escucho, informo. Face Book de gafos. El ladrido, activa la voracidad e insidia y produce amplificación. Un amigo destacado en estos menesteres insinúa, sopla: ¿viste, otro apagón, un mes después del anterior y en la misma fecha y hora: casualidad ¿.

Este es un reconocido y antiguo sistema para desestabilizar, obvio, tonto, pero eficaz y de fácil uso. Lo inventaron los encuestólogos, disparan un chisme, sueñan datos, anuncian tendencias, y crean ambiente de angustia. Solución encuesta. Mesa servida, algún banco o financiera, la pagará. Inventan resultados y confirman el chisme y hacen afectiva su tesis. Esta baratija rueda entre avispados capitanes de la intriga, que se conectaran con crédulos y una que otra doñita ensortijada y el asunto cunde y enceguece y enardece y agita, hasta perder el sueño.

Cómo combatir esta conspiración de bobos: con manejo de fuentes variadas y verificables y sin duda, con discusión entre iguales o desiguales, lo cual resulta mejor. Sobre todo evitar la prensa y vacunarse contra la TV, reirse de los especialistas e invitados gritones y hasta pseudo psiquiatras; guillo, son peligrosísimos; mensaje de texto: oir boludos es dañino para la salud.


tuliomon@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1185 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a86315.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO