Las narco series

  • Los Medios de Comunicación y la Redes Sociales, juegan un papel de primera importancia en la formación de una sub cultura sobre las drogas que permite su expansión a través de la imitación, la exaltación de jefes de carteles y sus aventuras criminales así como fomentar modas e incluso valores religiosos en torno a esta actividad criminal.

Desde el Seminario que dicto en la Universidad Central de Venezuela sobre el Tema de las Drogas y en artículos publicados he venido alertando sobre la formación de una subcultura en el mundo del tráfico de drogas que se sustenta y apoya en Medios de Comunicación Social, desde donde se producen documentales, Series televisivas y mala concepción de la información, que resulta contraproducente en la lucha desarrollada a nivel nacional e internacional contra el fenómeno de las Drogas.

La sub cultura de las drogas que se ha venido expandiendo a través de los Medios de Comunicación y las Redes Sociales es el caldo de cultivo apropiado para fomentar las diversas modalidades delictivas de este fenómeno que no tiene fronteras, ni edades, ni limitaciones financieras para como una red atrapar a toda la sociedad, que da tumbos tratando de encontrar una forma de enfrentarse a esta ola que nos arropa cada día más.

Desde que, con bombos y platillos se lanzó la denominada "Guerra contra las Drogas", observamos que en vez de frenar el avance del tráfico de drogas, por el contrario lo que la realidad nos presenta es: más países involucrados, algunos cautivos por los carteles, más consumidores a nivel planetario, fortalecimiento de las mafias criminales traficantes, millones de hectáreas dedicadas al cultivo de diversas plantas generadoras de drogas así como la proliferación de laboratorios que crean la amplia gama de las denominadas drogas sintéticas.

Frente a esta dramática realidad observamos igualmente, como las Organizaciones internacionales, que vienen abordado el tópico y de alguna manera orientando el comportamiento que deben seguir los países frente al problema, se han venido debilitando, perdiendo influencia, al punto que hoy muchos países sin control alguno, toman decisiones particulares, como por ejemplo, el asunto de la legalización de algunas drogas, sin tomar en consideración la magnitud del daño que le están causando a millones y millones de seres humanos.

En la formación de ésta sub cultura de de las drogas, base actual, para su expansión en todas las modalidades delictivas del fenómeno, están jugado un papel de primera importancia los Medios de Comunicación y la Redes Sociales.

Ejemplo de ellos, son la Narco Series, promovidas hasta el cansancio para el consumo masivo. Podemos apreciar cómo se distorsiona la realidad, haciendo aparecer a los capos del narco tráfico como verdaderas vedets, al punto de que el ciudadano mal informado que las ve, termina admirando y endiosando a los traficantes, sus líderes y sus crímenes y por el otro lado, adversando y odiando a los funcionarios de diversos cuerpos policiales que los combaten.

Los medios de comunicación también han promocionado la música con temas dedicados a delincuentes narcotraficantes y ponen en boga los llamados Narco Corridos, los Narco Vallenatos, algunos temas de Salsa, Rock y otros géneros, donde se estimula el delito, narrando y alabando las aventuras de los capos y se burlan de las autoridades que los combaten. Hay célebres conjuntos musicales norteños, promocionados por programas de alta audiencia como el del animador Don Francisco, donde muchos de sus intérpretes han sido asesinados por los carteles, al estar involucrados con ellos prestándose para su promoción y luego, estos viéndose defraudados acaban con sus vidas. Estos conjuntos norteños se han dedicado a promocionar las aventuras de los traficantes de drogas y proyectarlos como verdaderos héroes y heroínas.

Si dudan de lo que afirmo, no tienen, sino, que acceder a Internet para que vean el inmenso número de grupos que interpretan música estimuladora del tráfico de drogas y páginas Web donde promocionan la venta y el consumo de drogas en general. Incluso hay páginas que hacen valer el derecho a consumir drogas y la equiparan a la libertad, es decir, que impedirle el consumo de drogas a una persona es negarle su libertad personal. ¡Vaya descaro!, comparar la Libertad del ser humano, palabra tan sagrada, al derecho a consumir una droga que acaba con su vida y lo aísla de la sociedad.

Igualmente en las Películas que han abordado el tema del tráfico de drogas, los documentales y las series que comentamos, se promociona hasta los santos que supuestamente amparan a estos criminales y relatan la "hazañas", por ejemplo de "La Virgen de los Sicarios", El Santo Niño de Atocha, El Santo de los Malandros "Ismael", con pistola y todo; Jesús Malverde, el Santo de los Traficantes, exaltado por las series que hemos venido comentando.

En la formación de esta sub cultura, no escapa la moda y usted puede ver como en los medios y en particular la Televisión, se promociona la forma de vestir de los narcos, la venta de prendas de vestir, franelas, camisas, gorras etc. con el rostro de de los jefes de los carteles de drogas o con emblemas de hojas de marihuana y otras drogas que son vendidas por lo buhoneros en sectores populares y hasta en algunas tiendas de Centros Comerciales. Ud. sube por ejemplo, en el Teleférico de Monserrate en Bogotá, y prácticamente en todas las tiendas que allí están se exhiben para la venta, franelas, camisas, gorras, y hasta las copias de la Cédula en collares, de Pablo Escobar, conocido narcotraficante que asesinó a cientos de colombianos y mantuvo en jaque con violencia a la sociedad colombiana.

Las Redes Sociales en la actualidad están siendo utilizada por la bandas de traficantes de drogas no solamente para promocionar a las drogas sino, incluso, para promocionar la venta, servir de instrumento para cometer actos delictivos como secuestros, chantaje, amenazas, sobornos, que se impulsan incluso, desde algunos centros carcelarios. Sobre esto no hay ningún tipo de control, estamos en desbandada.

Imagínense, con esta publicidad de los Medios y la Redes y con la falta de una política criminal coherente sobre el tema de las drogas, lo que existe es una verdadera autopista, para que todas las modalidades delictivas que se generan con la producción y tráfico de drogas se expandan como la verdolaga, con los estragos sociales y a la salud, ya conocidos, a las poblaciones directamente afectadas. Hay otros aspectos que por razones de espacio omito en esta reflexión, pero que los tengo a mano para informarlos tanto al público, como a los organismos interesados en profundizar sobre la problemática de las drogas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 782 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor