¿Y Conatel?

La no renovación de la concesión a RCTV es la nueva excusa de Globovisión para volver a las andadas conspirativas. Esta planta reúne en la semana del 27 de mayo al 3 de junio, el más descarado paquete de violaciones de lesa humanidad, desde la difusión de propaganda de guerra hasta el engendro de promover desasosiego entre en usuarias y usuarios con la clara pretensión de generar caos en la colectividad. Atentan impunemente y de manera continuada contra la paz social a través del llamado irresponsable a la confrontación, que por estar condenado al fracaso desde el comienzo, no deja de ser un delito grave.

La nueva etapa conspirativa de Globovisión está signada por el desinterés en captar seguidores de Chávez; luego de tomar lectura de los avances y evolución de la conciencia popular hacia una postura ideológica fundamentada en la lucha de clases, han incrementado por el contrario, la campaña mediática de discriminación e irrespeto hacia el Presidente y sus seguidores. Dicen luchar por la democracia mientras mancillan su regla de oro al desconocer la voluntad de las grandes mayorías. Más de dos tercios de quienes fuimos a las urnas nos sentimos burlados día y noche por el canal 33 que actualmente enfoca el grueso de su artillería bélica en la masa opositora, estimulando situaciones ilusorias con el objeto de encender la mecha de un estado colectivo de frustración capaz de provocar el derrumbe de las instituciones legitimadas.

Salir de Chávez y revertir la decisión sobre la concesión a RCTV son las entelequias mayores que proyectan a opositores desesperados, aderezadas por la propuesta subliminal de menudencias tales como reprivatizar las empresas de servicios nacionalizadas recientemente, sacar de los barrios a los médicos cubanos que atienden a los excluidos del pacto de Punto Fijo, devolver el control de PDVSA a la gente del petróleo, deshacer los esfuerzos exitosos en pro de la integración internacional y ficciones similares sustentadas por Globovisión como si se tratara de insuflar con levadura a la masa opositora hasta convertirle de nuevo en mayoría virtual.

En lo personal seguimos creyendo que hay sobradas razones para revocarle la concesión a esta gente pero, mientras eso se decide, sería sano y conveniente que CONATEL o quien tenga la competencia, aplicara las leyes vigentes en la materia. O en su defecto, que desaparezca para dar paso a algún otro organismo más efectivo en velar por la salud mental del colectivo, porque ya estamos mamados del comportamiento delictivo del señor Alberto Federico y su séquito de operadores políticos tarifados, más parecidos a clones salidos de algún laboratorio genético neonazi que a periodistas al servicio de la información veraz y oportuna.


cordovatofano@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1646 veces.



Daniel Córdova Tofano


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor