Armando Durán y su: "Obama y Nosotros"

Señor Durán:


Sobre su nota de hoy (10/11), publicada en el diario El Nacional, con el mayor respeto debo decirle que sus vaticinios los guardaré con mucho celo, pues ya veré que al contrastarlos con lo que va a ocurrir, nada de lo que usted supone, con respecto a que Venezuela se convertirá en una tiniebla en la América Latina, a propósito del nuevo rumbo que tomará para nuestra región el gobierno estadounidense, una vez tome el poder en enero Barak Obama, se cumplirá.

Primero, ya el propio Lula lo dijo, él no va a la reelección, simple y llanamente porque la constitución no se lo permite y, además, ya quiere retirarse, aún cuando una decisión en contrario a última hora y dadas las excelentes relaciones que él ha tenido con nuestro gobierno, más bien sugiere que el país seguirá teniendo en ese marco el gran apoyo carioca. Segundo, Venezuela fue una cenicienta cuando usted estuvo en el gobierno de CAP como ministro y, obviamente, desde mucho antes. Ya dejó ese papel de la mayor vergüenza y hoy, aun cuando a la oposición le cueste reconocerlo, tiene voz propia en la comunidad mundial y se le oye, como nunca antes había ocurrido. Tiene relaciones con casi todos los países del mundo, como nunca las había tenido. No le tiembla la voz cuando interviene en los foros internacionales para hablar claro y contra el imperialismo. Desde hace años viene anunciando el derrumbamiento del neoliberalismo, así como de los últimos respiros del modelo capitalismo, asuntos ambos que ustedes intentan esconder para no darle la razón a Chávez...

Pero no voy a extenderme y sólo una última acotación para mostrarle lo que es la derecha mundial aquí en nuestro país y en cualquier parte del mundo, que vive de la mentira y del engaño: El gobierno Polaco anunció el viernes que su presidente, el fascista Lech Kaczyński, había hablado por teléfono con Barak Obama y que éste le había garantizado su total respaldo al emplazamiento en territorio polaco del escudo antimisilístico gringo (dicho anunció fue transmitido por todas las cadenas internacionales de noticias), lo cual resultó una gran mentira puesta al descubierto, ese mismo día, por los propios Asesores del nuevo presidente estadounidense, por lo que el gobierno de Polonia se vio obligado a retractarse...¿Qué le parece? Ese es el gran problema de quienes quieren estar contra la corriente a fuerza de mentir, en un mundo de cambios rápidos que no está dispuesto a detenerse...

Aquí ustedes en el país se convierten en pronosticadores de lo peor y eso ocurre, Señor Durán, porque el odio que le tienen a Chávez no los deja pensar y actuar con racionalidad. Lo de Obama fue para ustedes un gran golpe y, por supuesto, jamás lo dirán, pero si revisamos la prensa (la que se autocalifica como la "gran prensa") de los últimos dos años, veremos, además de los coqueteos asqueantes de sus dueños y editores con sujetos como Otto Rich, Roger Noriega y Shapiro, para mencionarle sólo a los tres más importantes gringos con que han contado los gobiernos republicanos en estos últimos tiempos para subvertir el orden en nuestros países, las muestras de simpatía al mayor que les han prodigado muchos, quizás todos, de los que hoy se erigen como líderes opositores a Chávez...

Idos esos sujetos que tenían gran poder en USA, le pregunto: ¿Con quienes espera contar ahora la oposición para seguir su camino de la desestabilización y la subversión...?. No descarto que puedan salir otros más expertos, pero todo apunta a pensar que ello no va a ocurrir, para desgracia de quienes rezan todos los minutos del día para salir de Chávez, sin importarles cómo puedan hacerlo...!

Atentamente,


Iván Oliver Rugeles




EL NACIONAL - Lunes 10 de Noviembre de 2008

Obama y nosotros

ARMANDO DURÁN



P oco después de la medianoche del pasado martes, al conocerse la histórica victoria de Barack Obama en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, se produjeron dos hechos inolvidables. Uno, la reacción de John McCain. "Hasta hoy" –sostuvo el candidato derrotado con voz clara y firme–, Obama era mi rival; a partir de este momento es mi Presidente". El otro, la imagen de Jesse Jackson, inmóvil y silencioso, incapaz de contener las lágrimas ante una elección a todas luces inimaginable. En realidad, ellos y nosotros éramos testigos de una extraordinaria y admirable revolución. Como advirtió el propio recién electo presidente Obama, su triunfo demostraba que en Estados Unidos "todo es posible".

Esta transformación tan radical en el sentido estricto de ese lugar común llamado "el sueño americano", también significa (al menos nos permite alimentar esa esperanza) que el mundo también experimentará cambios. Si la desastrosa presidencia de George W. Bush representó durante ocho años el retroceso político y la hegemonía del peor oscurantismo disfrazado de cruzada evangélica, la amplísima victoria de Obama, más allá de esa extraña mezcla de incertidumbre y optimismo que la acompaña, crea la ilusión de que pronto se iniciará una nueva etapa en la historia universal del entendimiento, el equilibrio y la cooperación internacionales. La oferta que ya le ha hecho a Irán y el probable nombramiento de Bill Clinton para mediar en el conflicto del Medio Oriente así lo anuncian.

Dentro del marco general de esta expectativa planetaria, ¿qué puede esperar América Latina de la gestión presidencial de Obama? Desde hace casi 200 años, surgió en Washington la certeza de que la expansión imperial de la nueva nación sería a expensas de las antiguas colonias ibéricas que entonces daban sus primeros pasos como naciones independientes.

No tardaron los gobernantes de Estados Unidos en hacer de ese ambicioso deseo una realidad lamentable. Existen razones para pensar que ahora las relaciones entre las dos Américas pueden llegar a cambiar.

Sería excesivo aventurarse a opinar sobre una materia que está todavía muy por verse. Algunas cuestiones, sin embargo, parecen insinuarse con carácter inexorable en el horizonte más inmediato. Del mismo modo que el triunfo de Obama derribó buena parte del entramado sobre el que se sustentaban las más firmes creencias conservadoras de la sociedad estadounidense, una ruptura al menos parecida debería producirse en las relaciones de Estados Unidos con sus vecinos del sur.

Sin duda, el primero de estos cambios, el que en definitiva nos indicará los alcances de la agenda de Obama para la región, se producirá con respecto al caso cubano. Si el triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959 impulsó cambios de mucha significación en la política del subcontinente y en sus relaciones con Estados Unidos, la nueva etapa que ciertamente se iniciará en esas relaciones tendrá su punto de partida en Cuba. Los cambios que vienen produciéndose en la isla desde que, en vísperas de la caída del Muro de Berlín, la Unión Soviética suspendió su ayuda al régimen revolucionario cubano, acentuados en estos dos últimos años por la enfermedad de Fidel Castro y la exaltación de su hermano Raúl a la Presidencia de la República, favorecen el diálogo cubano con su viejo enemigo del norte. La visita oficial del canciller Felipe Pérez Roque a México, y sobre todo las dos visitas de Luiz Inácio Lula da Silva a La Habana durante los últimos meses, permiten sospechar que México y Brasil, países que representan para Washington sus interlocutores más válidos al sur del río Grande, jugarán un papel decisivo en el inevitable proceso de cerrar el capítulo del embargo comercial a la isla y dar comienzo a la progresiva normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

¿Le convendrá a Obama que Lula da Silva cambie de parecer sobre su porvenir político y se presente a la reelección, precisamente, para garantizar la fluidez comunicacional entre la Casa Blanca y Cuba? Desde esta perspectiva, Venezuela puede terminar siendo la más infeliz de las cenicientas.

De manera muy especial porque el petróleo ha dejado de ser por el momento un producto de valor estratégico excepcional y porque la firmeza de Hugo Chávez ha dejado de ser lo que era. No es nada casual que el primer viaje al exterior de Raúl Castro como presidente de Cuba sea a Brasilia. A la hora de la verdad, con la excepción de Nicaragua, la sombra combinada de Brasil, México y Estados Unidos resulta para todos mucho más amplia y acogedora que la de Venezuela, cada día más estrecha y a punto de convertirse en pura tiniebla.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2162 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a66948.htmlCd0NV CAC = Y co = US